domingo, 14 de diciembre de 2014

VIII Concurso de Relato Corto IES Jándula




Ciudades infinitas en memorias imborrables

José Mª Esteo Christopoulo


Bases del concurso

91 comentarios:

Club de Lectura Jándula dijo...

Un año más, esperamos vuestros relatos.

Gracias a todos por participar.

Lucía Rodríguez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

El sueño de un niño era de tener un elefante muy grande de color gris que todo el mundo lo envidiara y quisiera tener uno igual. Un día iba caminando por el bosque era a media tarde pero parecía que era de noche todo estaba nublado . estaba cagado de miedo porque todo estaba oscuro lo único que querría era llegar a su casa ,se sentó a esperar que se pasara un poco la niebla cuando de repente empieza a escuchar unos ruidos desagradables . El salio corriendo para que ese animal que chillaba tanto no lo alcanzara pero se tropezó con aquella piedra grande. Cuando se gira para mirar por donde estaba lo tenia detrás el estaba asustado pero se dio cuenta que era ese animal que tanto le gustaba a el .
El niño se decía entre el que elefante tan bonito y tan inofensivo cuando el elefante lo único que querría era jugar se hicieron muy buenos amigos ,empezaron hablar y el niño le pregunto donde estaba su familia y el se ponía muy triste entonces empezó a sospechar y comenzaron juntos la búsqueda viajaron por muchas ciudades todo a pie en cada ciudad tenían recuerdos imborrables

Jaime manuel baltanas garcias dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables


Toda la historia empieza en un pequeño circo con un elefantito pequeño . Este elefante era la actuacion final . El dueño del circo lo domo pero lo domo de una forma que nadie quiere y es matratandolo : le pegaba ,lo dejave sin comer, lo dejava sin agua , llego a partirle la pata delantera derecha. pero el elefantito fue creciendo pero toso seguia igual . Asta qu en dia un hombre desconocido lo compro y le dio la vida q nunca habia imajinado lo solto en su lugar de nacimiento en la madre Africa. pasaron 15 años el elefante pertenecia a un parque natural africano donde iban muchisimos safaris pero en 14 de marzo de 2015 hubo un safari especial en el cual estava el dueño del circo tenia unos 65 año y buscava un elefante adulto y hay estava el el elefante que habia martratado desde pequeño pero el dueño del circo no se acordava pero el animal si . arraco en carrera y y la lanzo porlos aires el hombre fue grave mente erido y tras las pocas horas murio el elefante fue acusado pero nadie savia lo q el pobre se habia quitado de encima . se vengo porq los elefantes trates como les trastes siempre pasen los años que pasen siempre se acuerdan.

Víctor Mena dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Esta es la triste historia de un pobre elefante del sur de África, concretamente de Sudáfrica llamado Kilajari. Toda su vida ha transcurrido a base de palos y maltratos por parte de su amo. Un día, este dueño recibe una llamada de parte de Greenpeace, diciéndole que había sido denunciado por maltrato de animales. Lo que acabó quitándole la custodia de su elefante y siendo este traspasado a un zoo. A partir de entonces tuvo una feliz vida, pero nunca pudo olvidar aquel momento de años atrás del que le dejó grandes trastornos para el resto de su vida.

Jorge Cecilia dijo...

CIUDADES INFINITAS EN MEMORIAS IMBORRABLES



En medio del silencio, de un silencio estresante, de un silencio de una sociedad inculta que solo piensa en si misma, que solo piensa en lo que esta pasando en este momento y en un futuro no muy lejano, aparece la imaginación; siendo ella una fuente de inspiración, siendo ella la que da algo de luz a esta oscuridad, imaginación que incluso nos hacen creer que puede haber un mundo mejor, sin corrupción y sin homicidios, sin indigentes y sin desahucios, una ciudad infinita llena de bondad, llena de esperanza, llena de paz.


En esta imaginación se encuentra, un simbolismo de la razón, un simbolismo de la cultura, de la humanidad, del amor. En la mente de un niño, de un niño que es la misma humildad que es la misma bondad, que es la misma cultura sin culturizar, y siendo esa imaginación de ese niño, ese niño que tomos hemos sido, el que casi nos da una plena felicidad, que nos da un simbolismo a la vida, que nos hace escapar de un mundo caótico de disciplinas, de sobriedad. Ese niño tenemos que ser todos, porque ese niño siempre lo tenemos dentro desde siempre y para toda la vida, dándonos esa imaginación en ciudades infinitas en memorias imborrables.

Adrián Jiménez Valero dijo...

Ciudades infinitas en memoria imborrables

En aquella ciudad llamada Olvido, a la que nadie conocía hasta el momento, vivían sobre unas mil personas de unas características inolvidables.
Una mañana tras una noche de nubes y lluvia en la puerta de un casa permanecía una pequeño elefante llamado "Defensor".
Aquella población decidió cuidarlo hasta que fuese mayor y pudiera ser autónomo por si mismo.
Cuando pasaron doce años el elefante tuvo un problema en la pata de atrás, pero toda la ciudad intentó ayudarle para que pudiese caminar y ser feliz. Desde aquel momento, cuando el elefante se curó decidió ser el guardián defensor de aquella ciudad durante toda su vida.
La ciudad tuvo un gran problema porque hubo un gran incendio y él socorrió a toda ellos, pero un problema hizo que murieran todos. Aquella ciudad quedo en el olvido para toda la vida.

Noelia Sampedro Sequera dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Fernando era un agradable hombre al que le gustaba respirar el aire limpio del campo y de la selva.
De vez en cuando salía de excursión hasta que un día se sorprendió de la situación:
se encontró a un elefante.
Al verlo el elefante, lejos de echarse a correr y matarle se quedó mirándole fijamente. Fernando , un poco envalentonado se acercó y lentamente le acarició con la punta de los dedos.
Él , sorprendido decidió irse por lo que fuera a pasar, por si el elefante cambiaba de opinión, pero al caminar se dio cuenta de que elefante le seguía.
Así, Fernando volvió a emprender su ruta por la selva en compañía de un animal cuyos destinos llegarán un momento en que se separarán cambiando sus vidas por completo.

Cristina Munuera Moreno dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

En la pequeña ciudad de Lira todos se conocian y todos sus habitantes se llevaban muy bien. Esta ciudad estaba alejada de las demás lugares, era un lugar muy tranquilo desde que un día al fin sin malvada reina que gobernaba esa ciudad. Todos vivan muy asustados de ella porque con cualquier cosa que hiciera nos mandaban a matar, porque todos trabajaban para ella.
Un día ella enfermo y al poco tiempo murió y quedaromn liberados de sus castigos.
Ellos muy felices quedaron, pero su hijo cuando creció se encargó de relevar el trabajo de su madre. Todos asustados pensaron que iba a ser como su madre, pero estaban totalmente equivocados, él era diferente y muy simpáticos con todos el paseaba por la ciudad y visitaba a toda su gente. Todos quedaron contentos con su rey.

Maria Isabel González dijo...

En un bosque del sur de África se encontraba un elefante que dio a luz a un elefantito .
Algunas personas que estaban por el bosque llamaron a los del zoo para avisarles de que habia un elefante en el bosque que estaba suelto.
Los del zoo se llevaron al la madre elefante pero no al elefantito pequeño ya que se habia retirado de la madre y no lo vieron.
El elefantito pequeño se quedo solo en el bosque sin el cariño de la madre.
El zoo estaba a unos metros del bosque ,entonces el elefantito siguio las huellas y el olfato de su madre hasta llegar a ella .
Ya los de zoo se dieron cuenta de que habia parido y la metieron junto a su madre.
Allí los dos vivieron felices y con la compañia de las personas que los iban a visitar.


Andrea García dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

Hace mucho tiempo en un pueblo en tiempos de guerra usaban a los elefantes fueron un arma esencial en guerras militares para lograr vencer a los enemigos los que estos eran bastante agresivos. Estos elefantes estaban explotados y sus condiciones de vida eran miserables y miles de elefantes murieron en esas guerras al igual que muchas personas. El gobernador de ese grupo los matrataba y apenas tenia consideración con ellos y sobre todo con un nuevo elefante entrado en el grupo ya que era el más joven de todos y se aprovechaba de el pero no todo era malo pues había un defensor de los animales en aquel tiempo y era muy conocido en el pueblo por ser muy agradecido y el gobernador siempre estaba en contra de el. Un día el defensor del pueblo al ir a su casa observó el percal que había y quiso llevarse al pequeño elefante para sacarlo de esas condiciones, pensó que todsvia era demasiado joven para llevar esa vida y seguramente el final de ella sería la muerte del pequeño elefante. Cuando llegó la noche para que el gobernador no se diera cuenta se lo llevo y emprendió un viaje con el pequeño elefante y finalmente dejarlo libre lejos de aquella mala vida que podría llegar a llevar. Pero se encariñó demasiado de el y no quiso dejarlo libre y decidió ser su dueño.

Carlos Rodríguez Gutiérrez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

El reloj dio las 9, toda la grada se llenó y comenzó la función. El valiente Nadie Saff salía a escena, un joven de unos 16 años, recién integrado al gran espectáculo del circo por sus padres. Nadie tenía un gran número con su fiel compañero, el cuál nació por el mismo año que él, un precioso elefante al cuál llamaba Maffi. El número era elegante y simple, consistía en hacer unos juegos con Maffi y entretener al público. La actuación de esa noche fue exitosa, era la última noche en esa ciudad. Tras un descanso por la actuación, comenzaron a recoger, debían seguir su recorrido por todo el mundo, visitando una gran cantidad de ciudades.
A Nadie le encantaba viajar, era algo que tenía inculcado desde pequeño, pero no lo hacía muy feliz, ya que su gran amigo Maffi viajaba en un gran camión, atado y con poca luz.. un lugar muy triste que el muchacho odiaba.
Maffi y Nadie viajaron por una infinidad de ciudades, dejando en su memoria todas sus actuaciones.. y pasase lo que pasase en todos los viajes.. serían imborrables de sus memorias.

Inés Gómez Garrido dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables:

En una noche de navidad,un niño pidió un deseo que era tener un elefante gris que le llevase a una ciudad donde no hubiese problemas,una ciudad dirigida por niños donde no existía la crisis ni políticos ni corrupción un mundo feliz.
Este niño subió a su guardilla la misma noche de navidad,y abrió un viejo baúl sorprendido se quedo porque dentro de ese baúl estaba todo lo que el había soñado se introdujo dentro y pudo contemplarlo todo con sus propios ojos, al día siguiente subió con sus padres para mostrarselo pero no estaba solo había viejos libros,al llegar a su cuarto desilusionado encontró un papel debajo de su cama que decía los adultos no contemplan lo que tu contemplaste porque los niños son puros e inocentes pero los adultos están corrumpidos por la sociedad.

María García López dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Era un día soleado de Abril,en la ciudad de Kirat,había un circo y nació un elefante al que pusieron de nombre Aiden,este crió en completa libertad y feliz sin ningún tipo de daño y junto con su madre,pero no solo con la compañía de esta si no que también de sus amos,los dueños del circo que entre ellos estaba los 7 miebros de la familia y otro chico que habían contratado hace pocos días.
Pasaron los años,y Aiden crecía y el chico no paraba de estar con el y cuidarlo,un día Aiden que era un elefante muy listo observó que su madre la sometían a dificiles ejercicios los cuales les provocaban heridas en sus patas,también observó que aquellos elefantes que los ejercicios que no hacían bien quedarían un día atados con cadenas y en ayuna todo el día como castigo.Llegó el día en que Aiden ya cumplió los años en que debía ejercer su trabajo y aprender a realizar esos ejercicios que luego serían enseñados al público,Aiden que era un elefante demasiado listo,cuando el chico cuidadosamente fue a sacarlo de su jaula para que se enfrentara a esos aprendizajes tan duros,Aiden resistió y protestó no iba a salir de esa jaula de ninguna manera,mientras que el chico no paraba de estirarle para que andara,mientras le decía:-Vamos Aiden,te juro que si por mi fuera no os sometía a ninguno a esto vamos Aiden yo no te haré ningún daño.Aiden se enfadó y pegó un empujón al chico,el jefe fue a ayudarlo y empezó a pegar a Aiden para que saliera de una vez de esa jaula a lo que Aiden abatido tuvo que obedecer,se dió cuenta que contra ese hombre alto y fuerte con una personalidad tan dura no podía hacer nada pero una cosa tenía clara que esto no quedaría así.Finalizó la primera clase,volvió a su jaula,bebió agua y cuando se tumbo Aiden se dio cuenta que en una de sus patas tenía una herida,de pronto se abrió la puerta de la jaula,Aiden pensando que era el jefe se puso nervioso e intentó agredir pero no era el jefe era el chico que les ayudaba,este dijo:-Tranquilo Aiden soy yo porfavor silencio se que eres un elefante listo te entiendo Aiden,amigo,no te mereces esta vida ni tu ni todos los de tu especie,prometo sacaros de aquí confía en mi.El chico lo acarició,Aiden que a pesar de estar cansado no perdía su bravura se mostró duro a esas pequeñas caricias pero luego vio que este animal de 2 patas era diferente y que era su amigo y iba a ayudar a toda su gran familia.
Pasaron los días y Aiden y el chico establecieron una estrecha relación.
Una mañana como era de costumbre el cartero pasó y lanzó el periódico desde su bicicleta,y cayó sin querer en la jaula de Aiden golpeándole la cabeza a lo que Aiden se asustó,cuando vio que una cosa suave que si soplaba el viento se movía estaba a su lado,este con su trompa lo toco y vio que no hacía nada,el chico que pasaba por la jaula dijo:-Shh Aiden,no hagas ruido o te regañará el jefe,pero el chico observó que tenía el periódico,rápidamente entró y dijo:No Aiden,esto no es ningún alimento no es bueno para el estómago esto en la portada vio que ponía que una asociación protectora de animales buscaba a almas caritativas que avisaran si supieran de casos de maltrato animal,el chico miro a Aiden y dijo:Amigo creo que ya se va a poner fin a esta condena que todos estáis viviendo,Aiden que era tan listo entendió que algo bueno iba a suceder y se puso muy contento.
1 mes después la asociación llegó al circo,detenieron a los jefes,cerraron el circo y todos los elefantes y demás animales pasaron a vivir en libertad y felices.Y el chico se hizo famoso por haber dado esa noticia y desvelar lo que el gran circo de Kirat escondía a lo que semanas después fue galardonado y recibió un trabajo en el centro de recuperación de esta misma asociación.
Aiden y toda su familia le estarían eternamente agradecidos.

Isabel López Pareja dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

Hace muchísimos años, en un pequeño pueblo de África, había una civilización de elefantes, y todo los días un grupo de cazadores iva a por ellos para venderlos o subastarlos por una gran cuantía.
Un día de Agosto subastaron a una pequeña cría de elefante para venderla en un gran circo de la capital.
En ese circo lo único que hacían era maltratar sin piedad a los inofensivos animales y además lo explotaban, entonces un día un trabajador del circo le comunicó todo esto al director del circo, pero este no le hizo ningún caso. El trabajador ya estaba harto de presenciar siempre esta escena de mal gusto, entonces el trabajador decidió ayudar por su cuenta a los animales y se le ocurrió la idea de soltar todos los animales y crear un circo en las ciudades infinitas donde reinaban el bienestar de los elefantes y del resto de los animales.
Y por último el muchacho les comunico todo a la prensa y el gobierno decidió tomar medidas y prohibir el maltrato animal.

María Amparo Fernández Ortega dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

La historia de una elefanta que fue comprada por el jefe de un circo, que viajaba por muchas ciudades.Costó mucho dinero comprarla ya que, ya estaba enseñada. Durante los ensayos, cuando le ordenaba algo y no le respondía haciendo lo que el le ordenaba, la maltrataba. Hasta que un día un trabajador de este circo,veterinario, decidió parar con este maltrato sucesivo del jefe hacia la elefanta. Se la llevó lejos de las manos de ese malvado director hacia un lugar donde ya no iba a sufrir más daños que la lastimaran.
La elefanta nunca olvidó la ayuda que recibió de este trabajador, que la ayudó a salir de aquel lugar.

Ana María García Rubio dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.
La historia es de una elefantita de un zoo que estaba acostumbra a ver humanos un dia un hombre con aspecto horrible se le acercó ..A ella no le hacía gracia ese hombre porque cada ver que iva le decia cosas feas y le tocaba mucho la cara .A ella le molestaba mucho que le tocaran.Un dia ese hombre volvió a ir y ella sin mas remedio tubo que morderle ella se arrepentia mucho de lo que hizo.. Al día siguiente vino el dueño del zoológico y mandaron que la matasen por morder a un humano. La elefantita murió a pesar de que era muy buena solo que se defendió de aquel hombre.Esta historia nos enseña que a veces muere la gente que no se lo merece.

Marta Rodríguez Hidalgo dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables
Esto era una vez que un niño fue al campo y estaba muy aburrido, tan tan aburrido que empezó a imaginarse cosas, cuando se acordó de un elefante que había en una granja que el acostumbraba a visitar vio que el elefante siempre estaba triste, no comía nada, ni bebía agua . Hasta que un día decidió ir a visitar al elefantito y averiguar que pasaba. Cuando llegó el elefantito seguía igual que siempre, entonces el se quedó una noche allí a dormir, cuando a media noche se oyeron un montón de ruidos. El niño se asustó y salió corriendo. Lo que pasaba es que estaban maltratando al elefantito. Cuando el niño vio eso casi le da un infarto. A la mañana siguiente el niño comenzó una manifestación contra el maltrato a los animales. Todas las personas de allí se unieron a él y todos consiguieron que lo metieran en la cárcel. El elefantito fue libre y se hizo gran amigo del niño.

Miguel León Martínez dijo...

Ciudades infinitas en memorias
imborrables


Es la historia de un elefante que en su etapa de niño lo pasó muy mal, ya que lo maltrataban especialmente
atándolo con cadenas y tirando de él. El maltrato fue llevado a cabo por un grupo de maltratadores de animales muy conocido en África, pero que nadie se atreve a denunciar y detener por miedo. El pobre elefante no pudo olvidar sus recuerdos sobre ese lugar tan desagradable, por lo que cuando se hizo mayor seguía en él un profundo rencor hacía esa gente. El elefante fue llevado a un zoo para que tuviera un sitio donde poder vivir y olvidar esos recuerdos. Con el paso del tiempo el elefante fue olvidado poco a poco su trauma, gracias a los cuidados que recibía en ese lugar, era el animal mas mimado. Había sido tan mimado que un día fueron sus maltratadores al zoo y ni los recordaba, obvio los acosadores tampoco reconocieron al elefante. En fin el pobre elefante que en su niñez lo había pasado fatal pudo tener un final de vida feliz y en paz rodeado de otros animales y elefantes y de buenas personas. Los maltratadores fueron condenados a cadena perpetua y jamás pudieron volver a maltratar a cualquier otro animal o persona. FIN

Francisco José Benítez Moriana. dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

En esta imagen podemos ver como este animal tan grande y robusto se ve encadenado a esa ciudad que aparece en su cabeza. Si vemos de forma literal la imagen, observamos como el elefante estuviera encerrado en un zoo. Los humanos los están torturando sin necesidad alguna, ya sea por ocio, por querer sus cuernos como de decoración o por conseguir la satisfacción de tener encarcelado a algo tan poderoso en la naturaleza.
Si esta imagen es en interpretaciones como un reflejo de la sociedad, podemos decir que el ser humano pierde su libertad en la ciudad encontrándose encadenado y a disposición de lo que disponga la sociedad limitando su libertad individual.

Eloy Vallejo dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable.

Un lugar de la Sabána había un elefante cansado de estar perseguido y maltratado por los humanos, un gran día decidió abandonar aquel inhóspito lugar y emprender camino hacia una buena vida.
Caminó noche y día hasta topar con una gran ciudad donde fué recibido por alegría por todos los habitantes. En dicha ciudad estaba prohibido maltratar a los animales, cuya figura del elefante estaba muy valorada por sus preciados colmillos de marfil, pero en este caso no se los dañaban como en su lugar de origen.
Un día en la ciudad hubo un gran diluvio y todos los habitantes necesitaron de su ayuda y él en agradecimiento los puso a salvo llevando los en su lomo a un lugar seguro.

Cristina García Armenteros dijo...


Ciudades infinitas en memorias imborrables

En medio de una noche oscura, con niebla abundante vagaba un viejo elefante, el cual llevaba la cabeza llena de pensamientos , desde pequeño había sido un elefante de feria, y cada vez que dejaba de serles útil lo llevaban a un zoo, el siempre se imaginaba
a su poblado y su familia, el había escuchado tantas historias de tantos tipos diferentes de animales, que ni sabia cual serias sus costumbres, ni que tipo de vida hubiese llevado, eso siempre le causaba remordimiento y añoro. El se siente como un juguete el cual nadie lo echaría en falta, solo si falta esa actuación con la que ele aplauden a cambio de un mísero puñado de comida, nunca se había sentido bien consigo mismo.
Todos los días bajaba sin rumbo fijo por la sabana ya que ningún zoo ni circo lo quería por su vejez no serbia de entretenimiento y por culpa de sus años nadie quería verlo en el zoo, el sentía las criticas de los niños y cada vez se sentía mas angustiado, lo único que ele calmaba era las historia que el se imaginaba y las aventuras que recorría en su cabeza, y aunque no sabe de donde viene, la compasión hacia su ser no es en vano.

Irene lopez quesada dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.
Este es un elefante que no le tiene miedo a nada ni a nadie,se cree el mas valiente de todos,poderoso,fuerte,capaz de todo.Un día todo lo que el se creía que era quedó por los suelos.Sus amigos le hicieron una trampa para ver si de verdad era todo lo que aparentaba.Le demostraron que no todo es lo que se aparenta,eso no sirve, y menos para tener amigos

cristobal gutierrez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

esta historia comienza con unos padres que le hicieron un regalo a su hijo un elefantito bebe. la familia y el niño estaban muy cotentos porque la cria de elefante y el niño eran felices y no creaban problemas, hasta que el elefante empezo a crecer y crecer, se queria desahacer de el ya no podia estar en casa por lo que dicidieron llevarlo a la selva y dejarlo alli. el elefante no acostumbrado a estar con mas elefantes era maltratado y debil por lo cual se quedo apartado del grupo. los elefantes tiene una gran memoria y el se acordaba de su infancia, sus criadores etc.. el muy triste, debil, si comida i nada murio por falta experiencia en la selva.

David Luque dijo...

El Alma De Un Elefante Soñador

Durante la noche oscura, el pequeño elefante apresado, esperando a que llegara la mañana siguiente para que pudiera tener algo de libertad, y aunque tuviera que actuar todos los días, las alegrías y sonrisas de la gente hacía que pudiera seguir adelante. Soñaba que podía viajar hasta la sabana africana, y jugaba con otros elefantes, sintiendo lo que realmente necesitaba vivir.

Cada día esperaba a que alguien le liberara de sus ataduras y pudiera ser libre, aunque desgraciadamente ese día nunca llegaba. Hasta que un día ocurrió algo impresionante.

Tras un asalto en las jaulas de los animales antes del espectáculo, el pequeño elefante pudo salir, y a partir de ese momento, su camino hasta reunirse con sus compañeros, le llevaría a vivir experiencias emocionantes e inolvidables para él.

Sergio Plaza Contreras dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables
Todo empezó hace unos siglos atrás, cuando la civilización utilizó como motor de carga a los elefantes, esos animales fuertes y robustos, maltratados sin razón. Muchas civilizaciones africanas maltratan a estos animales, cargándoles demasiado peso como troncos de arboles y en condiciones desfavorables. A diferencia de la civilización de la ciudad estos han sido sustituidos por maquinas, que gracias a ellas muchos animales que antes se utilizaban como animales de carga ahora lleva una vida tranquila gracias a la industrialización.

José Luis Pulido López dijo...

Ciudades infinitas en memoria imborrable

Me acuerdo que cuando era chico tuve una clase de sueño muy espectacular,fue un sueño que la verdad que quisiera tener todas las noches.El sueño era en una selva donde los animales tenían la capacidad de hablar,todos se relacionaban con todos pero había un elefante que siempre estaba retirado de todos por que se sentía distinto a los demás.Este elefante era algo especial,era un amuleto de buena suerte y todo lo que pedía se me cumplía,hasta que una vez le pedí un deseo pero no se cumplía,no llegaba el día que ese sueño se cumpliera.Le pregunté,¿cuándo me llegará? Y me dijo...el día que menos esperes ese sueño llegará,pero tendrás que esperar.

Hassler dijo...

Esta es la historia de un joven llamado Miguel, el cual estaba con depresión, pero ni sus padres, ni su hermana sabían que le sucedia al pobre joven. Los padres de Miguel decidieron mandarlo a un psicólogo, para ver si él, podría ser capaz de saber lo que le sucediese a Miguel.
Miguel comenzó su tratamiento con el psicólogo, iba mejorando de poco. Al paso de tres mese, sus padres notaron que ya se encontraba perfecto y no eran necesarias mas terapias.
Los padres muy agradecidos decidieron hablar con el psicólogo para saber que le sucedía a su hijo, el psicólogo dudoso aceptó contarle lo que le pasaba a Miguel... El psicólogo les contó que Miguel se había enamorado de una chica y logró estar con ella durante mucho tiempo, pero a los meses la chica lo dejó porque se cansó de él, y el motivo de la depresión de Miguel era que no la lograba olvidar, habían pasado meses desde su ruptura, y no la lograba sacar de su mente a aquella chica. Intentó de todo durante su soledad, pero le resultó imposible olvidarla, pero gracias al psicólogo lo logró.

Jessica Amador Lara dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.
Recuerdo como de pequeña soñaba con este momento, estar bajo el porche junto a mis nietos contando mis pequeñas aventuras.
Los pequeños, alrededor de mi mecedora, escuchan atentos e impacientes las historias, pero siempre prefiero parar a mitad del relato para poder contemplar sus pequeñas e inocentes caritas de concentración.
Un día se me ocurrió contarles mis viajes por la selva donde una pequeña aventura les haría cambiar de opinión sobre la esclavización de los elefantes .

-A ver Ángela, dime ¿A ti te gusta ir al zoológico o al circo?
- ¡Claro que si abu! Ver a los animales tan de cerca es increible.
- Pequeña, donde ves tu a esos animalitos indefensos sin decidir si de verdad desean o no estar en una jaula. Dime, ¿Te gustaría estar encerrada en un jaula sin poder ser libre?
Cuando de repente el más pequeño de todos me interrumpió.
¿Has estado en la selva abu?
Intentando no reírme por su curiosidad miraba de un lado a otro. Mi pequeño Antonio, siempre tan curioso y testarudo.
A ver, os voy a contar una pequeña historia de como tu abuelo y yo rescatamos a un grupo de elefantes que estaban siendo maltratados.
Continué relatando mis historias sin cansarme ni aburrir a mis pequeños niños, intentando que aprendan la lección.
Llegaron las nueve de la noche, mis pequeños se tenían que marchar. Sola frente a la chimenea, junto a mi viejo marido cerraba los ojos como de costumbre y volvía a revivir cada segundo de todas aquellas aventura que empezó trágicamente y acabó muy feliz, nunca me cansaré de hacerlo, fue una de mis historias favoritas.

Hassler dijo...

Esta es la historia de un joven llamado Miguel, el cual estaba con depresión, pero ni sus padres, ni su hermana sabían que le sucedía al pobre joven. Los padres de Miguel decidieron mandarlo a un psicólogo, para ver si él, podría ser capaz de saber lo que le sucediese a Miguel.
Miguel comenzó su tratamiento con el psicólogo, iba mejorando de poco. Al paso de tres meses, sus padres notaron que ya se encontraba perfecto y no eran necesarias más terapias.
Los padres muy agradecidos decidieron hablar con el psicólogo para saber que le sucedía a su hijo, el psicólogo dudoso aceptó contarle lo que le pasaba a Miguel... El psicólogo les contó que Miguel se había enamorado de una chica y logró estar con ella durante mucho tiempo, pero a los meses la chica lo dejó porque se cansó de él, y el motivo de la depresión de Miguel era que no la lograba olvidar, habían pasado meses desde su ruptura y no la lograba sacar de su mente a aquella chica. Intentó de todo durante su soledad, pero le resultó imposible olvidarla, pero finalmente, gracias al psicólogo logró hacer de lado esos recuerdos de su mente. Los padres se sorprendieron mucho de esta historia, y hablaron con Miguel, de forma para que la próxima vez que le sucediese algo similar, lo hablase con ellos, ya que cuando se tienen problemas que son muy difíciles afrontarlos y aún más de olvidarlos, con compañía de gente que te aprecia y te quiere, resulta más sencillo afrontarlos. Miguel se sintió triste y a la vez alegre por el consejo de sus padres, pero él sentía por dentro, que era mejor mostrar una realidad falsa para que los demás no pensasen que sufría.
Han pasado mas de treinta años, y los años le han pasado factura a aquel joven, Miguel se encuentra solo, sin nadie a su alrededor, sus padres fallecieron hace unos años y ya no tiene nadie que posiblemente piense en él, y ahora realmente se dio cuenta que cometió un gran error en el pasado, y no aprovechó su juventud por pensar en el pasado y no en el presente.

Ana Expósito Pozuelo dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

Mi historia comienza así.
Una tarde de invierno, no cualquiera, llegó el circo a la ciudad. Es mi día más importante, pues había soñado siempre con ver a mis niños corretear por toda la casa impacientes por ver el circo, los payasos, los leones, etc.

Cuando llegamos al circo una larga e inmensa fila cubría toda la calle para entrar, cuando llegó nuestro turno no le quedaban entradas y era el último día para ver las actuaciones. Mis niños no paraban de llorar, habían deseado este momento muchos días impacientes. Yo intentaba calmarles pero seguían y seguían y a mi se me derrumbaba el alma en cachitos, mi madre como era más astuta y como dice el refrán << sabe más el diablo por viejo, que por diablo>>, les compró unas piruletas para mis niños y así tranquilizarles.

Estaba a punto de terminar la actuación y todavía seguíamos allí esperando, ya que mis peques no querían irse. Al terminar la actuación intenté agrupar a mis chicos y Carlos el más chico no estaba, miré por todas partes y no lo veía, entré en ansiedad, loca perdida buscando a mi niño. Daniel mi mayor me cogió de la blusa y me llevó dentro de la carpa y allí estaba Carlos, iba a regañarle pero saber que estaba a salvo no me lo permitió.

Allí estaba él, con su nuevo amiguito el elefantito Kyra. El jefe del circo les hizo pasar e hicieron una actuación para mis niños, que gratitud de aquel hombre. Salieron contentos y le dieron un beso al jefe llamado Oscar, pero le daban pena el elefantito, lo querían para ellos solitos y jugar con él.

Llegó la navidad y una sorpresa llegó a nuestra puerta, el elefantito Kyra y detrás mi mayor regalo, Oscar; con que pasión lo abracé y besé, el si se merecía ser el padre de mis hijos. Ahora seguimos aquí, en casa, yo con mi marido Oscar y mis niños con su elefantito preferido, Kyra.

Gracias a la magia de la Navidad todos estammos contentos y felices, y como no, para despedirme os deseo felices fiestas.

Charlie dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable



En un invierno, frío, se origino una tempestad, destruyendo todo a su paso pero en un pequeño rincón del mundo ayudo a escapar a unos pobres elefantes que estaban encadenados por unos cazadores ilegales que querían robarles su preciado marfil.
Una huida frenética, al solo poder salvarse unos cuantos, dejando a muchos encerrados.
En una noche de luna creciente, se veía en el suelo huellas de los elefantes en un color rojo agonía. Varias noches de huida, vieron una luz que se apagaba lentamente.

Aroa Ortega Ortega dijo...

Erase una vez un niño de la India, llamado Safna que su padre era domador de elefantes para enseñarlos a trabajar. Un día el padre y el hijo se reunieron y este le contó la leyenda del elefante blanco. La leyenda contaba que el elefante blanco era el más inteligente que otros elefantes, y daban suerte para aquel quienes los tenía. Por ser blanco los cazadores los mataban y esa especie ha sido casi desaparecida. El niño jugando con los demás se perdió por la selva y cayó al río, el elefante blanco lo salvó y cuando el niño despertó vio que era blanco y lo llevó al poblado. Allí su padre enseñaron al elefante y eran muy felices, pero a lo largo del tiempo se fijaron en él para así poder llevarlo y venderlo al zoo. Safna enfermó y fue hospitalizado, cuando se recuperó fue en busca de el elefante al zoo y hizo todo lo posible para poder llevarlo a su lugar de origen, porque él quería que el elefante fuera libre para que así la leyenda siguiera viva en la India.

Maria Luisa Caño dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

-Y es por eso que los elefantes son conocidos por su buena memoria.
-Pero... entonces… ¿Qué quieres decir que recuerdan cosas como nosotros?
-Así es, pueden recordar hasta sonidos.
Esta conversación con mi abuelo fue lo que se me vino a la cabeza al pasar cerca de un circo y ver a los animales encadenados, tigres, monos, elefantes… Miré el reloj, quedaba todavía media hora hasta que saliera mi hija del colegio. Decidí acercarme a ver un elefante que al descubrirme envolvió a su cría protegiéndola. La imagen me sobrecogió tanto que decidí acercarme. Mientras avanzaba lentamente noté como entristecían sus ojos. Me acerqué un poco más enseñando las manos en gesto de inocencia, pero la reacción fue contraria a la deseada, el elefante empezó a ponerse nervioso, por lo que decidí bajar las manos y parar. Saqué la manzana que no me había comido en el almuerzo y se la ofrecí. Vi que aunque tenía miedo quería avanzar, pero las cadenas se lo impedían, por lo que decidí tirarla rodando lentamente por el suelo.
Con temor cogió la manzana y se la dio a su cría.
-Bueno… por algo se comienza… Supongo que echarás de menos la libertad y tu manada ¿no? ¿Sabes? Mi abuelo también tenía un elefante preferido al que llamó Pumba, vivía en África investigando el comportamiento de los animales y siempre que le silbaba una melodía él le respondía, pero los furtivos... robaron algunos entre ellos a Pumba. ¿Quieres oír la melodía?
Para mi sorpresa y alegría el elefante respondió tal y como sólo lo haría Pumba.
-Pumba…
Ya tenía regalo de Navidad para todos esos animales: llevarlos a los lugares de los que procedían, los mismos que habían permanecido imborrables en su memoria junto a mi abuelo, y que aunque no pudieran olvidar lo vivido en el circo, pudieran llegar a sentir lo mismo que en sus recuerdos intactos del pasado.

Verónica Cano dijo...

"Ciudades infinitas en memorias imborrable"

Almudena, una joven de 19 años, regresaba a casa después de pasar el fin de semana en casa de una amiga. Estaban con los preparativos de la Universidad, por suerte, eran excelentes alumnas y habían terminado el bachillerato con buena nota. Se reunió con sus padres y le comentó los precios de la matricula y demás gastos. Ella estaba súper ilusionada por empezar la carrera de Biología. Pero, ¿cuál fue su sorpresa? La reacción de los padres ante su noticia. Daniel, que así se llamaba el padre, acababa de recibir una carta de despido y la madre hacía ya meses que no trabajaba. Los padres le comunicaron a Almudena, que con todo el dolor de su corazón, no podían costearle una carrera universitaria. Fue un palo grandísimo para ella, siempre esforzándose para salir adelante y cuando de verdad llega el día en que tiene que dar el paso mas grande, todos sus sueños e ilusiones se le vienen abajo. Entendía perfectamente la situación que se presentaba en casa y no pudo hacer otra cosa que asimilar. Si es verdad que nunca se vino abajo, siempre luchando por encontrar algún trabajo para ayudar económicamente en casa. Quizás fue por esto que la vida un día le ofreció lo que se merecía. Llegó un circo al pueblo, y no faltó al evento. Tras la actuación, fue a visitar a los animales y se encontró algo que no esperaba. Una joven que lloraba y lloraba. Se acercó y le preguntó que le ocurría. Ella, secando sus lágrimas con un pañuelo arrugado y sucio del polvo de aquel circo, le explicaba que era la protagonista de uno de los espectáculos, concretamente el de los elefantes, y que hacía unos días que tenía problemas en la espalda. Por tanto, no podía desempeñar su papel en aquella función. El jefe le había regañado minutos antes de que Almudena la encontrara, y había dejado en sus manos que buscara a alguien capaz de salvar aquella actuación. Almudena, que desde pequeña le ha gustado muchísimo el mundo de la interpretación y del espectáculo le ofreció su ayuda, arriesgándose y asumiendo las consecuencias de todo lo que ocurriera esa noche. La chica, agradecida, le dio una serie de indicaciones que Almudena tomó al pie de la letra. Todos quedaron anonadados con su número. Y al terminar la función el jefe se dirigió a ella y le dio la enhorabuena, preguntándole también si estaba acostumbrada a ese tipo de espectáculos. Ella le dijo que era la primera vez que lo hacía, explicándole y dejándole claro que cuando a uno le apasiona algo y vive para ello y no de ello, cuando se le presenta una oportunidad no la deja escapar. Le comentó su situación y le dejo trabajar durante un tiempo en aquel circo mientras ahorraba para poder pagarse la universidad. Mientras tanto, ella disfrutaba de ese trabajo como si fuera el último día de su vida, ya que estar rodeada de animales y ser la protagonista de un espectáculo tan grande era su sueño.

Alejandro Rosa Palomino dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Aquel elefante era un gran elefante que destacaba en todo y sobre todo el tenia una gran ciudad en su lomo.Todos los elefantes lo miraban asombrados porque el elefante especial tenia una gran ciudad sobre sus hombros nadie la tenia y todos querían tener una gran ciudad sobre sus hombros.Un día decidieron ponerle cadenas al gran elefante especial de la ciudad sobre sus hombros para poder quitársela de su lomo.Todos querían esa ciudad,se volvieron locos debido a que todos la querían y nadie la consiguió.

Jose Manuel Marsal Lara y Natalia Rodríguez Fernández. dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable
Un pequeño elefante caminaba sin rumbo por un camino de tierra y baches.
La causa por la cual este elefante caminaba solo era por una ayudante del circo que contrataron para limpiar a los animales. Todos los días viajaban por todas las ciudades y pueblos.Los animales no descansaban estaban casi muertos del hambre que llevaban y en casi todos los espectáculos el dueño del circo los hacia sufrir,ya que los hacia pasar por caminos con cristales,aros con fuego y demás.
Un día la cuidadora de los animales le tocaba limpiar al elefante y mientras lo limpiaba noto al pequeño elefante asustado ya que ni se movía y la poca comida que le echaban,bueno si a eso se le podía llamar comida...,no se la había comido.Mientras que le cambiaba el agua decidió dejarlo escapar y que por fin fuera libre y no toda su vida enjaulado y maltratado por el dueño.
Y así fue le abrió la puerta y el elefante salio,la cuidadora fue despedida por el dueño ya que el dueño le hecho una gran bronca y ya no tenía elefante.Pero bueno eso le daba igual,ella estaba satisfecha de dejarlo en libertad y que algún cuidador lo cogiera al verlo.

Jose Maria Aguilar dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Un niño quería desde pequeño un elefante grande, gris, porque de siempre le han gustado los elefantes pero sus padres y familiares no podían permitirse tener un animal así, tan grande y difícil de mantener.Él ya era adolescente, pero aun así seguía deseando tener uno, era navidad y se lo pidió a sus padres que se lo regalaran porque lleva mucho tiempo deseando con tener uno. Sus padres querían regalarselo a su hijo y así hacerlo feliz. Pidiendo ayuda a toda la familia consiguieron comprar el elefante, se levanto el ya adolescente niño, aquel 5 de enero, día de reyes, y le sorprendieron con el elefante que el deseaba desde pequeño.Y conseguió su sueño desde chico, lo cuidaría y alimentaria durante muchos años, hasta ser adulto tanto el elefante como el niño.

Natalia Lara dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.


Erase una vez un niño llamado Jorge, él tan solo tenía 10 años. Un día normal como otro cualquiera no se encontraba muy bien y decidió irse otra vez a la cama. Al despertarse se dio cuenta que había tenido un largo y raro sueño. El mismo empezó a darle vuelta a su propio sueño. el sueño trataba de que un buen día iba al zoo con sus padres. Por suerte se montaba en un elefante muy grande color grisáceo y ese elefante lo llevaba hacia una gran y rara ciudad. Una ciudad imaginaria. Bajo a donde se encontraban sus padres muy entusiasmado a contarle el sueño que había tenido. Una vez que se lo contó a sus padres ya que él estaba muy contento su madre dijo que cuando se recuperara irían un día al zoo a visitar a ese elefante. Cuando Jorge se recuperó se dirigió a su madre para decirle que ya se encontraba bien y que quería ir a donde ellos mismo le prometieron.Su madre le dijo que irían el sábado por la mañana que no trabajan ningunos de sus padres. Estaba a Martes por lo que estaba claro que estaba semana se iba hacer un poco larga. Una vez llegado el sábado tan esperado por Jorge. Cuando se montó en el elefante por si solo se dio cuenta que había sido un simple sueño por lo que quedó un poco desilusionado.

Sandra Serrano dijo...

CIUDADES INFINITAS EN MEMORIAS IMBORRABLES.

Una noche una niña soñó con un elefante muy grande que llevaba en lo alto un pueblo .
La niña pensó que que hacía un pueblo hay y entonces por ese pueblo se encontró a una mujer de tantas y le pregunto perdona como puede estar el pueblo aquí en lo alto y le dijo pues porque aquí en lo alto no corremos peligro de nada. Y la niña le dijo y el día que el elefante se muera que haréis y la mujer le contesto que eso seria imposible porque ese elefante no era como los de mas era especial.La niña feliz pensando que nunca correría ningún peligro ni ella ni su familia despertó del sueño y vio que todo era mentirá.

María Bermúdez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Y de nuevo me encontraba en mi habitación , contemplando una y otra vez aquella imagen que hacia que mi cerebro vagara sin demora alguna . Naturalmente a mi edad es más normal tener alguna imagen de algún famoso con la menor ropa que estuviera permitido , pero no , aquella imagen causo en mi algo especial . Yo mismo me sentía como aquel animal , aquel elefante , encadenado a los estéreos tipos de la sociedad , pero libre de vivir en mi imaginación , evadirme de mis mayores miedos .
No sé cuento llevaba contemplando aquella imagen , cuando mi madre irrumpiendo observa mi habitación
-¿Es qué no piensas salir de aquí?
Suspiro , siempre hablamos de lo mismo y siempre acabamos igual , yo en la calle de mala gana y ella satisfecha por haberme sacado de aquí.
-No mamá , hoy no me apetece salir
-¡Siempre encerrado aquí mirando esa cosa!
Señala exasperada y sonrío , nunca le ha gustado pero sin embargo me lo compró . Resopla , sabe que está vez no saldré
- A veces desearía que no tuvieras tanta memoria y que pudieras salir , disfrutar
Levanto los hombros , no sé que decir , supongo que siempre he sido así . Niega y sale de mi cuarto .
Vuelvo a tumbarme y contemplar mi poster , sí a veces yo también desearía poder olvidar la muerte de mi padre

María Expósito López dijo...

CIUDADES INFINITAS EN MEMORIAS IMBORRABLES

En un pequeño pueblo que nadie conocía y nunca iba nadie fue una vez un gran circo, y las personas del pueblo se emocionaron mucho porque nunca habían visto uno. El circo era muy emocionante ya de que traía muchos animales como elefantes,... y las personas del pueblo nunca habían visto nada igual.
El dueño del circo era un poderoso mago y en la actuación hacía muchos trucos de magia. Pero uno de sus trucos era llevarse a las personas que acudían al circo para que trabajasen para el y así los convertía en animales u objetos, sabía que ese pueblo no era conocido y por lo tanto nadie se iba a preocupar por que faltasen esos habitantes. Y así fue como a los habitantes de ese pequeño pueblo desconocido desaparecieron y fueron convertidos en elefantes, objetos y payasos de circo para el resto de su vida.


Francisco Javier Diaz Navarro dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Cuenta la historia de un elefante que vivía en una ciudad al principio todo el mundo lo quería y le daban de comer,con el tiempo fue creciendo y la gente le tenia miedo porque podía aplastarlos debido al miedo,que nadie le daba de comer.Lo intentaron echa de la ciudad pero siempre volvía asta que decidieron encadenarlo y subir la ciudad encima.

Sonia Martín dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Esta es la historia de un elefante que provenía de África y lo trasladaron a un circo muy importante ya que este tenia una gran memoria para lo que eran las matemáticas,ciencias y todo lo relacionado.Era un elefante superdotado , tenía un buen don , era diferente a los demás elefantes, la estrella central y el mejor elefante que haya existido hasta ahora , gracias a el el circo era el mejor que haya existido.Pero el elefante cada vez era mas viejo y no tenia tanta agilidad para pensar lo suficientemente para hacer un espectáculo el solo , ya le fallaba la mente , el jefe del circo tenia mucho cariño a Arturo era el nombre que el le había puesto,sugirió darlo de baja a Arturo debido a sus 99 años que tenia ya el pobre elefante y decidió quedarse con el ya que tenia una gran mansión con leones caballos , a el le encantaban los animales especialmente a Arturo le tenía mucho cariño, era como el elefante que nunca tuvo.

Guillermo laguna dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Un duro día de invierno un niño pidió un regalo especial para su cumpleaños que era el mismo día de su amigo pedro el quería que le trajeran un elefante para que le llevase a una ciudad única.
A una ciudad donde no hubiesen guerras ni conflictos , donde en la cuidad halla paz y se respeten donde trabajen colaboren y se ayuden unos a otros.
Al fin llegó el día de su tan esperado cumpleaños ,rápidamente fue aver si le trajeron el elefante que pidió , pero no.El se puso muy triste a pesar de todos los regalos que le llevaron ese día.

Su madre le pregunto que le pasaba que porque estaba tan triste con todos los regalos que le habían llevado y le dijo lo que le pasaba y su mamá le dijo que pronto iríamos a esa ciudad que tanto deseaba, y que entre todos podíamos conseguir ir a la ciudad que tanto el deseaba

Rafael Lozano dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Esta es la historia de un elefante que al nacer tuvo problemas de crecimiento.El día que nació , la madre del elefante no lo aceptaba y tuvo que ser amamantado por otra elefanta.Al cabo de un año el elefante llamado Llumbo fue adoptado por una familia de África.Una vez en África lo juntaron con mas elefantes de su misma edad ,pero se sentía mal por que era diferente a ellos.Después de recibir mucha ayuda por parte de sus cuidadores Llumbo se recupero y volvió a ser feliz con los demás elefantes

Elisabeth Gutierrez Saez dijo...

Ciudades infinitas en memoria imborrable

La historia trata de una familia que se va de viaje a África para ayudar a los niños necesitados.
Le llevaron leche, galletas, legumbres etc..
Llevaban a su hija pequeña con ellos para que conociera mundo.
Pasada la primera noche, se levantaron y se fueron de ruta, en el camino se encontraron un elefante gigante, en el que la pequeña se encapricho en subirse.
Los padres como era de lógica no la dejaban subir, podía ser peligroso, o por lo contrario tener alguna enfermedad contagiosa.
La niña no le hizo coso a sus padre y luego a escondías se subió, la pequeña tuvo una grave caída, se quedo inconsciente por cinco minutos. Cuando los padre se dieron cuenta al volver al refugio de que faltaba la niña fueron a buscarla inmediatamente, la encontraron en el suelo asustada, después de ese accidente volvieron al refugio y terminaron ese día felizmente.

María Sequera dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Esta historia trata de un niño que tenía un elefante en su casa, pero los padres no quería que tuviese el elefante en casa. Entonces un día llamó su tío que era dueño de un circo y le dijo que necesitaba un elefante para representarlo en la actuación. El niño que se llamaba Michael se lo llevó al circo, cuando se acercó la noche el elefante se puso malo con la pierna y no pudo respirar durante unos cuantos minutos. El tío de Michael llamó corriendo a la ambulancia y vinieron enseguida.Esa noche no pudo actuar el elefante de Michael, pero, a la noche siguiente pudo actuar el elefante y salió genial la actuación.

Jose Manuel Marsal Lara y Natalia Rodríguez Fernández. dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Había una vez una familia de ricos que tenían un hijo muy caprichoso.Uno de los caprichos del niño fue un elefante para pasear con el y que todo el mundo lo mirara, el padre se lo compro sin poner ninguna pega, ya que todo lo que pedía se lo compraba.A la mañana siguiente trajeron al elefante en un gran camión.
El niño muy contento le puso una montura y se fue a pasear por su gran finca, la ilusión le duro una semana,ya que ala semana decidió abandonarlo,porque le estorbaba para pasear con su moto.Buscaron un lugar para dejar al elefante pero no tuvieron suerte,así que decidieron matarlo y quedarse el marfil como adorno para la casa y tirar el cuerpo envuelto al vertedero.

Sergio Exposito dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Cuenta la historia de un elefante muy sabio y que era el rey de los elefantes.Todo el mundo del pueblo hablaba de el por que era un gran elefante y siempre estaban hablando de el.En el pueblo había un hechicero que estaba harto de el elefante y le quería echar una maldición y echarlo lejos del pueblo. Un día se propuso ir a buscarlo y echarle la maldición, a cabo de 1 hora lo encontró y le echó la maldición que consistía en dejarlo encadenado y que soportara el pueblo. El pueblo de repente se levantó del suelo y se colocó encima de la gran espalda del elefante. Todo el pueblo estaba asustado y no sabia que pasaba, entonces el hechicero se fue a la plaza del pueblo y les dijo a los ciudadanos que el pueblo estaba encima de la espalda del elefante y fue obra de los dioses y que lo habían echo para castigar al elefante.Todo la gente del pueblo creyó las palabras del hechicero pero estaban asustados de que el pueblo se cayera. Así que el hechicero estaba contento por lo que había echo pero el gran elefante no hacia mas que chillar de dolor.
Así que el pueblo no hacia mas que hablar otra vez del elefante y el hechicero estaba mas cabreado ahora que antes por que ahora el pueblo sigue hablando de el y encima estaba el elefante chillando todo el rato por el dolor de soportar el pueblo en su espalda, así que se propuso quitarle la maldición y dejar que el gran elefante se fuera.Pero pensó de que al quitarle la maldición el gran elefante estaría igual que antes de quitarle la maldición así que se lo llevo lejos del pueblo para que el pueblo no estaría igual que antes hablando de el.
Y así fue el gran elefante no volvió mas al pueblo y el pueblo no estaría hablando de el, solo hablarían de el para contar lo que le ocurrió.
Fin

Miguel Aceituno dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable.

Había un elefante en una casa de un dueño que se lo compro a un circo, el dueño le maltrataba y una asociación de animales decidieron ayudarle, uno de los miembros de la asociación lo vio y llamo a la policía para que inmediatamente lo solucionaran, grabó un vídeo para cuando la policía viniera enseñárselo,para que vieran como lo maltrataban.Cuando vinieron se lo enseñó y la policía inmediatamente actuó y se lo quitaron.El miembro de la asociación le gustó mucho el elefante, así que decidió adoptarlo por un tiempo para poder devolverlo en un tiempo a su medio donde el vive.

Miriam Lopez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable.

Erase una vez un elefante que tenia las orejas tan grandes que todos los de el colegio se metían con el. Como el era muy bueno se callaba y no le decía nada a los maestros ni a sus padres , hasta el día que se canso y se revelo delante de todos , se quedaron pasmados al ver que el orejón de la clase le había dicho cuatro cosas. Entonces llego a su casa avergonzado porque el no creía haber echo eso , cogió unas tijeras para cortarse las orejas , llegaron sus padres a tiempo y pudieron pararlo. El ya le contó todo a sus padres y ellos fue al colegio a hablar con el director , todo pudo pararse a tiempo para que no pasara ninguna locura.

EVA MARTÍNEZ FERNANDEZ Y LAURA MARTÍNEZ SOTO dijo...

Álvaro, un chico de unos dieciséis años aproximadamente, vivía en Andújar, y era aficionado a la caza de animales en Sudáfrica, todos los años junto con su padre, cazaban aproximadamente unos veintiséis animales, entre ellos una pequeña cría de elefante. La madre de la cría al ver que su pequeña hija perdió la vida, decidió avisar a toda su manada y perseguir al coche que llevaba el cuerpo de su cría. Álvaro divisó la manada de elefantes que le perseguían, y pensó en matarlos para así después poder vacilar delante de sus amigos, bajó del coche y en un repentino descuido recibió un gran golpe por detrás de la pobre madre del pequeño elefante, la madre lo aplastó con su gran peso y al ver que no respondía, los elefantes se marcharon.
Álvaro murió a causa del gran golpe en la cabeza, el cuerpo quedó desaparecido por el desierto y nunca lograron encontrarlo.

Cristina García Armenteros dijo...

"Ciudades infinitas en memorias imborrable"
Atado, tal vez atado a los recuerdos, como si ellos fuesen mas grandes que yo, como si su dolor de recordarlos, y por mucho que no quiera hay permanecen, como si algo ganara o perdiera con el querer de olvidarlos lo intentaba, y mas que lo intentaba mas dolor sentía. No me entendía, no me comprendía, por que después de hacer lo que yo sentía, dejar mi pasado atrás y seguir a delante todo se que daba en mi mente, mi cuerdo se sentía anclado, yo me siento grande, tan grande como un elefante, y todos mis recuerdos tan pequeños, pero tan grandes a la vez para mi mente, yo seguía caminando, como si caminando pudiera dejarlos atrás, en el camino, pero cada paso que daba me pesaban mas, y por mas que pesaran no se perdía, no caían de mi. El frío aumentaba y entraba en mi interior, mis ganas de seguir adelante disminuían, solo tenia ganas de sentarme y descansar dejar de pensar y dejar pasar todo que que quiero olvidar, con la esperanza de que mi dolor a todo lo que he sufrido, de las historias que jamas contare, se queden en mi camino, y aunque no se donde voy ni cual es el camino que tengo que seguir, tengo la esperanza de encontrar la felicidad.

Elena Gutiérrez Morata dijo...

Como un elefante encadenado.

Queremos la libertad, sin darnos cuenta que las cadenas que decimos que nos atan , las forjamos nosotros mismos, nuestra manera de pensar y judgarnos entre nosotros, nuestra manera de decir qué está bien o mal.
Decimos no ser libres, cuando vemos necesario reprimir nuestro pensamiento hacia los demás, sin pararnos a pensar que a nosotros tampoco escuchamos lo que los demás tienen que decir.
Decimos estar atados, atados y casi mudos, pero no vemos que estamos sordos y además, apretamos nuestras propias cadenas.

Elena Sigüenza dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable.

Willy era un elefante muy famoso, actuaba en el circo. Se pasaba la vida viajando de ciudad en ciudad. Un día Willy llegó a una ciudad , su domador dejó pasar a un grupo de niños que iban de visita para ver a los animales del circo, a Willy le llamó la atención uno de esos niños.
Al día siguiente cuando salió a realizar su espectáculo, vio al niño que lo miraba fijamente, entonces entendió que no todas las personas iban a retenerle para una actuación sino que comprendió que algún día iría a vivir con otros elefantes.
El circo hacia su recorrido por las mismas ciudades todos los años y cada vez que volvía a esa ciudad veía a ese chico cada vez más grande. El chico cada vez se hacia más amigo del elefante y no se perdía ningún espectáculo del elefante.

Noelia Sampedro, Cristina Munuera y María Isabel González dijo...

Eustaquio was a man who was walking in the jungle when he found something big in the grass. He arrived where was the animal. He saw that this something was a elephant and he saw that the animal was caught. He decided to take a net and leave the animal free. The elephant was hurt and he decided to ask for help in village. They helped the animal and he goes with his family.

EVA MARTÍNEZ FERNANDEZ Y LAURA MARTÍNEZ SOTO dijo...

Alvaro,is a boy.He is sixteen years and he lives in Andujar and he likes hunting animals in Sudafrica with his father.Hunt a little elephant.The mother of the elephant asked for help to kill the child.
Alvaro saw the animals, he stop the car and he went to see them, and finally the elephants kill the boy.

Carlos Rodríguez Gutiérrez y María Sigüenza Toledo dijo...

Night of the elephants.

Life in the Savvanah is reallly good, until the hunters appear. These ones only think about hunting. All animals are scared of them. The hunter took his gun and shot a poor elephant. The elephant was reached by the bullet and the hunters took him.

Marta Rodríguez y Eloy Vayejo dijo...

Once upon a time, a boy went to the country because he was bored. He started to imagine things when he remembered an elephant in a farm. He saw the elephant i was sad, he didn't eat nothing, he didn't drink water. Until one day decided to visit the small elephant and find passing. when arrived the small elephant continued as usual. Then he stayed one night to sleep, ...

Jorge Cecilia dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

"Castillos de plástico, barricadas de cojines y sofares, un mundo hecho en un piso, una imaginación sin obstáculo sin compromiso"

-Comienzo con esta pequeña reseña que se me acaba de ocurrir mientras observaba el cartel anunciador del concurso de relato el cual me inspira la historia que ahora comienzo.


-Fria mañana de Enero, Abrahan, un niño de tercero de secundaria se disponia a comenzar la jornada en su instituto, siendo una de sus primeras horas la de lengua, en la cual su profesor le comentaba a la clase su propuesta de hacer un pequeño relato sobre una pintura en la cual un elefante salia atado con cadenas con una ciudad infinita en su cabeza andando entre maleza campestre. Este relato lo citaba como entrega al día siguiente.

Abrahan llego a casa, mientras almorzaba no paraba de mirar el cartel, haber si le inspiraba, llegada la tarde se puso con el trabajo, haber si lo comenzaba, mientras miraba y miraba el cartel llego un momento en que se empezó a imaginar lo siguiente:

"Elefante camina por este mundo, por esta sociedad que nos come la cabeza, que nos hace creer lo que ella quiere que nos hace unas personas inhumanas, unas maquinas sin apenas pensamientos propios, sin poder decir nada, una sociedad que nos ata, que nos ata sin dejarnos poder a la imaginación, esto lo que nos amarga. Elefante tu que vas atado por las cadenas de la sociedad, tu que caminas por maleza de campos de almas que piden ser libres en una democracia, que piden ser libres como el mismo campo, como el mismo aire como la misma agua, camina sin descanso ya que algun día llegara el alba de la liberta de la verdadera democracia. Tu elefante referente de pensamientos que llebas sobre tu sien nuestro mundo infinito, nuestro mundo a nuestra forma, nuestro mundo mejor echo camina sin descanso asta la aurora porque no debemos perder el poco derecho que nos queda a imaginar este mundo ideal, a soñar con un mundo sin mal..."


Terminado el relato Abrahan, lo llevo al instituto al día siguiente, la profesora quedo sorprendida, vio que entre siempre los mismo relatos que tristeza, de muerte, relatos sin personalidad, surgía uno pidiendo misma mente libertad...

Víctor Mena dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables
Esta historia transcurre en Sudáfrica, el protagonista de ella es un elefante africano salvaje que vivía libre por la selva montana de Knysna. Su vida era como la de cualquier otro elefante que vivía allí, hasta que un día todo cambió…
Se encontraba con el resto de su manada libremente, disponiéndose a comer. Esta ocasión fue aprovechada por unos cazadores furtivos que sabían que sería la mejor ocasión para atacarles. Su objetivo no era más que matarlos, y llevarse con ello los cuernos de estos animales de los que se puede sacar un gran dineral por su venta. Tal hecho solo pudo acabar con la muerte de parte de los elefantes de la manada, el resto pudo escapar a tiempo.
Los que sobrevivieron a tal redada volvieron a unirse en manada, pero había un elefante en concreto que tal masacre no olvidaría y le marcaría para el resto de su vida.
Al cabo de los años, esos cazadores iban en el mismo camión y se disponían a cometer la misma masacre que habían ya hecho numerosas veces. Se dio la casualidad de que volvieron a encontrarse con la misma manada en la que se encontraba el protagonista de esta historia. Solo al oír el ruido que hacía la furgoneta, el elefante supo que eran los mismos que los que acabaron hace unos años con parte de su manada y se lanzó a por ellos. Antes de que se dieran cuenta y pudieran reaccionar, el elefante volcó el camión y se abalanzó sobre los tipos, acabando con la vida de todos ellos…

Jesús Armenteros dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

La noche era oscura, fría, silenciosa...desde lo lejos divisé una gran figura, se trataba de un elefante con cadenas por todo el cuerpo. Poco a poco se iba acercando hacia mi. Cuando se detuvo pude ver que estaba lleno de heridas por todo el cuerpo por lo que decidí llevármelo conmigo a un campo abandonado. Una vez allí me paré a observar en extraño comportamiento de aquel animal, pude ver que se comportaba como una persona normal, hacía los mismos gestos, se quejaba igual incluso juraría que me miraba como queriendo decir algo.
Mientras lo curaba noté que me quería decir algo así que le pregunté que que le había pasado y sin esperarlo él me habló, me contó que él era el trabajador de un circo y que un día por maltratar a su elefante notó que esa noche le pasaría algo impensable, se transformó en el elefante y este a su vez se transformó en él. Llegado el momento el animal ,ahora humano, decidió vengarse y hacerle pagar por todo lo que le había hecho tiempo atrás. Una vez me terminó de contar la historia me aclaré por ayudarlo e ir a hablar con él, así que, fui hasta el circo para resolver el problema y poder ayudarlos a ambos pero no sabia que allí me iba a encontrar una gran sorpresa....

Manuel Jesús Muñoz dijo...

CIUDADES INFINITAS EN MEMORIAS IMBORRABLES

Un día en una ciudad vivía una familia humilde, el hijo que para tener 10 años era demasiado maduro para su edad.

Al día siguiente, el niño fue al colegio como siempre, pero este día no era normal, era el último día de colegio antes de las vacaciones navideñas. Los niños solo hablaban de los regalos que deseaban para los Reyes Magos, pero el pequeño Pedro sabía que para el iba a ser una navidad como la de años anteriores. Él, desde pequeño soñaba con un pequeño elefante, subido a sus lomos y paseando por las calles de su ciudad, pero el niño sabía que era imposible.

Llegó el día donde el mundo abre sus regalos en sus casas, el niño seguía durmiendo, total si no le esperaba nada. Pero este año fue diferente sus padres sacando dinero de donde no se podía le compraron un elefante de peluche de 2 metros.

Unas horas mas tarde, se levantó Pedro y al ver el peluche de elefante se le inundó la cara al niño, parecía poco pero ni a él, ni a los padres se le borrará la cara de ilusión de su niño, es una memoria imborrable.

Daniel Serrano dijo...

Era una noche oscura en la que un elefante vagaba por las tierras de Kyrat, éste elefante era especial debido a una leyenda que decía que era un animal preparado para la guerra.

De esto se enteró un joven aldeano, el cual quería a ese elefante para poder enfrentarse al ejército del rey de Kyrat. Más tarde el joven partió hacia esas tierras que estaban plagadas de peligros, de pronto apareció una gran sombra en la oscuridad; el chico se dio cuenta de que era el elefante, este preparó una trampa con la que luego lo capturó.

Al final el joven montó en el elefante y partió hacia la batalla que se produjo contra el rey, éste ganó la batalla y siguió sus aventuras con su querido elefante.

Manuel Jesús Muñoz dijo...

Continuo con el relato 2


Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared.
¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!
El hombre intenta escapar de sus malhechores, pero son como sombras, vaya por donde vaya el hombre los siente persiguiéndole.

Al cabo de un rato, el hombre decide afrontar el miedo por los malhechores y cuando parece que se están acercando; se despierta... todo había sido una terrorífica pesadilla.

Miguel Ángel Martínez dijo...

Voy a continuar el relato DOS.


Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared.
¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!
Era la policía que había recibido el aviso de mi desaparición.Estos no tardaron en localizarme, atenderme y llevarme a comisaría para que pudiera prestar declaración por mi presunto secuestro.
Una vez allí me reencontré con mis padres a los que lleva sin ver desde hace dos días. Con los ojos llorosos les abracé como si hubiera estado mucho tiempo sin verlos, al final el comisario y sus agentes detuvieron al secuestrador y lo encerraron entre rejas y yo pude seguir con mi vida normal.

Sergio Plaza Contreras dijo...

Voy a continuar el relato Dos.

En una noche oscura y con niebla espesa, solo los dos ajos amarillos y brillantes del búho supervisan el bosque, cuando un ruido inesperado hace sobrevolar al búho la zona, cuando capta una figura oscura y alta con un saco negro a la espalda. Búho intrigado, le pasaba millones de ideas por la cabeza, ¿y si es un criminal?... siguió sobrevolando por encima de él. El presunto sospechoso entro en una cabaña del bosque y el búho se poso en la ventana y descubro que dentro del saco negro y sucio abarcaba el cadáver de un...

Maria Luisa Caño dijo...

Continuo el relato DOS.

Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared. ¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!
Prisa debo darme si atraparte quiero, Búho. Me confundo con las sombras de los árboles mientras pienso cómo darte alcance. Siento tu mirada sobre mí y el ulular que rompe la noche me confirma que estás ahí. Voces más cercanas y pasos acelerados me dicen que las personas me están buscando, que te están buscando, ¿a ti o a mí, Búho? Tu ulular me hace reaccionar, pero ya es tarde porque las personas están al llegar. Decido esconderme porque quiero atraparte antes de que ellos me encuentren, te encuentren. Busco con la mirada un refugio y en mi reconocimiento fugaz veo un buen lugar cerca de ti. Con el arco y tu bolsa de piel Búho, me escondo, creo que me retrasaré un poco en cogerte. Tu ulular, sus pasos, tu mirada, sus miradas… Pero… Sólo veo sus ojos iguales que los tuyos Búho, no hay personas si no miradas que pesan más. Miradas que me dicen que ellos te han encontrado, a ti. La confusión me despista y lo último que veo es a ti Búho acercándote a mí, paralelo a una bala que me alcanza el corazón. Parece que nos buscaban a los dos. Búho, ¿qué ha pasado?, ¿ululas?, ¿por qué te acercas?, ¿intentas entregarte?, ¿salvarme? No lo hagas Búho, yo quería matarte. Sólo consigo decir otra cosa inspirando mi propio vaho. Huye. Tu ulular sobre mi cuerpo otra vez.

Ana Belén García Muñoz dijo...

Voy a continuar el relato DOS

Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared.
¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!
Al acercarse, se dio cuenta de que no eran personas, sino muñecos de nieve, y los sonidos que había escuchado eran unas pequeñas ardillas que buscaban piñones entre los altos pinos del oscuro bosque. El frío le atravesaba cada herida de su pecho, se le estaba agotando el tiempo y la esperanza de que alguien le encontrase. Decidió acabar con todo, asi que volvió al blanco álamo y perecer junto al ululo del búho cantar.

Lucía Rodríguez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Había una vez un elefante que se llamaba Ron era un animal que siempre estaba pendiente de todo era muy observador . Un día mientras Ron estaba jugando a la pelota sin querer golpeo a una elefanta el avergonzado no sabia lo que decir ni hacer ,la elefanta todo cabreada no paraba de preguntarse quien había lanzado la pelota cuando mira para atrás y se encuentra con Ron y ella sentio la necesidad de no cabrearse con el no sabia que le había pasado porque ella siempre trata mal a los elefantes le han echo mucho daño y se ha vuelto una elefanta fría pero cuando miro a Ron todo fue diferente en ese entonces Ron le dijo te echo daño no ha sido mi intención lo siento , ella sonriente le contesta no pasa nada . El no sabia como seguir la conversación cuando ella le pregunta ¿como te llamas ? el todo avergonzado le dice yo Ron y tu yo me llamo Sofia el se quedo en plan hasta el nombre lo tiene bonito , se despiden porque la elefanta tenia mucha prisa . Ron se quedo triste pero todavía le quedaba alguna esperanza de volver a verla . Pasaban los días y no la veía , todo era tan raro sus amigos no le querían decir la verdad porque la elefanta se lo prohibió .Los amigos están muy preocupados por Ron y le cuenta la verdad que la elefanta se ha tenido que ir a otro país y que no la va a volver mas fue la peor noticia de su vida pensaba que era una pesadilla pero queva todo era la pura realidad su mejor amigo le entrego una carta de ella que decía me encanto conocerte, fue bonito mientras duro

Abraham saez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Era una vez un niño que se llamaba Miguel.Tenia el sueño de poder tener un pequeño elefante como mascota.Un día por la mañana llego el circo que todos los años venia para agradar a todos los niños de la ciudad.Miguel al verlo corrió a sus padres y le dijo.Mama,papa ¿podríamos ir al cine mañana? sus padres contestaron:claro hijo.Miguel con toda la ilusión del mundo al día siguiente fue al circo.Vió a un pequeño elefantito al que acabo enamorandose de el para tenerlo como mascota.Miguel hablo con el dueño de el circo para poder quedarselo.El dueño que se llamaba Patricio hablo muy seriamente con Miguel.Patricio le dijo que se lo podia llevar a casa con una condición que era que Miguel lo cuidase todo lo mejor que pudiese.Mia Miguel.Miguel emocianado cojio a su elefantito y le puso un nombre en casa.Le acabo llamandolo Ol porque no se le ocurría ningún otro nombre.


FIN

Estefania Artero Nieves dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

un niño que le gustaba mucho leer libros largos y escribir. Un dìa iba con sus amigos paseando y dijo de ir a una librerìa a comprarse un libro,y le dijo preguntò al hombre de la librerìa que si habìa algun libro nuevo y el hombre como sabìa que le gustaba leer libro largos le enseñò uno de un elefante. cuando se lo enseñò al niño le llamò mucho la atenciòn y lo comprò.Dìas despuès cuando lo terminò de leer decìa que le habìa encantado y que era muy interesante. Al siguiente dìa cuando llego a la clase empezò a hablar del libro del elefante pero no le hacìan mucho caso porque a los otros compañeros no les gustaban leer, pero el niño insistiò tanto que un dia quedaron todos con el niño para ver la pelìcula sobre el libro y a los niños le encantò la pelìcula. Ya cada vez que el niño iba a comprarse un libro todos querìan ir con èl para comprarselo ellos tambièn y a partir de ese dìa el niño no querìa de dejar de leer libros de elefantes. El niño un dìa de los que saliò de paseo con sus amigos viò en el parque en un columna una imagen que era la misma de la que tenìa su libro en la portada y le dijo el niño a sus amigos esa imagen no se me va a olvidar nunca.Asì el niño aprendiò muvhas cosas nuevas sobre los elefantes y estaban todos sus amigos muy orgullosos de èl, porque esos libros eran para èl inolvidables porque le encantaban y ponìa mucha atenciòn en ellos.

Alejandro Rosa Palomino dijo...

El búho, sus ojos y la noche negra

Dos

¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.




Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared.
¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!
Aquellas personas las veía de manera muy extraña tan pequeñas pero claro era porque las veía desde mucha altura.
Aunque ellos no me vieran a mi yo si les veía a ellos me sentía como un espía era algo emocionante me encantaba vivir de esta manera.

Francisco Javier Diaz Navarro dijo...

DOS

¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.
Cuando tu ulular atraviesa mi cuerpo
me congelo puedo esta como un sol y
paso a ser un cubito helado.
Por eso búho por eso debo escuchar
tu ultimo ulular.

Sandra Serrano dijo...


¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.
Estaba solo en mitad del bosque pero sentía que algo me observaba pero no lograba verlo tras un largo rato logre escuchar algo al fondo me fui acercando hacía el ruido y se callo ,mirando para todos lados logre ver algo que se movía en un árbol y vi que era un búho pero en cuanto me vio se escondió ,era el único animal que pude ver en toda la noche y no paro de observarme en toda la noche.

Jose Antonio Cabello Expósito dijo...

Dos

¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.
Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared.
¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!

Me acerco a mirar para ver de que hablan y me doy cuenta de que hablan sobre lo magníficos que son los búhos, me pongo yo también a hablar con ellos y de repente se escucha a un búho, nos acercamos para verlo mejor y nos empezó a hablar y nos dijo...
-Soy el búho de la noche y voy repartiendo felicidad allá donde voy.
nosotros asombrados le decimos que que era lo que buscaba de nosotros, para qué había venido y nos dijo que cuidásemos a todos los búhos del mundo que él ya les recompensaría de alguna manera. Y así fue nos recompensó con todo lo que nos hacía felices y que deseamos desde niños. FIN

sonia martin dijo...

DOS

¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.
Me basta solo estar con el ulurar del buhito me calma y me da paz y tranquilidad a la hora de pensar.Yo no se que haría sin el a todos lados me acompaña y en todos lados estas quien fuera pájaro para alcanzar tu vuelo y ser libre de nuevo.En la ventana estas siempre que lo necesite o no me lo espero gracias buhito del ulurar que siempre estas.

Jose Maria Aguilar dijo...

DOS

¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.
Esta vigilante y serio el búho
de guardia en el poste de la tranquera.
Y da su aprobación o la niega
sea a quien sea
con el cogote girando
parado en el poste de la tranquera.
Son mas severos sus ojos y mas sabios
en la negrura de la noche
cuando está parado
como un rey absoluto
con el cogote girando
parado en el poste de la tranquera

Estefanía Artero dijo...

Los Misteriosos Cuadros

Hace mucho tiempo, en un pueblo no muy grande en el que se conocìa todo el mundo,vivìa Estela y yurema,dos hermanmas gemelas que tenìan muchos amigos, anunque destacaban Patricia Sandra y Roberto.Las dos gemelas siempre iban con sus tres mejores amigos y un dìa entraron a un museo donde prsentaron muchos cuadros menos los que ellos buscaban.Los otros pensaron que podìan estar en algùn baùl escondidos.Pero estuvieron varios dìas.Hasta que un dìa entraron en el despacho y cojieron las llaves del baùl y lo abrieron y estaban pero destrozados y los niños se pusieron tristes pero no pudieron hacer nada.

Natalia Rodríguez Fernandez y Jose Manuel Marsal Lara dijo...

El búho, sus ojos y la noche negra
Dos
¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.
Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared.
¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!
El búho se echo a volar porque se asusto y se subió a la copa de un árbol las personas eran cuatro niños que habían ido ah recorrer aventuras y al ver los niños al búho se quedaron embobados observando al búho.Ellos no sabían que ese búho era especial porque podía hablar y cuando se iban a seguir con la aventura el búho bajo del árbol y les hablo y los niños sorprendidos de le quedaron mirando y no se lo podían creer que aquel animalito pudiera hablar.Los niños metieron al búho en una jaula y se lo llevaron y muy intusiasmados esperaron a que llegara la mañana pero sorpresa cuando fueron a ver al búho había desaparecido y los niños se pusieron a llorar.

Francisco José Benítez Moriana. dijo...

En esta foto podemos ver como hay un elefante encadenado y en su cabeza asoma una gran cuidad. Con esta imagen quiere expresar lo explotado que tienen a este grande y bonito animal, por culpa de personas que lo quieren solo por diversión sin pensar que este animal puede tener una familia. Mirándolo desde otro punto de vista, si fuéramos nosotros elefantes, ¿nos gustaría que nos maltratasen como a ellos? Estoy seguro de que no, yo estoy a favor de la libertad tanto en personas como en animales y al no maltrato a los seres.

Natalia Rodríguez Fernandez y Jose Manuel Marsal Lara dijo...

El búho, sus ojos y la noche negra
Dos
¡Qué grande es el mundo cuando lo ves desde abajo!
Búho, sólo sabes mirar con esos ojos. Espías amarillos que dan luz como dos farolas, delatores entre la oscuridad de esta noche. Dos lunas amarillas que señalan entre las hojas del álamo blanco.
El búho, sus ojos y la noche negra.
Nadie podría saber de mí, excepto tú, búho. El único que me reconoce y me observa pasar como pasa el tiempo. Rompes dulcemente el silencio con tu ulular entrecortado y cálido. Atravieso la fría noche, que convierte mi respiración en una nube blancuzca, casi sólida, de vapor. Procuro inspirar mi propio vaho, pero es imposible. El calor de este mínimo cuerpo se pierde entre todo ese frío.
Tu ulular, otra vez.
Sumando baldosas, bajo a la carretera. Vuelvo a subir el bordillo y arrastro suavemente el costado por la áspera pared.
¡Oigo algo! No es la noche, ni el búho. ¡Son personas!
Personas que invaden la intimidad de los animales y no para de mirarlos.
El búho echo a volar y a volar hasta la copa del árbol,donde nadie pudiera verlo,quería estar solo,poder volar por el cielo azul sin contaminación,sin impedimientos,sin tiros al aire...etc
El búho quería tranquilidad..tranquilidad en el mundo.

Inés Gómez Garrido dijo...

En una habitación permanecía el elefante que su abuelo le regalo ese elefante que tanto deseaba, el cada noche se daba cuenta de que ese elefante era diferente no era simplemente un juguete era algo especial algo le decía que tenía vida,una noche se durmiendo abrazado a el elefante pensando en como sería una vida junto a él,una vez el niño se durmió empezó a aparecer su elefante mucho mas grande y mas real el niño asustado le pregunta ¿Dónde vamos? el elefante le responde A la ciudad de los elefantes y los niños donde todo se cumple y se hace realidad,el niño subido en lomos de su elefante caminaba con una gran sonrisa hacia esa ciudad,una vez allí se encontró con todos sus amigos los que también tenían juguetes de ese tipo,al día siguiente en clase todos hablaban de ese sueño donde habían estado todos juntos todos habían soñado lo mismo..Actualmente todavía guardan sus peluches y esto les enseño que no hay fuerza más positiva que la voluntad y la imaginación.

Inés Gómez Garrido dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable:

En una habitación permanecía el elefante que su abuelo le regalo ese elefante que tanto deseaba, el cada noche se daba cuenta de que ese elefante era diferente no era simplemente un juguete era algo especial algo le decía que tenía vida,una noche se durmiendo abrazado a el elefante pensando en como sería una vida junto a él,una vez el niño se durmió empezó a aparecer su elefante mucho mas grande y mas real el niño asustado le pregunta ¿Dónde vamos? el elefante le responde A la ciudad de los elefantes y los niños donde todo se cumple y se hace realidad,el niño subido en lomos de su elefante caminaba con una gran sonrisa hacia esa ciudad,una vez allí se encontró con todos sus amigos los que también tenían juguetes de ese tipo,al día siguiente en clase todos hablaban de ese sueño donde habían estado todos juntos todos habían soñado lo mismo..Actualmente todavía guardan sus peluches y esto les enseño que no hay fuerza más positiva que la voluntad y la imaginación

Isabel López Pareja dijo...

CIUDADES INFINITAS EN MEMORIAS IMBORRABLES:

Era se una vez un hombre que nunca había tenido infancia,el no sabía lo que era jugar ni tampoco lo que era la imaginación ese hombre tubo un hijo al cual le regalo un elefante de peluche gigante,el niño le dijo a su padre que jugase con él y empezaron a jugar el hombre se divertía mucho porque nunca había jugado.
Esa noche se fueron a dormir...El hombre se durmió pensando en lo que había hecho toda la tarde entonces al cerrar los ojos se encontró en el sueño de su hijo y así comprendió lo que era la imaginación.

Miguel León Martínez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables

Es la historia de un elefante llamado Ébola, tras el que se esconde una historia aterradora que solo sabe él y su familia. Se trata en un elefante adulto que tiene una familia numerosa, pero sin su amor ya que murió en una pelea entre elefantes, donde Ébola no pudo hacer nada para evitarlo, a partir de ahí todo cambió. Ébola se sintió muy mal al tener que ver como mataban a su mujer en su cara, por lo que se prometió que nunca más ocurriría algo así a alguien de su familia.
Poco después de que ocurriera lo de su mujer, durante su gran depresión, se encontró por la selva a un pobre elefantito, y no se le ocurrió otra cosa que secuestrarlo, lo encadenó y lo mantuvo así hasta que murió por no comer. Luego cuando vio a sus hijos se dio cuenta de que lo que había hecho no estaba bien, por lo que se arrepintió y a partir de ese momento nada fue igual. Tenía pesadillas con lo sucedido, sus hijos lo veían raro pero el no quería contarle nada, que iban a pensar de él. Ébola no podía más con esa angustia por lo que decidió quitarse la vida … sus hijos no entendían lo que veía pero ya no había vuelta atrás, todo había acabado para Ébola, sus hijos tuvieron que buscarse la vida sin su padre ni madre. FIN

Mario Ocaña Prieto dijo...

La historia transcurría en una época lejana, en un pueblo pequeño de la India cerca de la capital, en tan corriente lugar habitaba una familia normal formada por padre, madre y dos hijos varones pero con una peculiaridad, su mascota era un enorme elefante. Los hijos de la familia adoraban a su elefante y jugaban todos los días por la tarde debido a que por la mañana ayudaban a sus padres en las labores de campo.
Pero un trágico día que parecía ir con total normalidad se dio a conocer una terrible noticia, la India estaba siendo invadida por bárbaros que querían hacerse con todo y por lógica empezarían por la capital y sus alrededores. Una vez enterados de dicha noticia la familia decidió marchar para las montañas del norte para intentar ocultarse de la guerra y posteriormente huir, pero el camino no iba a ser fácil, una vez pasados los problemas se veían cerca de conseguir su objetivo pero sucedió algo con lo que no contaban, una unidad pequeña de soldados bárbaros que vigilaban la entrada hacia las montañas los detuvieron y una vez preparados para matarlos el elefante se interpuso y empezó a batallar contra los soldados y lanzando un barrito dio a entender a sus dueños y también amigos que debían escapar, haciéndole caso la familia huyó despavorida y viendo a la lejanía como el elefante había podido con todos pero se desplomaba a consecuencia de una herida mortal recibida en el fragor de la batalla, con lágrimas en los ojos los niños y sus padres no podrán olvidar la muestra de amor y valentía de su elefante y no tardarán en tener dicho comportamiento como filosofía de vida.

Adrián Jiménez Valero dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrables.

En la imagen que hemos visto a continuación, podemos percibir como un animal tan grande y fuerte es el defensor de esa ciudad.
El elefante viaja por el tiempo sin dejar que nada y nadie hiciese daño a su pequeña ciudad. Cuenta la historia que una vez una avioneta bombardeo la ciudad y el elefante sacó la fuerza dentro de él y acabó con ellos en un momento. Después de aquella historia nunca ha pasado nada malo allí, donde todos son felices y disfrutan de su vida tranquilos

Alba Sánchez Sánchez dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Era viernes día 29 de noviembre, un día un poco nublado, Lucia estaba a punto de salir de trabajar y estaba deseando de ir a recoger a su pequeña que estaba en casa de sus padres para ir juntas al circo. Su hija Macarena tenia 6 años, morena y con unos ojos muy grandes marrones, se parece mucho a la familia de Lucia aunque tiene esa pasión por los animales como su padre. Macarena estaba deseando poder ir al circo para disfrutar con su madre de los animales que llevan todos los años ese gran circo, estaba deseando que llegara su madre para poder ir corriendo como los preparaban antes del espectáculo. Lucia llego a casa de sus padres media hora antes de lo previsto y aprovecharon eso para irse rápidamente al circo, al llegar se iban a encontrar con algo no tan esperado. Dejaron el coche en un aparcamiento del supermercado y fueron directas al circo, al llegar y meterse por la parte de atrás de este se encontraron que los animales no estaban tan bien como ellas o mas bien como Macarena siempre se había imaginado. Los animales estaban metidos en jaulas muy pequeñas, sucias y parecían muy tristes, Macarena se enfado tanto de ver a los animales tan mal cuidados pero sobre todo se fijo en uno que había, un elefante muy grande, atado y con heridas en las patas.Esta se puso a llorar y su madre decidió llevársela de allí para que no lo pasara mal, Macarena estaba llorando desconsoladamente por verlos tan mal y ese pobre elefante con tantas heridas en sus grandes patas.Al llegar a casa Macarena se tranquilizo y decidió no volver a ningún sitio donde privaran la libertad de los animales, porque para ellas los animales eran muy importantes. Macarena ha estudiado para poder ayudar y proteger a los animales que sufren por gente que solo les importa el dinero y a salvado a muchos de ellos pero todo esto siempre lo a hecho teniendo en la mente a ese gran elefante que le hizo ver las cosas de otra forma y darse cuenta que no todos buscan la felicidad para ellos.

José Luis Pulido López dijo...

Ciudades infinitas en memorias imborrable

Eran las ganas que tenia un niño de poder montar en un elefante,un elefante que pudiera volar y lo llevara por todo el mundo,quería conocer como era la gente de distintos países,quería disfrutar como era la comida el ambiente.Lo malo de este sueño que no podía ser posible,lo bueno que le pasó a este niño es que conforme creció le fue bien en sus estudios y este sueño se le hizo realidad,no el del elefante pero si el viajar por todo el mundo,fue un empresario de alto prestigio,reconocido en el momento como uno de los más importantes del mundo.
Tenía un diario en el que escribía sus historias y recuerdos y en una de ellas contó que unos de sus sueños se hizo realidad que era viajar por todo el mundo.
PD:Lucha por tus sueños y que nada ni nadie te lo impida.

sonia martín dijo...

Ciudades infinitas en memoria imborrables


Una mañana tras una noche de nubes y lluvia en la puerta de un casa permanecía una pequeño elefantito llamado "Coco".
Aquella población decidió cuidarlo hasta que fuese mayor y pudiera ser libre .
Cuando pasaron diez años el elefante tuvo un problema en la pata izquierda de atrás, toda la ciudad intentó ayudarle para que pudiese caminar y ser feliz. Desde aquel momento, cuando el elefante se curó decidió ser el guardián de aquella ciudad durante toda su vida.
La ciudad tuvo un gran problema porque Había un gran incendio y él socorrió a todos ellos, pero un problema hizo que murieran todos. Aquella ciudad quedo en el olvido para toda la vida. Desde ese momento la ciudad se volvió fantasma.