domingo, 15 de febrero de 2015

Andalucía de cuento y chirigotas




Érase una vez
una gran región
que tenía por nombre Andalucía,
donde en carnaval
todos los años igual,
los mismos piropos le decían;
la Cenicienta,
la que siempre a sus hermanas
le limpió la casapuerta;
Bella Durmiente,
que durmió cuarenta años
y todavía no está despierta;
Reina Mora
donde el cielo brilla,
eres un sitio para vivir de Campanilla.
Si hubiera trabajo aquí
tú serías el país, País de las Maravillas.
A mí qué más me da,
si luce la Blanca nieve
por las sierras de "Graná",
si tu gente calló
igual que la Sirenita
cuando se quedó sin voz.
Qué más da,
si eres Bella, qué más da,
si a mi Princesa Gitana
le ha tocado la China.
Andaluz,
¡ay, mi Indígena del sur!
todavía en España,
déjame que te recuerde,
nos tachan de flojos
y nos siguen poniendo verdes.






Escúchame niño, atiende enseguida, 
vamos a contarte algo necesario.
Esto va a servirte para toda la vida,
vamos a enseñarte el abecedario.
Con la A aprenderás a amar,
pero sin B no hay beso con el que besar.
Con cariño, calma y corazón
debes dárselo con decisión.
Escaquéate, escapa y evita
a la fémina, fácil, falsa y figurita,
a la gente con guita que te grita,
al hombre del hogar en el que habita
si insulta, si te ignora o si te irrita.
No jures juramentos, no jures jamás,
no seas un kamikaze y un kilo pases de los demás.
Los libros te harán libre,
mima tu material
nunca seas un nini,
ni un niño ñoño al que engañar.
Si has ofendido a otro
pues pídele perdón,
quiere a los que te quieran,
respeta razas y religión.
No seas siempre un santo,
ten tus tonterías,
que de un único uso
se vive la vida.
Tú ponle una X a la hipocresía.
Ya termino, ya acabo en un periquete,
y aprovecha el privilegio de poder ir al colegio
y de no ser un zoquete.



28 de febrero, Día de Andalucía