martes, 6 de noviembre de 2012

No apagues la luz




Y encendieron los grillos.
Y encendieron las ranas.
Y encendieron la luna de helado blanco.

Ray Bradbury, Encender la noche





 

275 comentarios:

1 – 200 de 275   Más reciente›   El más reciente»
Luis Daniel Expósito Nieves dijo...

De pequeño me daba miedo la oscuridad ya que pensaba que algún monstruo o criatura iba a salir del armario o de debajo de la cama y ahora en la actualidad me da miedo, pero en muy pocas ocasiones, que al levantarme de la cama en mitad de la noche haya alguien debajo y me coja de los pies.

Víctor Casado Cárdenas dijo...

A mí de pequeño me daba miedo una vieja que había en la plaza de mi pueblo, a la que siempre le rompíamos, mis amigos y yo, las macetas. Esta siempre amenazaba con pinchar la pelota con una navaja, un día lo hizo, desde entonces, le tuve miedo y aún creo que lo tengo...

Luis Daniel Expósito Nieves dijo...

Rubén era un chico de 4 años que tenia miedo de que algún ser saliera de debajo de su cama y se lo llevara a otra dimensión. Su madre logro convencerle de que no había nada de su cama y gracias a esto Rubén ya no tuvo jamas miedo. Aunque lo que no sabia era que debajo de su cama si había algo y que esperaba el momento oportuno para llevarse a algún niño desprevenido a su mundo.

Rosa María Mañas Migal dijo...

De pequeña me daba miedo que un dinosaurio me aplastase mientras dormía, me pasaba por ver Parque Jurásico que trataba de eso. Me imaginaba que iba a haber una invasión porque había un criadero y se iban a escapar estas criaturas hasta llegar a mi casa. Ahora lo pienso y lo veo un absurdo, en cambio, ahora lo paso peor cuando voy de noche por la carretera y pasamos por una curva, pienso que va a estar allí, vestida de blanco la "chica de la curva" que se monte en mi coche y cuando lleve un rato y pasemos por otra, diga "aquí me maté yo".

Ana Lorenzo Arenas dijo...

De pequeña, lo que me creaba pánico era que el coche se estropeara en el camino y me quedase en la carretera hasta que viniera la grúa.
Actualmente, lo que mas miedo me da son los tigres porque los veo unos animales muy peligrosos ,pero a la vez son muy bonitos.

Elena Serrano dijo...

Solía tenerle miedo, de pequeña, a la oscuridad, por lo que tenía que dormir con la luz encendida para así poder conciliar el sueño. También, como era lo normal en esa edad, le tenía miedo al típico hombre del saco o al lobo, que venían a por tí si no te portabas bien.
Aún, teniendo la edad que tengo, me sigue dando miedo a veces la oscuridad, porque hay veces que es tal mi obsesión con que haya alguien espiándome o detrás de mí, que veo sombras y reflejos por todos lados.

Sara Boukrouna Garcia dijo...

De pequeña me daba miedo una historia que nos contaba mi abuela, trataba sobre una pareja que tenia cinco hijos. Un dia los niños estaban jugando en el patio y les entro hambre. El mayor fue a la casa para que su madre le preparara un canto con miel, entro en la casa y se lo dijo a su madre, esta le contesto que subiera a la planta de arriba, donde estaba su padre, para pedirle el bote de miel. El niño subió y dijo: Papa ¿puedes darme el bote de miel? el le contesto: NO SOY TU PADRE, YO SOY EL TÍO BICHOLON Y QUIEN SE PASE DE ESTA RAYA ME LO COMO DE UN BOCADO. y se lo comió. Contaba el cuento y a cada niño e ponía el nombre cada uno de nosotros.

Ahora el miedo mas grande que tengo es no poder cumplir mis sueños o metas.

Lucas Polo Cañizares dijo...

A mi de pequeño me daba miedo el hombre del saco tan famoso por todos los niños pequeños, yo mientras dormía pensaba que el hombre de saco vendría detrás de mi y me cogía en su saco. A él me lo imaginaba un hombre viejo y alto con mucha barba y lo mas importante un saco enorme donde metía a todos los niños que recogería por la calle

Ana Cristina Verdejo Martínez dijo...

A mi de pequeña me daba muchísimo miedo quedarme sola en mi habitación a oscuras. Siempre he pensado que alguien se escondería bajo mi cama y me cogiera al levantarme, o que de repente una sombra negra asomaría la cabeza por la puerta de la habitación, o que en el cuarto baño asomaría alguien por la ventana cuando yo entrara, hasta hace poco no pude superar este miedo, y ocasiones aún lo tengo. Ahora sin embargo, lo que más miedo me da es estar junto al cementerio de noche, siento como si alguien fuese a aparecer tras la puerta.

María Atienza Munuera dijo...

De pequeña tenía miedo al hombre del saco. Justamente en frente de la casa de mis abuelos había una casa abandonada, con ventanas rotas y balcones entre abiertos que no te dejaban ver su interior. Por la noche cuando dormía en la habitación que tenía las vistas a esa casa, pensaba que podía haber una persona mirándome, el hombre del saco.

Ahora, siempre que duermo en esa habitación cierro la persiana para no tener vistas hacia esa casa.

Cristina Pérez dijo...

Cuando era pequeña tenía miedo del cuarto de las ratas al que mi abuela y mi madre me querían llevar cuando me portaba mal, además si veía alguna película de miedo, cuando me iba a acostar, siempre pensaba que podría aparecer algo, hoy en día lo sigo teniendo, pero luego pienso que es imposible. También conforme creces, aparecen otro tipo de miedos, como el miedo a perder a seres queridos o que ocurra alguna atrocidad y así cambie tu vida para siempre.

Víctor Casado Cárdenas dijo...

En 1933 enterraron a una joven de sólo veinte años llamada Carmen en un cementerio de Villanueva de la Reina. La joven, según decían, había muerto en extrañas circunstancias. No se conocía el motivo de su fallecimiento, pero en el pueblo se rumoreaba que había sido su propia hermana mayor, Angela, la que la había asesinado.
Angela era todo lo contrario a Carmen. Tenía un carácter totalmente distinto, antipático, y además no era tan guapa como Carmen. Parecía evidente la envidia que Angela tenía por su hermana, así que el rumor parecía un hecho más que probable.
Y ocurrió que desde el fallecimiento de Carmen, Angela no volvió a descansar. Se cuenta que el espíritu de Carmen la persiguió implacable en todo momento del día y de la noche, acosándola con aire vengativo, recriminándole su fatal acto... el asesinato del que había sido víctima por su propia hermana.
Al parecer, Angela era la única que podía oir a su hermana, la "sentía" en su propia cabeza, y cada palabra pronunciada por el espíritu, le retumbaba en el cerebro produciéndole más ansiedad y más pánico.
Desesperada por aquel tormento, Angela enloqueció y se ahorcó en un árbol a los diez meses de enterrar a su hermana.

Ana Lorenzo Arenas dijo...

Esto era un vez una niña que le tenía miedo a los tigres, un día en su colegio hicieron una excursión a un zoológico . Desde ese día, la niña se tiró mucho tiempo soñando que ese tigre al que vio en el zoo , iba a por ella y la sacaba de la cama, y la arrastraba toda la calle delante , hasta que el tigre se paraba en un sitio y se la comía.

Raúl Domínguez García dijo...

A mí de pequeño me daba miedo mi habitación, porque creía que si me quedaba dormido las paredes se acercarían a mí hasta aplastarme o quedarme encerrado sin poder salir.
También me daban miedo los payasos y quedarme solo en un sitio que no fuese de mi entorno. A pesar de todos estos miedos de la infancia, ya pasados, lo que más me ha horrorizado desde siempre ha sido la muerte, tanto la mía como la de mi familia; no me puedo imaginar mi vida sin mis padres y mi hermano ni el hecho de estar encerrado en una caja para toda la eternidad, aunque esté muerto.

Cristina Pérez dijo...

Cuando era pequeña, esta chica a la que le ocurrió la historia y su hermano, dos años menor, solían quedarse solos en su casona familiar mientras sus padres trabajaban. Vivían en el campo, en una casa grande, y uno de esos días decidieron salir a jugar fuera y terminaron paseando por el bosque, al norte del pueblo de donde vivían.
Un día ambos niños vieron a un hombre sentado en una piedra. En lugar de tener miedo, la curiosidad les hizo acercarse. Aquel hombre era un anciano que vestía una túnica larga y blanca, igual que su larga barba, que le llegaba hasta el pecho. El hombre les vio y les hizo una señal para que se acercaran. Los niños, confiados, se acercaron al extraño, y curiosamente se sintieron muy a gusto desde el primer momento.
Sin hablar, el anciano con pinta de profeta, levantó las manos y con gesto de preocupación las apoyó sobre la frente del pequeño. Cerró los ojos y murmuró algo que ninguno de los dos niños pudo entender. Después se alejó de los niños y desapareció en el bosque.
Al día siguiente aquel hombre fue encontrado muerto por causas naturales bajo un árbol.

Elena dijo...

EL MIEDO DEL DÍA Y LA NOCHE.
Esto era una vez una niña que de día no salia de su casa, le gustaba la noche y siempre siempre apagaba las luces. Ella dormía en el sótano, pues allí vivía más la noche.
Las otras niñas del pueblo la miraban raramente, pues iba al colegio siempre de negro, su vestido negro, sus zapatos negros, sus coletas negras, todo negro.
Una vez se le acercó un niño muy especial que se llamaba kevin, este niño era muy muy simpático. A nuestra pequeña niña, le gustaba mucho este niño porque era muy listo y le decía adios siempre que la veía, no como los otros compañeros.
Un día les mandaron en clase un trabajo de dibujo, nuestra niña se quedo sola, nadie quería hacerlo con ella, pero Kevin dijo:-Yo lo haré con ella-
Cuando llegó la tarde Kevin fué a casa de la niña y subió hasta su habitación. Kevin se quedo un poco impactado pero le pregunto:-¿Porque duermes en el sótano tan oscuro?-
Ella le dijo:-Me llamo Estela, y me da miedo el sol, pienso que nos va a tragar un día y no volveremos a casa-
Kevin le dijo:-El sol es solo una gigantesca lámpara, ¿tu sabes a que tengo miedo yo?-
La niña respondió:-No-
Y Kevin le explicó:-Yo temo mucho la oscuridad, es muy muy oscura, siempre que puedo salgo de día y sabe Estela, tu nombre suena a estrella, como el sol, es una estrella amarilla gigante que ilumina tanto la noche que nadie es capaz de quedarse a oscuras.
Estela le dijo:-nunca he pensado en eso, llavas razoń.-
Desde entonces, Estela y Kevin son grandes amigos y salen juntos de día y de noche.

Ángel Sánchez Lorente dijo...

De pequeño me daba miedo un hombre que trabaja en el polideportivo de mi pueblo, este miedo viene a raíz de que antes cuando me quedaba a dormir a casa de mi abuela, me quedaba con mi primo y este para reírse de mi me decía que venia ``chato´´ y que venia a rajarme, de hay el miedo que yo tenia en mi infancia, este miedo lo supere y ahora me llevo bien con el.

Ángel Sánchez Lorente dijo...

Era se una vez una mujer que quería ir a una vidente, porque esta creía que había una presencia extraña con ella.
La mujer fue a una vidente y la vidente le empezó a preguntar cosas sobre su vida, hasta que la vidente le dijo:
V-Tu marido esta muerto verdad
- Esta le respondió: Si
-V Tu marido murió en un accidente de trafico verdad
M-Si
V-Tu marido cuando murió llevaba un jersey rojo y unos vaqueros azules
M-Y esta asustada dijo como lo sabes
V-Lo se porque esta detrás tuyo.
M- Y que puedo hacer para que se vaya en paz
V- El te dijo como ultima voluntad antes de morir que cogieras todas las fotos que había en la caja roja del almario y la quemaras y a ti se te olvido, asín que quema las fotos y se ira.
La mujer quemo las fotos y el espíritud se fu

Cristina Sanchez Mena dijo...

Erase una vez una niña llamada Esmeralda a ella le gustaba ir tanto a casa de su abuela que todos los días la visitaba hasta que un día su abuela cayo mala y falleció.Esmeralda sintió tanto la muerte de su abuela que no tenia ganas ni de hablar y se aferro en su cuarto todos los días, se levantaba pensando que su abuela todavía le iba a decir lo importante que era para ella hasta que iba a su habitación y no la veía.Esmeralda tenia miedo a olvidarse de ella ya que para ella era la única abuela que tenia , tenia mas abuelos pero no los veía.Se pasaba los días llorando hasta que su madre le dijo lo importante que era para su abuela que estuviera feliz y que algo la unía a ella algo tan fuerte que la muerte no había separado.Al día siguiente Esmeralda se levanto pensando que no estaba sola mira las fotos de su abuela y sonrió y nunca mas volvió a tener miedo a entrar en su habitación y no verla porque sabia que estaba a su lado pasara lo que pasara.

Mercedes Expósito dijo...

*De pequeña lo que me daba miedo era estar a oscuras y quedarme sola en mi casa ya que pensaba que podría ocurrirme algo malo. Algo como que una cosa extraña se me apareciese.
*Ahora lo que me da miedo es ver películas de miedo ya que pienso que me puede pasar lo de la película, ya que incluso algunas de estas películas están basadas en hechos reales, por lo que aún más pienso que puede ocurrirme.

Mercedes Expósito dijo...

María una chica de 15 años estaba sola en su casa, ya que sus padres habían salido a cenar y tardarían en volver. Estaba viendo la tele cuando la luz se fue de repente. Ella sintió pánico ya que le daba miedo estar a oscuras y mas estando sola. De repente la tele se encendió sola y a verse en blanco y negro, María, aterrorizada, no sabia que hacer. Fue corriendo a llamar a sus padres pero no había línea de teléfono. De repente en la tele apareció una parte de una película de miedo en la que una chica muerta la llamaba. María llorando de miedo y aterroriza se quedo en un rincón, cerró los ojos muy fuerte y todo acabó.

MARÍA SIGÜENZA TOLEDO dijo...

¡QUÉ MIEDO MÁS RARO!
Había una vez una niña llamada Claudia,que desde pequeña no se había separado de sus padres.
Claudia tenía 4 años cuando entró al colegio y empezó a hacer amigos,a un niño de su edad no le cuesta hacer amigos,pero a Claudia si,no le costaba,sino que le daba miedo.
Cuando creció seguía sin amigos, se dio cuenta de que estaba muy solo,pero le daba un miedo inmenso conocer gente nueva.
El cambio al instituto le afecto bastante puesto que era un recinto escolar con muchos chicos nuevos,pero Claudia conoció allí a su verdadero y único amigo,Víctor.
Víctor era un chico un poco marginado pero no le tenía miedo a nada,era muy valiente.Claudia era todo lo contrario a él,lo que se puede llamar la pareja perfecta.
Víctor conoció a Claudia justo cuando ella empezaba a marginarse en el instituto,pero al darse cuenta de esto le pregunto.

-¿Te da miedo la gente?-dijo Víctor.
-No-le contestó Claudia muy inquieta.
-No te pongas nerviosa,no te voy a hacer daño.-dijo Víctor mirándola fijamente a los ojos.
Claudia contestó más tranquila.-Perdona,es que soy muy tímida.-
-No eres tímida,tienes miedo a la sociedad.-dijo Víctor muy seguro.
-¿Qué?¡Yo no tengo miedo a nada!.-dijo Claudia enfadada.
-Perdona si te he ofendido pero si quieres te hecho una mano en lo que necesites.
-Agradezco tu ayuda,pero no me hace falta.Hasta otra.
-Hasta otra.

Claudia se dio cuenta de que cometía un fallo y decidió dejarse ayudar.Víctor le presentó a sus amigos y ella se supo desenvolver,a todos le caía bien y Claudia perdió el miedo a la sociedad,pero también descubrió y perdió el miedo a exponer sus ideas.



María Atienza Munuera dijo...

La familia Wiliams se traslada a pasar los meses de verano a una casa frente al mar. La casa había pertenecido a una rica familia, que durante muchos años no tuvo hijos. Un día la madre consiguió coincidir con un conocido personaje de la época que podía hacer realidad cualquier deseo pero con la advertencia de que “la historia nunca acabaría”. Gracias a ello, tuvieron un hijo, Rubén. Esta familia vivió feliz hasta que tras 9 años, Rubén murió ahogado en extrañas circunstancias.

El menor de los Wiliams, Lucas, durante la noche notaba la presencia de un extraño en su cuarto, pero al decírselo a sus padres estos lo asociaban al miedo por el nuevo lugar. Una noche, Lucas comenzó a oír unos sonidos extraños procedentes del sótano, y decidido, bajó a aquel lugar para afrontar su miedo. Examinando el lugar en la oscuridad, el pequeño observó como un charco se formaba en sus pies. Al girar, un niño empapado de agua le sonrió y le dijo: ahora te toca a tí.

Los Wiliams nunca volvieron a saber del pequeño Lucas. Aunque él, en las tinieblas, estaba a la espera de que otra familia se instalará en aquella casa.

Virginia Villar dijo...

De pequeña le tenía pánico a Michael Jackson ¿el por qué? No lo sé con exactitud pero supongo que sería además de por su aspecto poco común, por las noticias descabelladas que aparecían de él frecuentemente.Aunque he de añadir que en la actualidad lo adoro.

A día de hoy tengo miedo además de a la muerte que es algo a lo que todos tememos,a los murciélagos,sobre todo sus alas, me dan grima.¡Es ver un murciélago y correr como si me fue la vida en ello!

Paola Ravojc dijo...

De pequeña no existían o, al menos que yo recuerde muchas cosas a las que les tuviese miedo pero si que recuerdo que no me gustaba nada la oscuridad,de hecho siempre corría por el pasillo de mi casa cuando no había mucha luz porque pensaba que iba a haber alguien que me quería asustar. En la actualidad todavía me sigue dando un poco de miedo la oscuridad y procuro no entrar nunca a un sitio que esté oscuro o algo parecido.
Otra cosa que no me gustaba nada y a la que también le tenía miedo era a Papá Noel porque una navidad cuando yo tenía cinco o seis años, el día de nochebuena mi padre se disfrazó de este personaje para darnos los regalos y cuando vi que aquel hombre era mi padre me asusté mucho. A partir de ese día nunca más me volví a acercar a Papá Noel.
Conforme vas creciendo este tipo de miedos desaparecen pero aparecen otros como la posibilidad de perder a alguien importante para ti, padecer alguna enfermedad grave..

Paola Ravojc dijo...

Era un día lluvioso, de esos días en los que no apetece salir a la calle.
Valeria y Marta, amigas desde la infancia, a la salida del instituto quedaron para ir a pasar la tarde al centro comercial que había cerca de sus casas y así poder empezar a mirar algún detalle que poder regalarle a sus padres por navidad.
Cuando llegaron al centro comercial todo estaba plagado de motivos navideños y cerca de una tienda a la que solían ir muy a menudo había un hombre vestido de Papá Noel. Las dos amigas se acercaron para pedirle algún que otro caramelo pero cuando estaban a punto de llegar hasta el lugar donde se encontraba aquel hombre, éste salió corriendo. Ambas no entendieron su actuación y decidieron perseguirlo para ver al lugar al que se dirigía sin saber que lo que aquel hombre hacía era una maniobra para llamar su atención y dirigirlas hacia un lugar en el que no hubiese gente y tampoco mucha luz y poder aprovecharse de ellas.
Finalmente cuando las dos amigas llegaron al lugar al que el supuesto Papá Noel las había dirigido, se dieron cuenta de que ellas no habían sido las únicas en caer en la trampa pero cuando intentaron escapar ya era demasiado tarde.

Virginia Villar dijo...

Un día poco común de aguas torrenciales del verano de 1995Alicia una muchacha de 17 años recien cumplidos,estaba sola en casa como habitualmente tumbada en la cama leyendo, ya que el día no acompañaba para salir.Cuando estaba en lo más interesante de su lectura escuchó un fuerte estruendo contra el cristal de su dormitorio.Era un pequeño murciélago de grandes ojos verdes que poseía un ala herida y estaba muy aturdido.La chica que era amante de los animales decidió recogerlo para cuidarlo y luego dejarlo en libertad.Sin duda esa sería la peor decisión que tomaría en su vida o mejor dicho la última ya que cuando su madre volvío del trabajo encontraría a su hija totalmente desangrada con una señal en el cuello en forma de mordedura.Claro está que ese murciélago no era el típico mamífero volador que todos conocemos,sino un ser oscuro y perverso que ascendió del inframundo con ansias de sangre y muerte.

Carlos Piña Merino dijo...

A mi de pequeño me daba miedo los ruidos por las noches mientras dormía porque pensaba que alguien entraba en casa a robar, por eso de pequeño me levantaba a encender la luz de mi cuarto.


Una noche mientras un niño dormía solo en su casa escucho un ruido en el salón de casa,el niño se levantó el a ver lo q pasaba porque no estaban sus padres y en medio de la noche un hombre lo cojió y lo ató con cuerdas después de robar el ladrón se fue después de pegarle una paliza y violarlo se fue y el niño tuvo un trauma para toda su vida y le tenia miedo a los ruidos por la noche

Miguel García Bárcenas dijo...

De pequeño yo tenia miedo a una profesora de mi antigua escuela , ya que ella siempre me gritaba , y hasta soñaba con ella , pero ahora ese miedo lo he superado, también tenía miedo a los fantasmas, a que se me aparecieran mientras dormía, este no lo he superado del todo , porque cuando veo peliculas de miedo pienso que es verdad.Ahora también temo a que un ladrón se cuele en mi casa mientras yo estoy en ella.

Sergio Ballesta Cuevas dijo...

A mi de pequeño con 8 años pensaba que había enanitos moviéndose por mi habitación y me iba a veces a dormir a la habitación con mis padres y ellos me decían que no había nada y me iba a dormir otra vez a mi habitación y así hasta varias semanas y se me pasó y dormía tranquilo.

Lorena, Expósito ayuso dijo...

De pequeña me daba miedo los relámpagos, ya que siempre que oía uno me metía debajo de la cama porque pensaba que me iba a dar...ahora ya mas mayor tengo mas conciencia y se que no me va a pasar nada por eso lo he superado sola.

Julia Sáez Gómez dijo...

De pequeña,tenía miedo a las cucarachas.Era como una cosa superior a mí,como si de mí se pudiera apoderar.Yo pensé que con el tiempo,este maldito miedo,se me iría quitando,pero todo lo contrario cuanto más grande fui siendo,al entender más,mucho más miedo tengo.

Álvaro Martínez Ruiz dijo...

De pequeño me daba miedo la oscuridad,ya que pensaba que había alguien en el salón,cocina,cuarto de baño...

Ana Isabel Carmona González dijo...

De pequeña siempre me han dado miedo las muñecas de porcelana ,cuando me encontraba sola en mi habitación sentía la necesidad de salir corriendo hacía mi madre porque pensaba que me harían daño,aunque eran bonitas ...no las podía ni ver.
Actualmente creo que lo único que me da miedo de verdad es la soledad ,el echo de no tener a nadie con quién hablar o con quien estar ...eso es lo que mas temo.

Jose Manuel Jurado Cuevas dijo...

Yo de pequeño tenía miedo a la oscuridad,cuando me iba a dormir,mis padres me cerraban la puerta y como tenía miedo a la oscuridad pues lloraba y me tenía que ir a su habitación a dormir.Cuando me dormía ellos me llevaban a mi habitación otra vez,me volvía a despertar y otra vez me iba a su habitación y asín sucesivamente.Hasta que ya me iba acostumbrando y ya empezé atener menos miedo a la oscuridad

Paco Ballesta Martinez dijo...

De pequeño me daba miedo los fantasmas,por que cuando estaba durmiendo siempre soñaba con ellos y eran horrorosos,también me daba miedo que entrara algún ladrón en mi casa y que me hiciera algo o me raptaran.

Ana Pérez Martínez dijo...

De pequeña me daba miedo la oscuridad, porque pensaba que podía salir alguien o algo.Con el paso del tiempo,ese miedo se me fue yendo,o eso pensaba,pero lo que yo creo es que no podría estar en un lugar o sitio con oscuridad.

Anónimo dijo...

yo de pequeño me daba miedo dormir con la puerta cerrada ya que me daba miedo dormir con completa oscuridad,me daba miedo mirar a lo largo del pasillo porque pensaba que había alguna persona.

Luis Carlos camacho romero dijo...

yo de pequeño me daba miedo dormir con la puerta cerrada ya que me daba miedo dormir con completa oscuridad,me daba miedo mirar a lo largo del pasillo porque pensaba que había alguna persona.

Álvaro Martínez Ruiz dijo...

Juan de Dios era un niño que le daba miedo la oscuridad.Una vez oyó un ruido en la cocina.Juan de Dios era muy valiente y se levanto a ver que pasa.Al ser muy valiente lo cogieron y lo secuestraron sin dejar rastro ninguno.

Don Salvador Membrives dijo...

Cuando yo era pequeño me daba miedo pasar por mi pasillo, un día mi padre me dijo que no pasaba nada y me dijo que pasara despacio, le eche valor y un día pase solo por el pasillo y viendo que no me paso nada ya no pasaba corriendo.

Alvaro Pérez Gómez dijo...

A mí de pequeño me daba miedo los marcianos porque un día se me antojo ver uno o soñarlo y tuve pesadillas, esto al pasa del tiempo se me paso y ya no me acuerdo ni de como sucedió ni nada por el estilo.

Irene Ruiz García dijo...

Familia Evans, Inglaterra. Una feliz familia vivía en una casa alejada de la ciudad. Eva, la madre, Jake, el padre, y Pattie, su hija adoptiva, de 16 años. Todos creían que Pattie era una chica feliz, feliz en el colegio, feliz con sus amigos, simplemente feliz. Pero lo que nadie sabía, era un oscuro secreto que ella guardaba en su interior. Por las noches, pasaba miedo, mucho miedo, pánico, odiaba la noche, pero también odiaba el día. Cada noche, de cada día, de cada semana, de cada mes de cada año pasaba esto, Pattie temía que alguien le estuviese espiando, temía con todo su ser caminar sola por los pasillos de aquella gran casa, cuando quería dormir, no podía abrir los ojos si no conciliaba el sueño, veía sombras, "¿sombras de qué?,¿habrá alguien que me persiga?,¿alguien que cree que le debo algo", se preguntaba cada noche. Nadie sabía esto, nadie sabía que cada vez que veía películas de miedo, dormía aterrada por si alguien apareciera por la puerta, un día, decidió superar su miedo, ¿qué tenía que perder?, si no conseguía superarlo, iba a seguir con esos miedos, si lo superaba, viviría feliz con sus padres, estaría feliz por siempre. Una noche, ella estaba sola en casa, una casa que daba verdadero miedo, pasillos largos y estrechos, apagados y fríos se adueñaban de su casa. Y de repente, cuando iba caminando, aterrada, temblando, vio algo, vio una sombra, ¿quien sería? Puso una mano en la pared, intentando no caer, sus piernas temblaban consideradamente. Y de repente, esa sombra, cobró luz. "No podía ser, ¿qué hace aquí?",se preguntaba. Si, era su abuela, la cual había muerto unos meses antes, ella no quería asustarla, su abuela, solo quería darle las gracias, las gracias por todo, las gracias por hacerla feliz sus últimos meses de vida, por conseguir que todo fuera un poco mejor. Lagrimas caían del rostro de la anciana, lagrimas caían del rostro de la niña, esta, lo único que deseaba era poder abrazar a su abuela, poder decirle que todo estaría bien, que gracias a ella, sus problemas desaparecían con solo una caricia. Y lo hizo, su abuela, escuchó esto, emocionada, sonriendo, pero solo era una sombra, un fantasma que parecía realidad, no era alguien físico. Su abuela, con su último aliento, sonrió y desapareció, dejando una tenue luz y una gran sonrisa en el rostro de la chica. Nunca más, volvió a pasar miedo, sabía que su abuela, estuviera donde estuviera, estaría con ella, no la dejaría caer.

Paco Ballesta Martinez dijo...

Manolo era un chico de 5 años que le tenia miedo a los fantasmas.Todas las noches soñaba con ellos y estaba constantemente llamando a sus padres,pero un día el niño se le antojo ver a un fantasma y le dio mucho miedo y se tuvo que ir adormir con sus padres.Entonces un día su madre se fue adormir con el para que se diera cuenta de que no había nada en su cuarto.

Lorena, Expósito ayuso dijo...

una noche de 1996 una chica de 15 años llamada Ana, se quedó sola en su casa cuidando de su hermano más pequeño que tenía 5 años, esa noche había tormenta pero los padre tenían que ir a una cena de negocios. A las 1:00 de la madrugada Ana acostó a su hermano y ella intentaba dormir pero no podía estaba concentrada en oír los relámpagos.. se dio cuenta de que le temía y no podía segur así. entonces llamó a sus padres y les dijo que por favor fueran rápidamente que tenía la necesidad de estar con ellos.. al final los padres llegaron y se la encontraron debajo de la cama esperándolos aterrada, por el simple hecho de oír unos ruidos..

Julia Sáez Gómez dijo...

Una niña de 5 años le tenía fobia a las cucarachas.Todo empezó en un bonito día en el que la niña disfrutaba de la playa con sus padres.Por la tarde noche ya,después de pasar un lindo día en la playa,deciden volver a casa.Al llegar a casa,suben en el ascensor,ellos montados en el ascensor intentan subir hasta su planta,mientras que un corte de luz se lo impide.El padre agobiado de estar a oscuras saca su móvil y pone la linterna.Al alumbrar hacia el techo,de repente observan como una pequeña mancha que se movía.La chica aterrorizada se pone a llorar y si tenía miedo,ahora con esto le hizo aumentar más su miedo para siempre.

Don Salvador Membrives dijo...

Mario, de mote Liberchi,era un niño que tenia 12 años y un día quedo con sus amigos.Ellos decían que habían visto una casa sola en mitad del campo,Liberchi se las daba de valiente y entro el primero en la casa, pero el no se esperaba que sus amigos le iban a cerrar la puerta y lo iban a dejar solo. Había una salida pero tenia que pasar por un pasillo muy oscuro, al otro lado sus amigos le dijeron que viniese pero no quería pasar porque le daba miedo,le echo valor y paso y desde entonces no le volvió a dar miedo nada.

Cristina Muñoz García dijo...

A mí de pequeña me daba mucho miedo dormir sola en mi cuarto. Pensaba en que podría entrar alguien en mi casa por la noche y me podría hacer algo.También me daba miedo la oscuridad,oía ruidos y yo, desesperada, miraba hacía todos los lados pensando qué podrían ser esos ruidos tan extraños.

Jose luis Gutierrez Sola dijo...

A mi de pequeño me daba miedo la electricidad, pero no las tormentas sino el tema de los enchufes,¡no podía ni verlos!Al final con el paso del tiempo he superado ese miedo.

Historia:

- Esto era un chico de 17 años que le daban miedo las agujas.
Ese fobia fue creada cuando tenia unos 10 años cuando se cayo de la bici.
El chaval no a superado esa fobia todavía.

Manuel Garzón dijo...

De pequeño me daban miedo los perros, porque pensaba que se me iban a tirar a la cara y me iban a hacer mucho daño así, que cuando por la calle veía un perro, fuera del tamaño que fuera salía corriendo y me asustaba mucho y me escondía donde podía.Por eso tuve miedo a los perros.

Nicoleta Brinza dijo...

En mi infancia me daba mucho temor quedarme sola en casa.De hecho siempre evitaba quedarme sola. Me causaba pavor aquel oscuro pasillo de mí antigua casa, donde siempre que le miraba me imaginaba que unos oscuros ojos negros llenos de rabia que me observaban.Mis padres nunca me comprendían, siempre se reían de mí diciéndome que era fruto de mi imaginación, pero yo sabía que esos ojos escondían algo, sabía que esa mirada no solo existía en mi imaginación. Un día decidí hablarle, con voz temblorosa le dije:
-Hola, sé que existes, sé que no eres fruto de imaginación, sé que me observas por alguna razón, ¿quién eres?
Nunca obtuve ninguna respuesta, aunque siempre buscaba quedarme solo en casa para poder contarle mis aventuras del día a día. Ya me había acostumbrado a su presencia. Mis padres preocupados por mí decidieron cambiar de casa, según ellos eran lo mejor para mi. Tenía la impresión de que pensaban que estaba loco. Yo tenía claro que no era una locura. Y así fue, nos cambiamos de casa. Era una casa muy grande, tenía un amplio jardín. Ya nunca más volví a saber nada de él, ya no notaba su presencia.

jorge martinez dijo...

De pequeño tuve miedo de las ardillas
porque pensaba que me iban a atacar y cuando veía una me asustaba y me escondía
donde podía para no ver alguna. Por eso cuando veo a una salgo corriendo para que
no me haga daño.

José Domingo Luque Lara dijo...

Un día un niño de una ciudad no muy grande del norte creo recordar este niño le habían dicho en la escuela que al día siguiente iba a ver un espectáculo de marionetas este fue muy asustado a su casa, no quería que llegara ese día nunca, ya que este había visto en la televisión un programa de marionetas y se percato de que hablaban solas y esto le causaba terror ya que los muñecos no suelen hablar. Llegó el día clave iba muy asustado a clase casi no se podía mover por que le temblaban las piernas, el espectáculo comenzó y este vio de nuevo esos muñecos espantosos hablando y empezó a llorar tanto que parecía un mar de lágrimas y llego su madre que participaba en la actuación y les explico a todos como hablaban los muñecos y desde ese día perdió su miedo

Jesús Armenteros Moreno dijo...

En un tiempo había un niño al que le daba miedo quedarse solo en casa, ya fuera de día o de noche nunca se quedaba solo, siempre con su hermano. Pero un día escuchó por error una conversación de sus padres en la que ellos decían que había que echar al hermano mayor. Entonces el hermano pequeño empezó a soñar que al no estar su hermano mayor aparecerían sombras que se lo llevarían muy lejos cuando se quedara solo.Entonces los padres del niño decidieron llevarlo a un especialista para que le curase los miedos que le niño tenía, pero no hubo resultado. Pero un día el niño se dio cuenta de que aunque su hermano no estuviera con el para protegerlo no debería tener miedo porque sabía que su hermano siempre estaría con el pasara lo que pasara y al fin puedo quedarse solito en casa y demostrar que aunque faltara su hermano el tendría fuerza para superar su miedo porque siempre estaría con el hermano mayor en su corazón.

Manuel Garzón dijo...

Historia:

Esto era un chico que de pequeño se cayó cuesta abajo al caer vio un perro y desde entonces tiene miedo a los perros y no a las bicicletas, habiéndose caído con una de ellas.

Francisco Beltrán Rubira dijo...

A mi de pequeño me daba miedo los truenos y los relámpagos por que parecía grandes explosiones de bombas,hoy en día en la actualidad ya no me dan miedo ni los relámpagos ni los truenos

Tomás López Araque dijo...

Yo de pequeño tenia miedo a la oscuridad por que creia que me iban a secuestrar. Cuando era pequeño que llovia y un niño tenia miedo por que estaba oscuro y lo afronto encendiendo la luz

Anónimo dijo...

De pequeño no me daba miedo nada

Sonia Toribio dijo...

De pequeña me daba miedo la oscuridad, y pensaba que algún familiar del pasado iba a aparecer y hacerme algo o decirme algún mensaje.Mis padres en verano,me dicen que deje la puerta abierta ,que es tontería estando allí ellos tener la puerta cerrada,y siempre ponía una luz pequeña para que iluminara mi cuarto.Y desde entonces todos los días ,sea verano o invierno mi puerta permanece cerrada ,desde que me acuesto hasta que me levanto.


María la niña de 15 años ,tenia miedo a estar a oscuras porque una vez estando en su casa sola vio algo moverse y desde entonces esta niña teme a quedarse sola,cuando sus padres se van ella o se va con ellos o se queda con su vecino Juan,y para que no tuviera miedo ella se quedó sola un día en su casa y no le paso nada desde el día aquel que se movió la silla.Desde entonces pensaba que lo hacia era una tontería y desde aquel día que se quedo sola en su casa y vio que no le paso nada ya no temía a que se quedara sola.

Alba Muñoz Navarro dijo...

Había una vez una niña pequeña a la que no le daba miedo nada.Un día fue al campo y allí jugando con sus amigos encontró una serpiente muy grande que se les lanzó para picarles. Desde ese día la niña odia a las serpientes y aun sigue temiendo a las serpientes.

Nicoleta Brinza dijo...

De pequeña siempre me arropaba mucho, tanto que ninguna parte de mi cuerpo tenía que quedar al descubierto. Tanto era así que nunca mi pierna podría estar asomada al borde de la cama.Según yo un hombre diabólico me podía coger el pie. Todas las noches me pasaba lo mismo, hasta llegué a dormir con mis padres. Como siempre yo me ponía en medio, solo porque si ese ser llegaba a aparecer mis padres me podían proteger ante él. Y así pasaron los años, con el tiempo ese temor iba desapareciendo. Hasta el día de hoy que si mí pie no se asoma por el borde de la cama no me puedo dormir.

Juan Manuel ArteroNieves dijo...

Una noche de madrugada había un niño durmiendo en su calentita cama.Era un invierno frío y lluvioso aquella noche cayó un rayo a una vieja torre que permanecía cerca de su casa.El niño del enorme golpetazo se sobresaltó y al ver esa luz que alumbraba toda su habitación se asustó muchísimo y se fue a dormir con sus padres.Empezó a llover sin cesar y también sonaron algunos truenos y se vieron algunos relámpagos.Entonces fue cuando aquel niño le tomó pánico a las tormentas.Pero él creció y superó su miedo

Manuel Jesús Relaño España dijo...

De pequeño, me daban miedo los muñecos diabólicos porque me contaron una historia sobre ellos cuando estaba a oscuras en una habitación.
Había una vez un chico llamado Lucas que deseaba con todas sus ansias comprarse un muñeco famoso que anunciaban en la televisión, cuando ya lo tenía le pasó lo que a todo niño le pasa, jugó un poco tiempo y lo dejó abandonado en un baúl. Al cabo de los años, una noche, el muñeco cobró vida y salió del baúl y comenzó a subir las escaleras.El niño, que estaba escuchando los pasos salió de su habitación y al verlo se encerró corriendo y llamó a sus padres. El muñeco empezó a decir:-Lucas tus padres están muertos, voy a por ti. El niño se empezó a asustar y el muñeco entró en la habitación diciendo:-Lucas, ¡YA ESTOY AQUÍ!

Juan Manuel Artero Nieves dijo...

A mi de pequeño me daban miedo las tormentas cuando había tormenta no salía de mi casa pero eso ya lo he superado

Manuel Jesús Relaño España dijo...

Ahora, me dan pánico los espíritus por ciertas películas que no debería de haber visto.
Había un viejo parque de atracciones donde en él se encontraba la temida Casa de los Espíritus. Tom era un niño que le tenía mucho miedo a esa casa ya que se oían rumores sobre niños desaparecidos en ella. Harry, el amigo de Tom se empeñó en llevarle a esa casa para ver los misterios que se escondían en ella. Tom no quería pero obligado, tuvo que ir. Una vez dentro de la casa, no se paraban de escuchar crujidos y voces y Tom no quería seguir allí tenía miedo. Harry decide meterse dentro del sótano interno pero Tom no aguanta más y se va. En las escaleras del sótano Harry ve la silueta de un niño que se acerca a él, pero cuando ya está cerca ve que no era un niño sino el espíritu de él que lo coge y lo arrastra. Cuando Tom estaba ya en la puerta de salida oye el grito de Harry y decide volver para ver que le había pasado pero cuando vuelve, se encuentra a su amigo muerto y con un cartel de sangre que ponía FUERA. Tom descompuesto empieza a correr hacia la salida pero el espíritu del niño va a por él y lo empuja contra la pared matándolo en el acto. Con lo cual el motivo de las desapariciones sólo lo iban a saber los desaparecidos.

José Domingo Luque Lara dijo...

Yo de pequeño le tenía miedo a los payasos por que vi una serie de walter the texas y salió un payaso muy féo pero ya no le tengo miedo

Ana Pérez Martínez dijo...

Un niño le tenía miedo a la oscuridad.Un dia se quedó solo en su casa y el tenía la constumbre de cada vez que se quedaba solo encendia todas las luces de su casa para que asi se le fuera algo el miedo hasta que ya vinieran sus padres.Pero un dia de los que estaba solo y fue a encender todas las luces se dio cuenta de que se había ido la luz.El niño empezó a temblar,no sabía qué hacer,pero el mismo recapacitó y se dio cuenta de que tenía que afrontar sus propios miedos,y se enfrentó a ellos.Empezó a andar por su casa aunque hubiera oscuridad y ya así al niño se le fue su miedo.

Ana Martinez dijo...

Cuando era pequeña mi miedo era salir a la calle y encontrarme con un vecino de apodo "pulga", al cual le tenia miedo porque iba con unas vestimentas un poco raras.Solía ir ebrio,fumado y por sus vicios empezaba a buscar problemas y peleas con la gente del pueblo, pero sobre todo con sus vecinos.Hubo un momento en el que era demasiado agresivo y hubo que llamar a la Guardia Civil.

Ana Cristina Verdejo Martínez dijo...

Cuentan los ancianos , que un día de invierno, estaba el enterrador del pueblo en el cementerio cuidando sus plantas, como hacía normalmente. Estaba recogiendo las flores secas de una mujer que falleció unas semanas atrás, cuando sintió ruidos provenientes del interior del nicho. El hombre salió corriendo horrorizado. Fue en busca de los familiares más cercanos. Le contó lo sucedido, y lo trataban de loco. A los dos días, su hija fue a ponerle flores a su madre, cuando le ocurrió lo mismo que a Juan, el enterrador. Salió en busca de éste y le dijo que a ella también le había pasado lo mismo que a él. Lo comentaron de nuevo a los familiares, y fueron en busca del alcalde para que les diese el permiso de abrir la caja a ver que ocurría. Abrieron el nicho, y la caja, y allí estaba su madre, con la cara toda arañada,la piel desgarrada, las uñas clavadas en el techo y paredes del ataúd, el pelo arrancado y esparcido por todas partes y los ojos ensangrentados.

Germán Mena dijo...

De pequeño me daba miedo la inmensidad del mar.

JOSE MANUEL ALONSO GONZALEZ dijo...

De pequeño tenía miedo a irme a pasar el fin de semana a mi campo. Mi miedo era que por las noches mis primos contaban historias de miedo y luego me imaginaba lo que pasaba.

Sonia Pérez Anta dijo...

Cuando era pequeña, yo tenía miedo a dormir sola porque pensaba que siempre había algo debajo de la cama o dentro de mi armario y que cuando yo me acostara y mis padres me apagarán la luz me iba a salir en cualquier momento para llevarme con él.
Me acostaba y me tapaba hasta arriba aún teniendo calor me aguantaba
Por eso no podía ver el armario entreabierto y hacía cualquier cosa porque me dejasen la luz encendida hasta que no me quedase dormida y algunas veces se acostaba mi madre o mi padre conmigo.

Manuela Martínez Cárdenas dijo...

De pequeña me daban miedo los crucifijos y no podía quedarme en casa de mi abuela porque en cada habitación tenía uno hasta que un día mi madre me explico que no pasaba nada, en cambio, eran cosas buenas.

Jose Manuel Toribio Bárcenas dijo...

Yo de pequeño solía tenerle miedo a mi pasillo ya que por la noche era tan largo y oscuro que me daba miedo atravesarlo para ir al baño; así que todas las noches que necesitaba ir tenia que encender la luz para llegar hasta el. También siempre tenia que estar tapado hasta arriba ya que me daba una sensación de protección durante la noche, debido a que oía muchos ruidos extraños y no podía conciliar el sueño por eso muchas veces tenia que dormir con mi madre o dejar la luz de la lamparilla encendida.

Relato
Todo comenzó un día en el pueblo de abuela Juani. Mi familia y yo llegamos al pueblo un viernes por la noche, yo ilusionado fui a la plaza a ver a mis amigos ya que no los veía desde verano, donde ocurrió algo aterrador.
Nosotros fuimos de fiesta y tras varias horas cuando regresamos a casa vimos en la plaza a alguien sentado en banco al lado de la estatua de el fundador del pueblo. Parecía ser un señor de mediana edad con una gabardina verde oscuro. Nosotros preocupados le preguntamos que si le ocurria algo, el se levanto y dijo: vengo a por vosotros. Nosotros asustados corrimos hacia una cabaña que alquilamos para ese fin de semana. El hombre de la gabardina verde estuvo varias horas esperando en la puerta. Cuando se fue un amigo mio salio para ver que había ocurrido y este desapareció en lo oscuro. Desde ese día a la hora de dormir suelo no tener nada de color verde a la vista ya que me acuerdo de lo que ocurrió esa mala noche donde unos de mis amigos del pueblo desapareció.

Sonia Gómez López dijo...

De pequeña me daban miedo la oscuridad, los zorros y unos muñecos de plastilina que tenía mi hermano debajo de la cama en una caja de zapatos porque él me decía que por la noche se peleaban y al día siguiente descubría que algunos estaban heridos, pero en realidad era él quien los destrozaba.

Susana Muñoz dijo...

Cuando yo era pequeña tenia un miedo enorme siempre que tenía que pasar por el pasillo para ir hacia mi cuarto porque me imaginaba al estar tan oscuro que al final me esperaba alguien sentado e intentaba pasar con mi madre y si no no iba hasta que no vinieses conmigo.

Claudia San Eufrasio Conde dijo...

Cuando yo era pequeña solía tenerle miedo a quedarme sola en casa.A la hora de dormir yo siempre dormía tapada hasta arriba y con la puerta y los armarios cerrados, ya que pensaba que alguien podía estar dentro de el.
Siempre cogía un oso de peluche para dormir. Yo siempre miraba debajo de la cama porque pensaba que podía haber alguien debajo de la mesa.De pequeña me daba miedo las muñecas de porcelana y las muñecas que hablaban.
También me daba miedo los ruidos cuando estaba sola en casa.

JOSE MANUEL ALONSO GONZALEZ dijo...

Una noche de verano , Juan fue a pasar unos días en su campo con sus primos. Por la noche se encerraron todos en el cuarto de Juan. Era una noche de lluvia y vientos por eso se escuchaban unos ruidos tenebrosos, que asustaban al mas valiente de los primos.
Empezaron a contar la historia de un hombre que mato a toda su familia y luego se suicido. Otro primo contó que un amigo suyo se perdió en el bosque en una noche de lluvia como esta, y muchas noches cuando estaba solo su amigo le hablaba y le decía que vengase su muerte.
Una prima contó la historia de una mujer como mató a su novio y al amante de el por haberle sido infiel con ella.
Juan tenía tanto miedo de que se le apareciese algún personaje de estos que se paso toda la noche metido en su cama sin salir, hasta que tuvo ganas de ir al servicio. En medio del pasillo antes del cuarto de baño se encontró unas fotos de una familia, este se asusto porque se dio cuenta que el hombre tenía mucha similitud con su padre , pero no conocía a las demás personas .
Al volver del cuarto de baño se encontró una carta donde una chica le expresaba la rabia que sentía hacia su novio por engañarle.
Al día siguiente se encontró que un chico le perseguía en el bosque del al lado de su campo .
Finalmente se dio cuenta que esto suceso estaban relacionados ya que todas esas historias se la inventaron sus primos e hicieron esas cosas para que su primo se asustase . Al final le contaron la historia a Juan y acabaron riendo todos los primos

Manuela Martínez Cárdenas dijo...

Caminando por la arena.

Era día soleado a las afueras de un pueblo costero y había una casita pequeña toda pintada de blanco.En ella vivía un niño rubio de ojos azules el cual no tenía amigos puesto que todos vivían en la ciudad.
Un día estaba caminando por la fina arena de la playa y sintió que alguien le perseguía. Miró para atrás y se dio cuenta de que había una huellas justo al lado de las suyas. No le dio importancia y siguió paseando.De repente vio como algo brillaba entre la arena, era crucifijo, lo cogió y volvió a casa.
Una vez allí, recordó que su abuelita la cual había muerto cuando él tenía siete años siempre llevaba un crucifijo colgado del cuello.
Investigó y vio que era justo el mismo que su abuela tenía y preguntó a sus padres qué había sido de ese objeto pero ellos le dijeron que su abuela se lo había llevado al cielo.
Pasados los años apareció una inscripción en el crucifijo la cual decía:Acuérdate siempre de mí.

Alina Stanciu dijo...

Cuando era más pequeña le tenía miedo a la oscuridad por ejemplo cuando salia al patio de noche tenía la sensacion de que alguien estaba ahi escondido. También tenia miedo cuando había truenos me metía debajo de la manta y me tapaba los oídos.

Alina Stanciu dijo...

Rebeca tenía dos abuelos a los que adoraba . La abuela tenía mucha confianza en Rebeca, tanta que terminó confesándole algo que le ocurría: soñaba con su marido muerto.
Pasaron los días y los meses, y una noche fue Rebeca la que tuvo un sueño extraño. Era pequeña y entraba a un ascensor con su abuela. Iban cogidas de la mano y el elevador ascendía pisos y pisos. No sabía cuántos pisos habían ascendido cuando, de pronto, el ascensor se paró y se abrieron las puertas.
La abuela soltó la mano de Rebeca y salió. Ella trató de avanzar pero su abuela le dijo: "No, tú no vienes conmigo" y  la abuela le sonrió en su sueño .
Cuando Rebeca se despertó por la mañana su abuela había fallecido la misma noche. En el sueño se había despedido de ella.

Eloísa Correas dijo...

Clara era una chica despierta y divertida, hasta que un fatídico día ocurrió algo que marcaría su vida para siempre. Era una noche oscura cuando volvía a casa después de un cansado día de clase y estudio. Su habitual compañera hoy no estaba, estaba en casa enferma. Clara iba lo más rápido posible cuando de repente un animal, una bestia, la asaltó y la dejó herida y tumbada en el suelo. El final de la historia se bifurca, unos cuentan que la encontraron y logró recuperarse, otros sin embargo, evitan pasar por dicha calle, creen que el espíritu de Clara está allí, buscando venganza.

Eloísa Correas dijo...

Cuando era niña me daba miedo la oscuridad y los "monstruos", así como que alguien se escondiera en la oscuridad de la noche o aguardara que yo me durmiera debajo de mi cama.
Hoy en día mis miedos son diferentes, son "miedos de adulto", aunque yo esté en proceso de serlo. Me da miedo la decepción, el fracaso, la tristeza y, sobre todo, la muerte.

Elena Serrano Pérez dijo...

Lucía, estaba en su cuarto, y se despertó durante la madrugada. Miró de reojo el reloj que
estaba sobre la mesita de noche. Le dieron ganas de ir al baño por lo que encendió la luz y fue a
levantarse, al apoyar los pies en el suelo, sintió que pisó algo que, acto seguido, se movió con mucha rapidez. Gritó de tal forma que dejaba ver su miedo, miró hacia el suelo, y entonces fue cuando vio que una mano arrugada y grande terminaba de meterse bajo la cama.
Esa noche cambió su vida para siempre.

Anónimo dijo...

Relato
Lo contaré tal cual me sucedió:
Un día de esos que llegas a casa totalmente cansada, con ganas de tirarte a la cama y dormir profundamente hasta el día siguiente.
Pues llegué, hice lo habitual que hacía todas las noches y me acosté.
En mitad de la madrugada me desperté con un calor insoportable y sobre saltada. Al abrir los ojos, justo delante del armario había una sombra blanca que jamás había visto allí. Al principio no tuve miedo, solo quise levantarme y hablar pero esa persona, sombra, aparición… no sé cómo decirle, el caso es que no me dejaba hacerlo. Ahora si tenía miedo, la sensación era de no tener voz, de mover los labios pronunciando palabras pero nunca llegar a decirlas. No le tenía miedo, solo curiosidad por saber qué quería de mí, porqué conmigo y qué hacía ahí observándome dormir.
Estuve toda la noche despierta. Por la mañana pregunté a mi madre y me dijo que según especialistas, hay espíritus que no pasan al otro mundo porque aquí en la vida han dejad algo pendiente con alguien.
Varios días después encontré una carta en el lugar en que jugábamos a menudo ella y yo, en la que ponía: “No tengas miedo, yo siempre estaré con vosotros”.

Mati Ramirez dijo...

Mi mayor y único miedo de pequeña era estar sola en la oscuridad, no porque me imaginara que había monstruos , simplemente porque pensaba que allí había alguien que me quería hacer daño. Pero con el tiempo comprendí que también te pueden hacer daño en al luz, y que aveces la oscuridad es buena para esconderte de alguien o algo...

Laura Lizana García dijo...

A mí de pequeña me daba miedo la oscuridad.Tenía que dormir con la puerta cerrada,tapada hasta la cabeza,abrazada a un peluche y con la luz de una lámpara encendida.Mis padres me decían muchas veces que no me diera mmiedo que no me pasaría nada,pero yo más miedo le tenía y no podía dormir.Con el paso del tiempo me di cuenta que no tenía nada que temer,que estaba en mi casa con mis padres y que nada me podía ocurrir.

francisco jose dijo...

A mi de pequeño me daba miedo mirar debajo de la cama y pensaba que había monstruos.

Laura Rodrigo Rodríguez dijo...

Mi mayores miedos de pequeña eran la oscuridad, las arañas y las tormentas.

Lo gracioso de todo esto es que si yo estaba en mi habitación y quería ir al cuarto de baño que estaba al lado, como tenía la luz apagada y no llegaba a la llave de la luz, me cruzaba toda la casa a oscuras para ir a por un cepillo y con el rabo del cepillo le daba golpes a la llave de la luz hasta que la encendía, luego volvía otra vez todo oscuro y dejaba el cepillo en su sitio.
Cada vez que había una tormenta, iba corriendo a brazos de mi mamá para que me calmara, porque me ponía a temblar, y me daba muchísimo miedo, era mi mayor miedo.
Y a las arañas ni las podía ver ni puedo, por muy pequeña que sea, yo siempre salgo corriendo.

Irene Ruiz Montero dijo...

Desde siempre me ha dado miedo la oscuridad. Al fin y al cabo; a quien la oscuridad no le asusta, no tiene imaginación.

Cuando la noche llega todo el mundo apaga las luces y la oscuridad derrama su manto por toda la ciudad. Mientras que a algunos les asusta, a otros les encanta. Y es que mi trabajo es para todos los gustos. Yo me encargo de encender la noche y de velar el sueño de quién duerme. Cuando mi jornada termina me marcho, tan silenciosa como he llegado y me despido con una suave caricia de toda la gente que volveré a ver mañana.

Laura Lizana García dijo...

Es muy normal que un niño sienta miedo cuando se le acerca un animal extraño...
Esto le sucede a Andrés,un niño pequeño de 4 años que tenía terror a los animales que se iba encontrando.Su madre se desesperaba por la situación,ya que no podía llevar a su hijo a jugar al parque con el resto de los niños,ni a casa de los primos del pequeño,porque todos tenian algún animal de compañia.Andrés estaba perdiendose cosas muy bonitas de su infancia por su fobia,por ello su madre pensó que podía haber alguna forma de quitarle poco a poco el miedo al pequeño de los animales.
No pasó mucho tiempo y la madre de Andrés jugaba con su hijo a dibujar animales,a ver documentales de animales e incluso le compró una enorme maleta llena de toda clase de animales de juguete:perros,gatos,caballos,gallinas...Y así una larga lista que ayudó bastante a Andrés.
La recuperación no fue rápida pero poco a poco el niño fue tomandole cariño a los animales,a veces incluso prefería ver algún documental de elefantes y leones antes de ver dibujos animados.Incluso en el parque,ya no lloraba a ver perros de otros niños,si no que los tocaba y jugaba con ellos.Curiosamente su problema con los animales pasó a ser una gran afición.
Actualmente tiene 20 años,su hobby es montar a caballo y estudia para ser un gran veterinario.

Carolina Merino López dijo...

De pequeña me daba lo que me daba miedo era que me dejaran sola en casa o verme en soledad lejos de mis padres. Uno de estos momentos fue cuando de pequeña alrededor de 6 años me perdí por la playa no paraba de llorar y buscar como una loca a mis padres y demás familia. Hasta que por suerte los encontré pensé que era lo peor que me podría pasar en la vida en ese momento aprendí que no hay mayor miedo que encontrarte en soledad

Cristina Muñoz García dijo...

Hace mucho tiempo, un niño que vivía en mi pueblo, que tenía 5 años, tenía varios miedos.
Uno de esos miedos, era salir a la calle a jugar al escondite, con los niños más grandes de su edad, por que le daba miedo esconderse solo en la oscuridad. Oía ruidos extraños, como si hubiera alguien escondido espiándole, era un hombre, de mi pueblo, de mayor edad.Le daba miedo porque tenía el pelo muy largo,con mucha barba,muy moreno de piel y de cabello y los ojos azules.
El niño se imaginaba que era ese hombre el que lo espiaba, cuando él se escondía jugando al escondite.
El niño se hizo mayor y cuando pasaba por la puerta del hombre, el que le daba miedo, de pequeño, corría hacía delante sin mirar la vista atrás, porque no le daban muy buenos recuerdos al ver ese hombre.
Hoy en día el niño tiene 7 años y parece que con el tiempo se le ha quitado el miedo, de ver al hombre que de pequeño le daba tanto miedo y que le hacía llorar siempre que lo veía.

Alberto Ballesta Tajuelo dijo...

Cuando yo era pequeño, lo que más temía era la OSCURIDAD.
Un día que iba por una calle en la que las farolas no tenían luz, un hombre extraño me siguió hasta mi tienda.Estuve todo el camino atemorizado.
Al llegar a mi tienda, avisé a mis abuelos y ellos salieron para ver quien era ese hombre tan misterioso.
Resultó que era un cliente, pero daba tanto MIEDO.

Cristina Muñoz García dijo...

Hace mucho tiempo, un niño que vivía en mi pueblo, que tenía 5 años, tenía varios miedos.
Uno de esos miedos, era salir a la calle a jugar al escondite, con los niños más grandes de su edad, por que le daba miedo esconderse solo en la oscuridad. Oía ruidos extraños, como si hubiera alguien escondido espiándole, era un hombre, de mi pueblo, de mayor edad.Le daba miedo porque tenía el pelo muy largo,con mucha barba,muy moreno de piel y de cabello y los ojos azules.
El niño se imaginaba que era ese hombre el que lo espiaba, cuando él se escondía jugando al escondite.
El niño se hizo mayor y cuando pasaba por la puerta del hombre, el que le daba miedo, de pequeño, corría hacía delante sin mirar la vista atrás, porque no le daban muy buenos recuerdos al ver ese hombre.
Hoy en día el niño tiene 7 años y parece que con el tiempo se le ha quitado el miedo, de ver al hombre que de pequeño le daba tanto miedo y que le hacía llorar siempre que lo veía.

Cristina Muñoz García dijo...

Hace mucho tiempo, un niño que vivía en mi pueblo, que tenía 5 años, tenía varios miedos.
Uno de esos miedos, era salir a la calle a jugar al escondite, con los niños más grandes de su edad, por que le daba miedo esconderse solo en la oscuridad. Oía ruidos extraños, como si hubiera alguien escondido espiándole, era un hombre, de mi pueblo, de mayor edad.Le daba miedo porque tenía el pelo muy largo,con mucha barba,muy moreno de piel y de cabello y los ojos azules.
El niño se imaginaba que era ese hombre el que lo espiaba, cuando él se escondía jugando al escondite.
El niño se hizo mayor y cuando pasaba por la puerta del hombre, el que le daba miedo, de pequeño, corría hacía delante sin mirar la vista atrás, porque no le daban muy buenos recuerdos al ver ese hombre.
Hoy en día el niño tiene 7 años y parece que con el tiempo se le ha quitado el miedo, de ver al hombre que de pequeño le daba tanto miedo y que le hacía llorar siempre que lo veía.

Cristina Muñoz García dijo...

Hace mucho tiempo, un niño que vivía en mi pueblo, que tenía 5 años, tenía varios miedos.
Uno de esos miedos, era salir a la calle a jugar al escondite, con los niños más grandes de su edad, por que le daba miedo esconderse solo en la oscuridad. Oía ruidos extraños, como si hubiera alguien escondido espiándole, era un hombre, de mi pueblo, de mayor edad.Le daba miedo porque tenía el pelo muy largo,con mucha barba,muy moreno de piel y de cabello y los ojos azules.
El niño se imaginaba que era ese hombre el que lo espiaba, cuando él se escondía jugando al escondite.
El niño se hizo mayor y cuando pasaba por la puerta del hombre, el que le daba miedo, de pequeño, corría hacía delante sin mirar la vista atrás, porque no le daban muy buenos recuerdos al ver ese hombre.
Hoy en día el niño tiene 7 años y parece que con el tiempo se le ha quitado el miedo, de ver al hombre que de pequeño le daba tanto miedo y que le hacía llorar siempre que lo veía.

Jesús Ballesta Tajuelo dijo...

De pequeño, me daba mucho miedo estar solo en mi casa, porque, tiene un pasillo estrecho y largo, que aunque parezca que no daba miedo. Todavía da miedo, pero ya no me fijo en eso.
Yo de pequeño, tenía muchas pesadillas, y por lo tanto, cada vez me daba más miedo.
Pero, un día, mi padre me dijo que no me preocupara del pasillo, porque, no había dada que temer. Pero, seguí con miedo hasta, aproximadamente 7 años.
Desde entonces no tengo miedo de nada.

Adrián Martínez Rodríguez dijo...

Cuando era pequeño me daban miedo los espejos. A día de hoy aún no consigo entender el por qué exactamente, sé que evitaba estar delante de uno o mirarme. Incluso intentaba ir al baño lo menos posible porque tenía que pasar por delante de uno. Cuando me miraba me imaginaba como mi imagen se distorsionaba, que hacía muecas que yo no expresaba o mucho peor, que esa imagen mía o la de algún familiar difunto salía del espejo.
Recuerdo una anécdota que me pasó cuando tenía unos 5 años:
Estaba solo. Mis padres se habían ido a comprar y mi hermano había ido a casa de un amigo a devolverle algo. Me dijo que no tardaría, pero sí que lo hizo.
Me encontraba en mi habitación, que conecta directamente con el pasillo. Era tarde y estaba oscuro, el ruido que hacían mis vecinos, moviendo los muebles, alimentaba a mi mente con espeluznantes pensamientos. Eché un vistazo al pasillo y allí estaba, en el fondo, esa figura de cristal que tanto odiaba. Parecía que me miraba fijamente, y podía apreciar mi reflejo devolviendo la mirada. Era como un extraño, mirándome a los ojos. Caminé hasta él, sin encender la luz, como probando a mi mismo que era capaz de someter mis miedos. Estaba plantado frente a él, esperando que sonriese, cerrase los ojos o me atrapase, pero no pasó nada. Pensando que lo había superado volví a mi habitación, y ya en la puerta, me volví. El silencio dominaba, todo seguía oscuro. Forcé un poco más mi vista hasta llegar a aquel objeto de cristal, pero esta vez, no pude ver mi reflejo a lo lejos. No había nada. No llegué a saber si fue por la oscuridad del pasillo, aunque antes sí que logré verme, lo que sé es que me encerré en mi habitación temeroso de que una figura con mi forma rondase por la casa.

Actualmente, debido a la influencia de la televisión y las películas en la sociedad, hay algunos personajes de terror que me asustan. Sin embargo, algo que me da miedo de verdad, es saber que en el futuro tendremos pocas posibilidades de encontrar empleo y de que el estado en el que estamos se solucione; me da miedo que los años de esfuerzo invertidos en los estudios no me sirvan de nada en un futuro relativamente próximo.

Cristina Munuera Moreno dijo...

Mi miedo cuando yo era pequeña era la oscuridad.
Yo cuando me tenía que ir a la cama no quería porque había que apagar la luz. Yo siempre me tapaba la cabeza con las sabanas porque me daba mucho miedo pensar que hubiera alguien debajo de mi cama.

Félix Delgado dijo...

Comentario:

Cuando era pequeño, me daba miedo la oscuridad y las sombras. Hoy en día, ya no les temo, por ello os voy a contar un relato semejante a un hecho de mi vida, cuando era infante; con algún hecho que os parecerá inventado, pero en realidad solamente tiene rasgos.

Relato:

Era una tarde como cualquier otra, al anochecer volví a mi casa, pero no por el camino normal que sería por una calle principal muy iluminada; en vez de ese camino, cogí uno alternativo, era oscuro y estrecho. Daba a mi portón, pero antes de llegar a este, me pareció que alguien me seguía, mas me di la vuelta y no había nadie. Llegué a mi casa, abrí la puerta y me dirigí al salón, donde estaban mis padres viendo ´´La Que Se Avecina``. Luego fue una noche tranquila, y como cualquier otra me subí temprano a acostarme.
Me dormí rápido tanto que no tuve que contar ovejas. Como siempre me desperté a media noche a beber agua y me volví a acostar; en ese momento no podía dormirme pensando en lo que había sentido en aquella calle, esa misma tarde. Aunque apague la luz como de costumbre y me dí la vuelta, entonces me pareció ver a un hombre sentado en la silla y mirándome, no sabía si ya me había dormido o no; pero de todas formas tenía pánico, tanto que no podía moverme ni hablar. Al fin vencí mi pánico y conseguí encender la luz,tras esto vi que el hombre sentado era solo un puñado de trapos viejos, que tenía mi madre en la silla, y dio la casualidad de que el respaldo de esa silla parecía un rostro oscuro y frío.
Más tarde pude dormir tranquilo, mas una vez me volví a ´´despertar``, pero esta vez vi la sombra tras la cristalera con la que se accedía a una gran terraza cubierta que utilizamos como trastero, pensé que era otra simple alucinación óptica, como la sucedida anteriormente; pero tras mi tercer desvelo esa misma noche, cosa que es inusual, volví a observar la cristalera, que en esta ocasión, no tenía la sombra que había divisado antes.
Posteriormente, me percate de esta extraña ausencia, y me levanté a otear lo sucedido, encendí la luz de la terraza y abrí la puerta de cristal que me separaba del extraño suceso.
Entré y percibí la presencia de un ser extraño, pensé que era un extraterrestre, ya que su silueta era idéntica a la de E.T.E., entonces salí corriendo y me dijo:
- Vengo en son de paz.
Me pareció peculiar esa voz , ya que era como la de mi tía Dolores
, pero después me dijo que si quería jugar, con la voz de mi primo Manolín, al volver a hablarme me fije en el aparato que llevaba en lo que se podría decir que era su garganta.
Pero también me fijé que tenía mi tele pequeña con una de mis play 3, y jugando al pes 2009.
A la pregunta que me había hecho antes, le respondí que si y estuve jugando con el toda la ....

Me desperté de verdad, todo había sido un sueño con miedo y diversión. Desde entonces me acuerdo de aquel ser que no sabía lo que era.

Manoli Millán dijo...

Mi mayor miedo de cuando yo era pequeña..
es de cuando mi madre me decía que como hiciera algo malo o no le hiciera caso a lo que ella me dijiese que vendría el tío del saco y me llevaría con él y que nunca iba a volver a estar en mi casa ni con mi familia. Y mi abuela cuando me quedaba a dormir en su casa me contaba cuentos antes de dormir y como yo quería que me siguiera contando y no quería dormirme me contaba que como no me durmiese que vendría la mano negra y me llevaría con él. Y me daba miedo y me dormía enseguida porque pensaba que de verdad iba a entrar la mano negra por la ventana.

Almudena Hidalgo dijo...

A mí de pequeña lo que más me daba miedo era los relámpagos por la noche, cuando estaba en mi casa me imaginaba que le iva a caer un rayo a un pino grande que tengo enfrente de mi casa y que se iva a caer sobre la casa y nos iva a pasar algo grave a alguno de nosotros.También me daba miedo perder a algún familiar cercano en el sentido de dejarnos de hablar, pero me he dado cuenta que si son perosonas malas no merecen la pena.

Ana Belén Hidalgo dijo...

A mí lo que me daba miedo y me sigue dando es que una persona aunque sea jugando valla detras de mí, porque siento como que me va hacer algo que no me va a gustar, y me pongo muy nerviosa, también me da mucho miedo cuando se cae algun objeto sin averlo tocado nadie, porque parece que hay alguien más conmigo que no podemos verlo.

Inma Navas dijo...

De pequeña mis miedos eran la oscuridad y las tormentas,tenía que dormir con la luz encendida siempre.Y cuando había tormenta me daba mucho miedo y me sigue dando por que creo que va a pasar algo.

Noelia Navas Sequera dijo...

Cuando era pequeña me daban miedo quedarme sola en casa,al día de hoy aún no consigo entender el por qué, sé que siempre acabo evitando quedarme sola, y si no lo consigo cada vez que me encuentro sola en casa cierro todas las puertas y pongo música para no sentirme sola.

Noelia Navas Sequera dijo...

Cuando era pequeña, y aún me sigue pasando me da miedo ir sola por la calle, sobretodo de noche, me da la sensación de que alguien camina detrás mia.

Luisa María López Muñoz dijo...

Cuando era pequeña me daba miedo la oscuridad y las cucarachas.

Esta historia trata sobre una niña de 7 años que se llamaba Marisa y le daba miedo quedarse sola en casa, porque pensaba que podía aparecer una cucaracha ya que les tenia miedo, o mejor dicho, pánico.
Cierto día, estaba en su casa con su madre, que estaba haciendo la comida, y Marisa decidió ducharse. Estaba en el baño, y empezó a mirar el desagüe de la bañera, era negro y no tenía tapón, porque según su madre se perdió hace mucho tiempo. Siempre pensaba que por ahí podía aparecer todo tipo de bichos, pero al rato se le pasaba esa idea. Marisa, se metio en la bañera y se puso a ducharse, estaba muy relajada y tranquila, cuando de repente miro al desagüe y vio salir una cucaracha, aquello era muy raro, ya que estaba corriendo el agua, pero no pensó nada más que en gritar y llamar a su madre, cuando su madre entró en el baño vio la cucaracha y rápidamente fue a por el insecticida, y la mató. Desde entonces, Marisa volvió a ducharse sola por un tiempo..

Maribel Rodríguez Gascón dijo...

De pequeña me daban miedo los bichos y los perros grandes. También, me daba miedo lo oscuridad por la noche, y dormía con mi hermana. Temía a que algún día mi madre no estuviera. Me daban miedo los coches por la calles, y, a cruzar un paso de zebra yo sola, también le tenía miedo.
Ahora de grande, por muy ridículo que sea, me sigue dando un poco de miedo la oscuridad, y no me da miedo cruzar la calle, ni los coches. Me dan miedo los sitios pequeños muy cerrados, y ya los perros y cualquier bichito no me da ningún tipo de miedo. Sigo temiendo a que algún día me falte alguien, y al quedarme sola en algún momento.

Maribel Rodríguez Gascón dijo...

Cansado, con la legua fuera, con las cuatro patas en el suelo, me llevaba mi dueña, Sol, al veterinario, a la revisión de todos los años; íbamos tarde. Yo soy un mastin, de color blanco. Allí, me encontré a Lisa, la gata más guapa que he podido ver en estos cuatro años de vida. Iba con sus dueños, y su hija, que había crecido ya un poco desde la última vez que la vi. Le daba miedo, y los dueños de la gatita no me dejaban que me acercara a ella. Pero Sol, le dijo a la niña, Carmen, que porque yo fuera más grande, y no un gato, no era malo. Entonces, estrechó su mano, tocándome la orejilla, y yo, para ser simpático, la acaricié con mi lengua, y la pequeña se puso a llorar. Yo, para que no llorara, le roce con mi cabeza su diminuto pie, y paró de llorar. Ella me volvió a acariciar, y yo la seguí sobando. Su miedo hacía mi se fue iendo. Me sonrió, y, quizás, como un niño de su edad, me enamoré.

Noelia Sampedro Sequera dijo...

Os voy a contar una historia de una niña de cinco años a la que le daba miedo quedarse sola en su casa:
Querido diario:
Siento no haber escrito ayer, es que tuve una noche bastante ajetreada.Ayer por la mañana cuando me levanté me dijo mi madre que por la noche se iban a ir de boda y me iban a tener que dejar sola; cuando me lo dijeron me quedé paralizada, ya que odiaba estar sola en casa.
Cuando se fueron y me acosté estaba muy asustada, me tapé hasta arriba con las sábanas para no ver nada, por si acaso.
Lo típico que pasaría en las películas sería que se oiría un ruido y entraría alguien en la casa.Pero no, pasó eso pero algo menos complicado, o casi igual.
Oí un ruido, me puse a temblar y encendí la luz de mi cuarto. Estaba demasiado asustada para salir de mi habitación.
Se seguían oyendo ruidos en la cerradura de la puerta de mi casa.
Entonces como una persona normal haría llamé por teléfono a mis padres y dijeron que iban a venir enseguida.
El ladrón o lo que sea que fuera llevaba media hora forzando la cerradura de la puerta, no se si sería un poco tonto la verdad. Cuando llegaron mis padres, entraron a la casa y me dijeron que no había nadie y después pensé que o me había vuelto loca o el ladrón se había marchado ya.
Espero que no me vuelva a pasar.

Elena




Raúl Domínguez García dijo...

Hace cincuenta años, todos los habitantes de esta bonita aldea en la que hoy me encuentro vivían aterrados por una sola persona. Según Herminia, la vecina de mi abuela, el día de los Santos Difuntos de cada año aparece dos tumbas profanadas: la de la joven Angustias y la de aquella persona tan temida de la que nadie es capaz de decirme su nombre. Esta mañana, después de desayunar, me he dedicado a pasear por toda la aldea y a preguntar por aquel misterio a cualquier persona mayor, pero todos esquivaban mis preguntas, como si ese alguien se tratase del mismísimo diablo. Pero mi suerte cambió cuando me encontré con un pastor sentado debajo del árbol milenario:
- Hola chico, haz el favor de sentarte al lado de este pobre viejo. Necesito alguien que me dedique sus oídos por un momento.
- Encantado señor – respondí yo.
Después de unos minutos de silencio, aproveché la oportunidad para preguntarle por aquello de lo que nadie me había resuelto nada:
- Señor, ¿usted conoce la famosa leyenda del día de los Difuntos?
- Sí, pero… ¿porque te interesa ese tema?
- Pues porque ayer me enteré de esa historia, pero nadie ha querido darme una explicación.
- Bueno, chico, todo pasó hace cincuenta años… Un joven llamado Hipólito estaba enamorado de la criatura más bella que vivía en esta aldea, una joven llamada Angustias. Un día, este joven se atrevió a declararle su amor, pero la dama lo rechazó. Cuando el resto de los vecinos se enteraron de ello, no dejaron de reírse del pobre muchacho. Hipólito, loco de amor y de ira, una noche mató a su amada y al resto de jóvenes del poblado; a éstos los colgó boca abajo en un árbol, escondió a su amada en una cueva cercana al río, y allí se suicidó con una daga.
Semanas después de que los jóvenes fuesen descolgados y enterrados, apareció el cuerpo del asesino y de la joven, y se les dio sepultura.
Desde entonces, cada día de los Difuntos, las tumbas de Hipólito y Angustias aparecen vacías y muere un niño de la aldea.
- No me lo puedo creer. Parece una película de terror. Gracias por la historia, señor.
- Que conste, joven, que lo que te he contado es realidad. Y ahora vete a jugar, disfruta de la vida.
Cuando llegué a casa y conté lo sucedido a mi familia, todos se quedaron estupefactos. Fue después de unos minutos cuando mi abuela me dijo quién era ese pastor… - ¿Hipólito?, no puede ser, están de broma… Aquel árbol de la historia no puede ser el árbol milenario… - Entonces un frío helado y seco recorrió mis venas, y entonces supe que mañana, Día de los Difuntos, no despertaría.

Raúl Domínguez García dijo...

Hace cincuenta años, todos los habitantes de esta bonita aldea en la que hoy me encuentro vivían aterrados por una sola persona. Según Herminia, la vecina de mi abuela, el día de los Santos Difuntos de cada año aparece dos tumbas profanadas: la de la joven Angustias y la de aquella persona tan temida de la que nadie es capaz de decirme su nombre. Esta mañana, después de desayunar, me he dedicado a pasear por toda la aldea y a preguntar por aquel misterio a cualquier persona mayor, pero todos esquivaban mis preguntas, como si ese alguien se tratase del mismísimo diablo. Pero mi suerte cambió cuando me encontré con un pastor sentado debajo del árbol milenario:
- Hola chico, haz el favor de sentarte al lado de este pobre viejo. Necesito alguien que me dedique sus oídos por un momento.
- Encantado señor – respondí yo.
Después de unos minutos de silencio, aproveché la oportunidad para preguntarle por aquello de lo que nadie me había resuelto nada:
- Señor, ¿usted conoce la famosa leyenda del día de los Difuntos?
- Sí, pero… ¿porque te interesa ese tema?
- Pues porque ayer me enteré de esa historia, pero nadie ha querido darme una explicación.
- Bueno, chico, todo pasó hace cincuenta años… Un joven llamado Hipólito estaba enamorado de la criatura más bella que vivía en esta aldea, una joven llamada Angustias. Un día, este joven se atrevió a declararle su amor, pero la dama lo rechazó. Cuando el resto de los vecinos se enteraron de ello, no dejaron de reírse del pobre muchacho. Hipólito, loco de amor y de ira, una noche mató a su amada y al resto de jóvenes del poblado; a éstos los colgó boca abajo en un árbol, escondió a su amada en una cueva cercana al río, y allí se suicidó con una daga.
Semanas después de que los jóvenes fuesen descolgados y enterrados, apareció el cuerpo del asesino y de la joven, y se les dio sepultura.
Desde entonces, cada día de los Difuntos, las tumbas de Hipólito y Angustias aparecen vacías y muere un niño de la aldea.
- No me lo puedo creer. Parece una película de terror. Gracias por la historia, señor.
- Que conste, joven, que lo que te he contado es realidad. Y ahora vete a jugar, disfruta de la vida.
Cuando llegué a casa y conté lo sucedido a mi familia, todos se quedaron estupefactos. Fue después de unos minutos cuando mi abuela me dijo quién era ese pastor… - ¿Hipólito?, no puede ser, están de broma… Aquel árbol de la historia no puede ser el árbol milenario… - Entonces un frío helado y seco recorrió mis venas, y entonces supe que mañana, Día de los Difuntos, no despertaría.

Marta Rodriguez Hidalgo dijo...

A mi de pequeña me daba miedo a la oscuridad, nunca me gustaba apagar las luces al irme a dormir en fin.

Había una vez una niña llamada Marta
a la que le daba miedo la oscuridad,ella temía irse a la cama porque en ese momento había que apagar las luces, pero en la habitación de esa niña nunca se apagaba. A ella no le gustaba salir a la calle de noche. Pues un día llegaron a reirse de ella y se puso muy triste, en ese momento llego su mejor amiga y le dijo que no se preocupase pues la oscuridad tenia muchas cosas positivas como poder ver las bonitas estrellas y muchas cosas más. A partir de ese momento ella apagaba las luces y vio lo bonito que era la noche y nunca más tubo miedo. FIN

Ana Iniesta Pedrajas dijo...

Cuando yo era pequeña, le tenía miedo a la oscuridad, quien no le tiene miedo a la oscuridad, yo si. También cuando veía una pelicula de miedo, luego por la noche tenía que dormir con mis padres, porque pensaba que eso que salía en la pelicula estaría en mi habitación. Pero a lo que mas le he tenido miedo ha sido a mi seño de guarderia. Aún no se porque pero le tenía miedo. Cuando la veía por la calle me escondia detrás de mi madre y tampoco quería ir a la guarderia.

Historia:
Había una vez una niña de unos 3 años que nunca quería ir a la guarderia. Un día su madre fué a hablar con la profesora de su hija a ver porque su hija no quería ir a la guarderia. La maestra le dijo y afirmó con mucha seguridad que ella no le hacía nada a su hija. Al dia siguiente la niña fué a la guarderia, tranquila, normal... Pero cuando salió estaba llorando y tiritaba tenía mucho miedo. La madre se asustó... Pero eso no sucedió solo ese día, eso ocurría todos los días. La madre llegó a pensar que la profesora le maltrataba, pero no era asín. Un día un amigo de su hija, Pablo, no fué a la guarderia y ese día su hija salió bien de la guarderia. Al dia siguiente que Pablo si fué la niña salió llorando. La madre pendo que Pablo pegaba a su hija y estaba en lo cierto, Pablo pegaba a su hija. La madre sin dudarlo cambió a su hija de guarderia y ya se solucionó todo.

Maria Muñoz dijo...

Mi mayor miedo de siempre ha sido la soledad.
Es un sentimiento muy malo no tener a nadie para hacer cosas, reír, ir de tiendas juntos, es una de las cosas que me da más miedo quedarme sola.

Eva Mª Martínez Pérez dijo...

Cuando yo era pequeña me daba miedo la oscuridad y los fuegos artificiales, ahora ya no le tengo miedo.
Esta historia trata de una niña de 6 años que temía a la oscuridad. Una noche que iba por la calle con su madre escuchó un ruido muy fuerte, como el de una explosión, y la niña se asustó mucho. La madre le dijo que no se asustara, que eran fuegos artificiales y eran muy bonitos, pero la niña no quería abrir los ojos para verlo. Cuando la niña miró vio que el cielo no estaba oscuro, si no que había muchos colores de los fuegos artificiales. Desde entonces la niña no temió a la oscuridad.

Africa Mª Garcia Cabrero dijo...

A mi cuando era pequeña lo que mas miedo me daba era la oscuridad durante la noche. Tan solo pensar que alguien podia salir debajo de mi cama y llevarme, me aterraba. Ahora que ya soy un poco más mayor se que la noche tiene sus cosas buena y sus cosas malas. Cuando era pequeña, ese momento del dia era mi mayor temor, pues habia películas que alimentaban ese miedo, añadiéndoles monstruos y oscuros personajes. Ahora se que esos monstruos y esos oscuros personajes estan solamente en la mente de cada uno de nosotros. La noche es el momento de soledad de cada persona, y es en ese momento de soledad en la que todos nuestros miedos salen a la luz.

Historia:
Habia una vez una niña muy valiente que se encontraba en una fiesta de pijamas con sus amigas. Todas las niñas quisieron hacerle una broma a Lucia, que era como se llamaba la niña. Una de sus amigas se metio debajo de la cama con una máscara muy fea y espero a que se acostara. Cuando Lucia estaba durmiendo salio y Lucia ni siquiera se inmuto. Su amiga muy sorprendida, le dijo que porque no se habia asustado. Lucia le contestó que el miedo hay que tenerlo por el dia que es cuando existen las personas que de verdad te pueden hacer daño, no por la noche que las unicas personas que pueden asustarte estan en tu propia cabeza.

Carlos Rodríguez Gutiérrez dijo...

¿Quién no le ha tenido nunca miedo a la oscuridad? ¿Quién no ha tenido en casa ese largo pasillo oscuro por las noches? Yo he tenido ambas cosas, y de pequeño, era muy molesto tener que ir dando todas las luces del pasillo, por si de las tinieblas saliese algún ser extraño. También cuando dormía, no podía dar las espaldas al hueco entre el suelo y mi cama, siempre con las espaldas a la pared me sentía seguro..

Historia:
La noche llega pronto, las tinieblas cubren todas las calles, los últimos humanos corren, huyen a sus casas. Las luces de las calles se funden, todo se queda oscuro, paseo por todos lados, no hay nadie. Entro en una casa, con mi gran manto oscuro, y acecho a todo ser que habita en el lugar. Se oyen los gritos de miedo, nunca ven nada, pero su inquieta mente hace crear una ilusión de sonidos.. sombras.. Aquí dejo mi día a día, momentos en los que, si estás a oscuras, no te recomiendo que gires la cabeza y mires para atrás..

jaime varjas huertas dijo...

Ami de miedo me daba miedo pasar por el instituto cuando era la noche , porque 6 años atrás un chico dos años mayor que yo , perdió tristemente la vida en unas tuberías de las obras del centro , cuando estaba jugando con unos amigos míos y desgraciadamente las tuberías se partieron cuando el estaba dentro y la gente decía que se aparecía en el centro todas las noches porque el conserje empezó a escuchar sonidos estraños y las pizarras en el suelo , y en una ventana podías ver su silueta y observar como te miraba , todo esto devido a unos acontecimientos estraños sucedidos en mi pueblo después del accidente.

Javier Checa Gutiérrez dijo...

Cuando yo era pequeño tenía miedo a la oscuridad,tanto miedo que,un día por la noche viniendo con mis padres del campo por la noche,vi o al menos me pareció ver a lo lejos un hombre mirándome fijamente desde unos arboles.Me quedé un día sin dormir y los dos siguientes teniendo pesadillas.Se lo dije a mi madre,a lo que ella respondió,es normal que muchas veces de pequeño veas cosas en la oscuridad,eso te pasa por ver películas de miedo tan tarde y luego te imaginas que están hay.
Mi madre dijo:¿Que va a hacer un hombre entre unos arboles a las 00:30 de la noche y sin luz?.
Yo me quede pensativo y me di cuenta de que era verdad porque desde ese día ya no me imagino cosas.

Elena Gutiérrez Morata dijo...

Cuando era solo una niña, lo que más atemorizaba no era la oscuridad, sino los sucesos que se daban en ella.

Todo comenzó una noche de verano, mis padres se encontraban en una boda, mis hermanos salieron con sus amigos, sabía que llegarían tarde al igual que mis padres.
Pasé la noche viendo la tele, jugando....todo normal, pero en mi interior sabía que haría lo posible para aguantar el máximo de tiempo despierta.
Llegó la hora, el sueño me estaba venciendo, y debía irme a la cama.
Apagué la televisión y el silencio se hizo, a continuación apagué las luces del salón y me dirigí rápidamente a mi habitación.
Me acomodé en mi cama, y apagué la luz. Fue entonces cuando mi imaginación me hacía pensar y oír cosas fuera de lo normal.
Crujidos, pasos, sombras…cualquier cosa hacía que dormir fuera lo más difícil, y a la vez, lo más deseado en esos momentos.

Hoy en día, viendo cómo es en realidad el mundo y las personas, mi mayor temor es mi futuro, y a las personas horribles que podía encontrarme en él.

Jesús Claramonte Ortega dijo...

Yo cuando era chico le tenía miedo a la oscuridad porque un día cuando estaba durmiendo,soñé que venían a buscarme para hacerme daño y separarme de mis padres.Me tiré desde aquel día un tiempo en el que odiaba la oscuridad,porque creía que me iba a suceder lo del sueño si me quedaba solo.

Jesús Claramonte Ortega dijo...

Había una vez en un pequeño pueblo una niño llamado Carlos que vivía con sus padres en una pequeña casa.
En la que anteriormente había vivido una familia que fue asesinada,una noche en la oscuridad por un espíritu de una niña huérfana a la que habían asesinado en esa casa hacía mucho tiempo.
Ella utilizaba la oscuridad para asechar y matar a sus presas,una noche Carlos la descubrió cuando iba a matar a sus padres en la oscuridad y consiguió entretenerla y hacerla caer en una trampa posteriormente,para que se fuera y nunca más volviera a molestar a su familia y pudieran descansar y vivir tranquilos.
Desde aquel día ese espíritu nunca más se volvió a ver en la oscuridad de aquella casa.

Adrián Muñoz Navarro dijo...

Yo cuando era pequeño le tenía mucho miedo a la oscuridad,tanto que para ir a mi cuarto tenía que encender todas las luces e ir corriendo porque pensaba que podía haber un montstruo o algo que me llevase.

Todo comenzó aquella tarde de jueves cuando Mario, un niño de 8 años va a comprar chucherías a una tienda que había en la esquina.
Mario baja de su casa y cuándo va a salir del portal todas las luces se apagan y decide salir corriendo pero se para a pensar y no sabe dónde está.Por detrás llega un hombre con una careta blanca y Mario no sabe que hacer, se lo lleva...
Desde ese día no volvemos a saber nada de este pequeño que supuestamente iba a comprar chucherías.

Elisabet Segado Amaro dijo...

Yo le tengo miedo a la soledad, ya que siempre estaba sola, por que no quería estar con nadie, nunca me ha agradado la gente, siempre han sido todos muy falsos, pero bueno, somos humanos, todos queramos o no somos así. Y bueno, basare mi historia en la soledad, ya que es una de las peores cosas que yo, considero que hay.

Historia:

Me llamo Daniela, no es que tenga muchos amigos, y por eso, para compensar un poco, os cuento mi vida a vosotros.
Siempre no he tenido muchos amigos, 2 o 3 como mucho. Mis padres se divorciaron cuando yo era muy pequeña, y la "perdida" de mi padre, al que veía 2 o 3 veces al mes, me hizo mucho daño. Pasar de estar ahí por la noches, para leerme un cuento o para darme un beso en la frente, pasar de eso a, no verlo en la casa, ni poder abrazarlo dolió demasiado. Tanto que, con solo 6 años, caí en una depresión.
Me pasaba esos recreos en una esquina del patio, sentada comiendo sola, cuando mis amigos me llamaban para jugar, les decía que no, y así, los fui perdiendo uno a uno hasta que me quede sola. Al año volví a hacer otros amigos, con los que dure 4 años de amistad. Pero uno de ellos, no quería que siguiera con ellos, y me engaño. Un día, dijo de ir al parque a jugar, llegamos y cuando paso un rato, se acerco a mi y me dijo "iros un momentito vosotros que tengo que hablar con ellas", y yo pues claro, me fui con una amiga para luego volver al cuarto de hora. Cunado regresamos no estaban, y fui a preguntar a un chico de allí. Me dijo "El chico les ha dicho a tus amigas que te habías ido y las habías dejado plantadas, luego se fueron" , Hable con el, me dijo que si, que nos había engañado pero que ya, no me creerían a mi. Volví a quedarme sola. Tarde dos años en volver a confiar en alguien, pero me han demostrado, que no todo el mundo es tan cruel, y es mejor tener dos buenos amigos, a tener veinte y que no sean ni tus amigos. Ahora, ya no me siento sola, pero no se cuanto durara esto, pero esta vez, estoy preparada y soy fuerte. Adiós mi querida amiga Soledad.

María Jesús Ruiz Escobosa. dijo...

De la infinita lista de cosas que me daban miedo de pequeña me quedo con la oscuridad y todo lo que se refería a "debajo de mi cama", algo con lo que me era imposible conciliar el sueño.


Avanzo por el tenebroso pasillo de
mi casa encendiendo interruptores como si no hubiera mañana.
Mis padres no están y hoy la casa tiene un lado lúgubre que solía ignorar.
¿Mi mayor miedo? Sí, la oscuridad. La oscuridad es la única que podría quitarme el hipo, la única que no me deja dormir, la única que puede hacerme temblar.
Me dirijo, mas bien, corro hacia el sofá y enciendo la televisión; al menos podré estar entretenida hasta que mis padres se dignen a aparecer. De repente, se oye una especie de chasquido y la oscuridad se adueña del lugar, genial.
Parece ser que ha habido un apagón de luz, pero no estoy dispuesta a revisar los plomos; en cambio, me arremolino en el sofá y echo a mis padres de menos como nunca. En los segundos posteriores veo un par de ojos brillantes, maliciosos; unos ojos a los que no te acercarías porque sí. Pienso que es mi imaginación y que me estoy empezando a inventar la realidad.
-No es tu imaginación. Soy la oscuridad, la ausencia de luz, la causante de pesadillas. -dice una voz fría, distante, una voz que me hace temblar.
Ignoro esa voz y pienso que me estoy volviendo paranoica, pero tengo que contestar; decir algo. En el mismo instante en el que mi boca se abre para decir algo se encienden las luces y aparecen mis padres por la puerta. Los abrazo fuertemente por la experiencia tan funesta que he tenido y me voy a dormir.
Creo que después de lo sucedido podré soportar lo de dormir con la luz apagada y apago esa lamparita que da vida a mi pequeña habitación, no me lo creo ni yo. Me giro y vuelvo a ver esos ojos, tan brillantes y oscuros a la vez, pero, aunque mi curiosidad sea desbordante, enciendo la luz. Hay cosas que es mejor no saber.

Eva María Martínez Fernández dijo...


Mi infancia, cuando yo tenía los 3 o los 4 años mi mayor miedo era la oscuridad, cosa que casi todo el mundo le ha tenido miedo, ya que nos pensamos que el 'fantasma' nos va a alcanzar.A parte de tenerle a muchas más cosas miedo.

Estar viendo una pelicula sentada en el sofá, cuando derrepente sientes un ruido, te asomas con mucha delicadeza y ver que no hay nada, pero no estas muy segura, llegan las 11 y 30 de la noche, tus padres te dicen que ya era hora de dormir, intentas aguantar el mayor tiempo posible en el salon, ya que sentir el ruido te había dejado demasiado asustada.
Intentar llegar al pasillo de tu casa encendiendo todas las luces y visualizando todo lo que ves a tu alrededor.
Quedar muy poca distancía para llegar a tu cuarto y sentir de nuevo un ruido extraño.
Salir corriendo y volver al salon, intentarlo de nuevo y decirle a tu padre que te acompañe a tu cuarto que es imposible, del pánico.
Sentirte estúpida, pero mirar debajo de la cama, dentro del armario, por todo tu cuarto, cuando ya no hay nada,en ese momento, dormir tranquila.

Ahora, unos años después, sigo teniendo algo de miedo, pero no tanto como anteriormente, ahora me da miedo sobre todo a suspender un examen, ese es el mayor terror que tengo ahora, ya que me quedaría sin nada, porque me castigarían mis padres, sin movil, sin internet, sin televisión y sin nada de lo que me encanta.



Laura Moreno Serrano dijo...

Cuando yo era pequeña,le tenía miedo a las cucarachas, me daba miedo pisarlas, porque crujía y me asustaba

Manuel Aceituno Sampedro dijo...

De pequeño me daba miedo quedarme solo en casa porque pensaba que iba a entrar alguien y me iba hacer algo,tambien me daba miedo cuando iba a dormir en mi cama porque pensaba que iba a venir alguien por la noche o habia alguien de bajo de la cama y tenia que dormir con la lampara encendida.

Luis Daniel Expósito Nieves dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía. En mi caso yo me quedaría con la canción de "Hacia lo salvaje" de Amaral ya que me gusta mucho y habla sobre la libertad y los problemas que podemos encontrarnos al vivir la vida solos, independientes.

Cristina Pérez Rodríguez dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía... Para mi es, "El ocho" de Katherine Neville, ya que este libro presenta una historia en diferentes períodos de tiempo, y así podemos descubrir las características de cada uno en el interior de un misterioso suceso bastante adictivo.

La abadesa se incorporó, alzó dos pesadas piezas del tablero y se las entregó a las novicias.
Por turno, Valentine y Mireille besaron el anillo de la abadesa y, con sumo cuidado, llevaron sus extrañas posesiones a la puerta del estudio. Estaban a punto de salir cuando Mireille se dio la vuelta y habló por primera vez desde que habían entrado en la estancia.
—Reverenda madre, ¿me permite preguntarle adónde irá? Nos gustaría recordarla y enviarle nuestros buenos deseos dondequiera que esté.
—Haré un viaje con el que he soñado durante más de cuarenta años —respondió la abadesa—. Tengo una amiga a la que no visito desde la infancia. En aquellos tiempos... os diré que a veces Valentine me recuerda muchísimo a esa vieja amiga. La recuerdo tan alegre, tan llena de vitalidad...
La abadesa hizo silencio y a Mireille le pareció que se tornaba soñadora, si es que podía decirse semejante cosa de una persona tan augusta.
—Reverenda madre, ¿su amiga vive en Francia? —preguntó.
—No, vive en Rusia —respondió la abadesa.
Bajo la tenue luz gris de la mañana, dos mujeres ataviadas para el largo viaje salieron de la abadía y treparon a un carro de heno. Franquearon las impresionantes puertas y comenzaron a cruzar las estribaciones. Cayó una ligera bruma que las ocultó cuando atravesaron el valle distante.
Estaban asustadas. Se cubrieron con las esclavinas y se alegraron de cumplir una misión sagrada cuando volvieran a entrar en el mundo del que durante tanto tiempo habían estado aisladas. Pero no fue Dios quien las observó en silencio desde la cima de la montaña mientras el carro de heno descendía lentamente hacia la penumbra del lecho del valle.
En lo alto de una cumbre nevada, por encima de la abadía, un jinete solitario montaba un caballo claro. Observó el carro hasta que se fundió con la oscura bruma. Azuzó el caballo y se alejó al galope.

Ana Lorenzo Arenas dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía.En mi caso la novela se llama Eternidad, escrita por Alyson Noël.

Un fragmento del libro es el siguiente:

Desde que un trágico accidente acabó con las vidas de los padres y la hermana de Ever, la protagonista es capaz de oír los pensamientos de las personas que la rodean, tiene el don de ver sus «auras» y descubrir su pasado con sólo tocarles la piel. Además, se comunica con el espíritu de su hermana Riley, que la visita cuando menos se lo espera estando sola.

Yo he elegido esta novela, porque tiene la mezcla de los temas que más me gustan como el amor, magia y amistad.Y además es una historia muy interesante sobre la vida de Ever.

Rosa María Mañas Migal dijo...

Cada persona tenía una canción que quería recordar y así lo hacía. En mi caso esa canción sería "en el mundo genial de las cosas que dices" del grupo Maldita Nerea. La recordaré siempre porque cada vez que la escucho, aunque esté triste, pienso en que cada vez que estoy al lado de esa persona a la que quiero, lo malo es capaz de convertirse en bueno y lo más pequeño de hacerse grande y sin darme cuenta, estar delante de la suerte de mi vida.

"En el mundo genial de las cosas que dices, hay historias de buenos y malos felices, ceremonias de vidas, sonrisas al verte... cómo diablos se puede tener tanta suerte.

En el mundo genial de las cosas que dices, hay tesoros de nadas, planetas sin grises, con millones de estrellas que llenan mi mente, yo no sé si se puede quererte más fuerte."

Alba Sanabria dijo...

Cada persona tenía una canción que quería recordar y así lo hacía. En mi caso elegiría la canción quemando tus recuerdos, de extremoduro. Esta parte de la letra me hace sentir que aunque las cosas no te funcionen, siempre hay algo que esta ahí, oculto, que vale la pena descubrir y luchar por encontrarlo.

Vivir a la deriva
sentir que todo marcha bien
volar siempre hacia arriba
y pensar que no puedo perder.
Voy a hacer un tambor de mis escrotos
sólo dejó, dejó sólo una foto.

Y vivir, qué cuesta arriba
Y sentir que no sé qué hago aquí
Y andar siempre arrastrado
Y perder, que no puedo pensar.

Leticia González dijo...

eliCuando yo era pequeña me daba miedo los payasos, siempre que mis padres nos llevaban al circo a mi hermana y a mi, esa noche no dormía. También tenia mi hermana un payaso de porcelana y mi madre por las noches lo tenia que guardar.
- Cuentan que una familia formada por 4 miembros, decidieron mudarse a otra casa porque la suya estaba en mal estado y compraron otra para poder vivir felices. En esa casa nueva había un cuadro con un payaso, el cuál tenia una mano levantada con cuatro dedos. Pasaron unos días después de que la familia se mudara y estaban muy felices. Esa misma noche uno de los hijos del matrimonio apareció muerto en su cuarto, la familia estaba destrozada pero la madre se dio cuenta de que el payaso del cuadro ya no tenia 4 dedos si no 3. Ésta se lo dijo a su marido y él no le hizo caso. A los tres días llamaron al marido diciéndole que había atropellado a su mujer. Éste le miro los dedos al payaso del cuadro y solo tenia 2 y no 4 como tenia al principio. El hombre juró que iba a cuidar de la única hija que le quedaba pero no pudo hacer nada esa noche la casa de estos salió ardiendo y él y su hija murieron dentro, pero dicen que el cuadro estaba nuevo y el payaso sin ningún dedo.

Álvaro Sánchez Gómz dijo...

Aunque ahora me encanten, hace mucho tiempo les tenía un terror increíble que se prolongó durante mi infancia y fueron dos:

Mi aracnofobia terrible hacía que no pudiera ver a alguna de ellas. Actualmente me gustan a la vez que les tengo mucho respeto y algo de asco a las arañas pero para nada terror como antes.

Y lo más terrorífico que he sufrido en mi vida es la película El Exorcista. Simplemente escuchar la melodía Tubullar Bells de la canción ya me aterrorizaba. Además hay que añadirle el hecho de que la cara de la poseída es la más fea y que más pesadillas me ha provocado en mi vida. Hizo quue le tuviera miedo a los ojos blancos hasta que la volví a ver. Ahora simplemente me encanta y es mi película de terror favorita, porque es la única que me ha causado ese terror. Aún sigo viéndola y me sigue dando cosa.

Víctor Casado Cárdenas dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía...Mi libros se trata de "Crimen y Castigo" (Fedor Dostoievski)

"¿Donde he leído -pensó Raskólnikov prosiguiendo su camino-, dónde he leído lo que decía o pensaba un condenado a muerte una hora antes de que lo ejecutaran? Que si debiera vivir en algún sitio elevado, encima de una roca, en una superficie tan pequeña que sólo ofreciera espacio para colocar los pies, y en torno se abrieran el abismo, el océano, tinieblas eternas, eterna soledad y tormenta; si debiera permanecer en el espacio de una vara durante toda la vida, mil años, una eternidad, preferiría vivir así que morir. ¡Vivir, como quiera que fuese, pero vivir! "




Creo que Fedor Dostoievski es uno de los escritores que más supo ahondar en la psicologia y el alma del ser humano.
Esta obra fue la primera que lei y me costó bastante su interpretacion.

Me interpretacion es que Raskolnikov creía en su interior que se trataba de un "superhombre". que carecia de las debilidades del resto de la "gente común" y a la que él consideraba inferior . Es por ello que decide matar a la vieja usurera, no porque fuera un asesino, sino porque consideraba, como dije antes, que era un bien para la sociedad deshacerse de alguien de tales caracteristicas.
Pero luego del asesinato comienza su padecimiento, su "enfermedad" que no es otra cosa que LA CULPA. Decide entonces entregarse a la justicia y ser juzgado. Pero no se entrega por la culpa en si, él no está arrepentido de haber cometido un crimen, sino que se entrega al darse cuenta que no es un "superhombre", no es un ser superior, sino que es es un ser humano ordinario, el tipo de hombre al cual el desprecia.
Creo que es una obra espectacular.

Manuel Jesús Relaño España dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar, el mío es "Perdona si te llamo amor" de Federico Moccia. Aquí están dos fragmentos de este libro:

Los sueños existen para intentar hacerlos realidad. Y cada día nos decimos: sí, lo haré mañana. Pero y ahora? ¿De qué vivimos ahora ...

A veces miro el mar, ese eterno movimiento, pero dos ojos son pocos para esa inmensidad y comprendo que estoy sola y paseo paseo por el mundo y me doy cuenta de qe dos piernas n astan para recorrerlo todo...

Si mañana se acabasen todos los libros, yo elegiría este, porque enseña el tema del amor sin límites, de como una niña de 16 años se enamora de un hombre adulto rechazado por su mujer. Y de como puede ser posible surgir el amor con diferencia de edad.

Raúl Domínguez García dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía... En mi caso, yo he elegido una canción de Mónica Naranjo, la cual se titula “Usted”. La razón por la que la he escogido ha sido porque refleja la situación en la que se encuentra la sociedad en estos momentos; estamos siendo engañados por todos nuestros políticos, los cuales creen que somos tontos y no nos damos cuenta. Cada día que ponemos el telediario nos enteramos de un nuevo caso de corrupción, oímos que el desempleo y la prima de riesgo han subido, que las prestaciones sociales se reducen, la pobreza aumenta... y, la verdad, es que llega el momento en el que nos cansamos de todo y una gran fuerza nos invade para cambiar aquello que creíamos imposible, y que en realidad lo podemos alcanzar. Esta letra es un espejo de los españoles; espero que os guste.

Hay que pensar un plan porque ya soy mayor y vivir es algo duro
en la ilusión está todo mi capital, mi valor, mi gran futuro
la juventud me da toda la libertad de comprar un mundo nuevo
tiene razón, usted es el líder y yo me chupo el dedo
me chupo el dedo

Usted, qué presidente, qué buena gente
usted ama la fama, tiene el honor y el poder
y yo quiero ser como usted.

Qué bien está usted en la televisión para hablar de la cultura
dice que así vendrá un gobierno mejor, bienestar y más altura
hay que votar, amar, levantar la nación, trabajar, mover dinero
tiene razón, usted es el líder y yo me chupo el dedo
me chupo el dedo

Usted, qué presidente, qué buena gente
usted ama la fama, tiene el honor y el poder
y yo quiero ser, ser como usted.

Así que
usted, qué presidente, qué buena gente
usted ama la fama, tiene el honor y el poder
pero yo quiero ser ser como usted...

Ángel Sánchez Lorente dijo...

Cada persona tenía una canción que recordar y así lo hacía.En mi caso es una canción de supersubmarina `Eres´ lo que más me gusta es este fragmento:

Eres el minuto
en que sueño que te veo cuando me despierto.
Eres el impulso,
el proceso que me ayuda a levantar el cuerpo.
Diez minutos de silencio,
que hacen que esté tranquilo y me olvide del tiempo.
Desayuno de tus besos,
potencia de tu pelo,
ducha de tus dedos.

Me gusta este fragmento porque habla de como una persona puede ser tan importante, como esta persona puede llenar a la otra con solo un gesto, una sonrisa o un abrazo esta persona te puede hacer feliz durante todo el día.

Fº Javier Molina Gay dijo...

Yo de pequeño tenía miedo a muchas cosas como por ejemplo las serpientes, las vacunas, los murciélagos las noches de tormenta... pero sin duda lo que más miedo me daba era la oscuridad.

Una fría tarde de invierno de esas que sólo tienes ganas de estar pegado al brasero, mis padres recibieron una llamada. Con cara de desgana me dijeron que tenían que salir, que tenía la cena en el microondas y que no me acostara muy tarde.
Después de irse,anocheció muy rápido,dando así el pistoletazo de salida a una fría noche de tormenta.
Cuando me dieron ganas de cenar me levanté del sofá y... ¡NO SE VEÍA NADA!
Yo, como casi todo niño, tenía miedo a la oscuridad, entonces encendí las luces y rápidamente fui a coger mi cena.
Ya que estaba en el salón, no tenía miedo y cené tranquilamente.
Ahora solo quedaba acostarme y que terminara esta noche... pero me daba mucho miedo ir solo hasta mi cuarto... ¿a que no sabéis cuál fue mi solución?
Me quedé dormido en el sofá hasta que llegaron mis padres y me acostaron en mi cama.
De pequeño pensaba que no había nada mejor que acostarte en tu cama y darle antes un beso a tu madre.

Eloísa Correas Pérez dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía... Uno de los libros más interesantes que he leído ha sido “El niño con el pijama de rayas” de John Boyne. He escogido este fragmento porque resume el libro a la perfección. Si mañana mismo desaparecieran todos los libros del mundo, me gustaría ser la encargada de aprender de memoria este fragmento. Con tan sólo leerlo se siente la historia, es decir, “El niño con el pijama de rayas” y este fragmento resumen a la perfección la historia de los nazis alemanes. De ese modo, si los libros desaparecieran, no sólo se guardaría un trozo de literatura, sino también de historia.

“Allá donde mirasen veían individuos que iban de un lado a otro; los había altos, bajos, viejos y jóvenes. Unos estaban de pie, inmóviles, formando grupos, con los brazos pegados a los costados, intentando mantener la cabeza erguida, mientras un soldado pasaba ante ellos gesticulando con la boca muy deprisa, como si les gritara algo. Algunos formaban una especie de cadena de presos y empujaban carretillas a través del campo; salían de un sitio que quedaba fuera del alcance de la vista y llevaban sus carretillas detrás de una cabaña, donde desaparecían nuevamente. Unos cuantos estaban cerca de las cabañas formando grupos, con la vista clavada en el suelo como si jugaran a pasar inadvertidos. Otros caminaban con muletas y muchos llevaban vendajes en la cabeza. Algunos cargaban palas y eran conducidos por soldados hacia un sitio que quedaba oculto.
Bruno y Gretel vieron a cientos de personas, pero había tantas cabañas y el campo se extendía hasta tan lejos, más allá de donde alcanzaba la vista, que daba la impresión de que debía de haber miles.”

Paula Ravojc Gavilán dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar, el mío es ''La mecánica del corazón''
Aquí está un pequeño fragmento de este libro:

Uno: No toques las agujas.
Dos: Domina tu cólera.
Tres: No te enamores nunca.

Si mañana desapareciesen todos los libros yo recordaría este porque es una novela apta tanto para niños como para adultos y además porque va dirigida a todos aquellos que en algún momento de sus vidas han sufrido por amor.
Otra de las cosas por las que recordaría este libro es porque el protagonista tras haber sido discriminado socialmente por ser diferente logrará ser feliz gracias al amor y esto le llevará a realizar un viaje por una de las ciudades que más me gustan, París.

Mercedes Expósito dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía... El mio se llama "Canciones para Paula" escrito por Blue Jeans. Este es un fragmento de los muchos que hay y que me gustan:

"En la vida aparecen personas de alguna parte que te marcan la existencia. Es un juego del destino que coloca en tu camino a gente que, por arte de magia, o sin ella, influyen en tu comportamiento y hasta te hacen cambiar tu forma de ser. Despliegan tal red sobre ti que quedas atrapado por su esencia, sea cual sea ésta..."

Este libro me marcó mucho ya que habla sobre el amor y los amigos y todos los sentimientos que se puede sentir sobre ello, y mas en la edad de la adolescencia que es lo que mas nos puede marcar a lo largo de la vida. Este fragmento habla de las persona que dejan huella como son los amigos, familiares... es decir, seres queridos y eso con el paso del tiempo los recordarás siempre.

Cristina Sánchez Mena dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacia.En mi caso es un fragmento de la saga Crepúsculo en concreto de su primer libro que dice:nunca me había detenido a pensar en como iba a morir seguramente morir en lugar de otra persona,alguien al que se ama,era una buena forma de acabar.Incluso noble.Cuando la vida te ofrece un sueño que supera con creces cualquiera de tu expectativa,no es razonable lamentarse de su conclusión.Me gustaría recordar este fragmento por los múltiplos mensajes que contiene ya que habla de algo tan puro y tan sincero como es el amor.No se ve pero es algo tan difícil y a la vez bonito de sentir que merece la pena vivir lo y con este libro se vive

José Manuel Cardeñas Chica dijo...

Cada persona tenía una canción que quería recordar y así lo hacía. En mi caso elegiría la canción "soñaré" de Canelita.
Soñaré con los besos que aún no me has dado
Con el presente y el pasado,
Con la esperanza puesta en que algún día
Me veas como el hombre de tu vida.

Soñaré cuando menos me lo merezca
Porque será cuando te des cuenta,
Que eres para mi mucho más
De lo que las palabras puedan expresar.

Me gusta este fragmento porque muestra la ilusión que puede sentir una persona por alguien y la esperanza en que se cumplan tus sueños.

Sonia gómez López dijo...

Llegas a casa un sábado de estos que vienes, dos horas más tarde de la hora que te han dicho tus padres, sin que nadie se dé cuenta…
En el portal te quitas los tacones para no hacer ruido; metes la llave, que previamente sacaste en la calle para que no sonaran al sacarlas del bolso, en la cerradura haciéndolas girar poquito a poco para no despertar a tus padres, entras de puntillas para no hacer ruido con los tacones en la mano y dándote cuenta de que llevas tantas cosas que te faltan manos, y al llegar a tu habitación no enciendes la luz y te acuestas haciendo el mínimo ruido posible.
Cuando por fin consigues conciliar el sueño sientes la presencia de alguien te despierta, enciendes milésimas de segundo la luz, despertando así a tus padres, que al día siguiente te hechan la regañina y en ese corto tiempo es suficiente para ver que justamente enfrente de tu cama, como si estuviera entrando por la puerta hay una niña de unos 9 años, rubia, con ojos oscuros, piel blanquita, lleva puesto un vestido rojo y manoletinas negras, idéntica a tu hermana pequeña y justamente con la misma ropa que ella se puso el fin de semana pasado.
De repente, apagas la luz, te metes debajo de las sábanas, como si éstas te fueran a defender del daño que te quiera hacer, y tras estar unas horas pensando: ¿qué quiere?, ¿porqué está aquí?, ¿quién es?, ¿porqué es igualita a mi hermana? Y muchas más preguntas a las que no le encuentras respuesta.
Caes en un profundo sueño que te deja dormida hasta las 12 de la mañana. Nada más levantarte lo primero que buscas ¿que és? La niña gemela a tu hermana ¿no? Pues la buscas y te das cuenta de que es una muñeca a la que tu hermanita le ha puesto su ropa mientras tú estabas de paseo.

Teresa de Haro Estepa dijo...

A mi de pequeña me daba miedo la oscuridad, si no tenía un poco de luz en mi cuarto por la noche no podía dormir, al igual que tenía que estar tapada totalmente. También tenía miedo de las típicas historias de miedo que contaban, me acuerdo de una historia que contaron en mi clase y por la que estuve varios días durmiendo fatal.

María no llevaba bien todavía lo de dormir sola y más con la luz apagada. Ya se había acostumbrado a dormir con su hermana y con la luz del baño encendida pero su hermana estaba creciendo y ya no quería dormir más con ella. María no lo entendía, ella quería seguir jugando con su hermana antes de dormir, dormir con ella todas las noches y sin duda que la luz del baño siguiera encendida. Antes de dormir le suplicaba a su hermana que por favor la dejara dormir con ella pero su hermana decía que no y que no, que ya era demasiado mayor y tenía que dormir sola. Poco a poco María fue aprendiendo que debía dormir sola y que la luz no podía seguir encendida y que la oscuridad no podía seguir siendo algo que la asustara.

Almudena Marquez Labella dijo...

De pequeña a mi me daban miedo los gatos...
Los gatos todavia me siguen dando,porque una vez por la noche estaba en mi cuarto estudiando y mis padres se dejaron la puerta abierta de mi casa y un gato se entró en mi casa y se metió en mi cuarto y el gato casi se me tira encima, desde entonces les tengo pánico.

Almudena Marquez Labella dijo...

De pequeña a mi me daban miedo los gatos...
Los gatos todavia me siguen dando,porque una vez por la noche estaba en mi cuarto estudiando y mis padres se dejaron la puerta abierta de mi casa y un gato se entró en mi casa y se metió en mi cuarto y el gato casi se me tira encima, desde entonces les tengo pánico.

Sergio Ballesta dijo...

Esto es un niño 7 a 8 años que veía muchos dibujos de enanitos.Y sus padres les dejaba ver una película de miedo donde había enanitos que mataban a gente por las noches en sus casas,con caras feas.Él empezó a soñar cosas raras, pensaba que había enanitos en su habitación y se tapaba con su manta, y tenía miedo asomar la cabeza y se lo dijo a sus padres y decían que era una tontería y empezó a dormir con sus padres varias semanas.Tras esas semanas,ya no tuvo tanto miedo y se le pasó,y empezó a dormir otra vez en su cama tranquilamente.

Virginia Villar dijo...

Cada persona tenía una canción que quería recordar y así lo hacía.La mía es "Por el miedo a equivocarnos" de Maldita Nerea.

"No quiero escucharte
no insistas prefiero esta vez encontrarte
inundando mis ojos esperando a que pase
a que caigamos otra vez.

Y solo digo que
nunca quise hacerte daño
pero todo se nos fue
y aunque ahora somos como extraños
yo jamás te olvidaré."

Si mañana desapareciesen todas las canciones sin duda yo me aprendería ésta,además de porque ha sido bastante significativa para mí, porque refleja una realidad que por desgracia o por fortuna todos debemos afrontar siempre que terminamos una relación con alguien y creo que puede proporcionar de alguna forma un apoyo para superar esta difícil situación,además de servir como aviso a lo que nos exponemos.

María Plaza dijo...

Es frecuente escuchar que los niños temen a la oscuridad, a estar solos en casa, a monstruos, brujas, fantasmas… pero a lo que yo realmente tenía miedo cuando era pequeña era al león de correos. Me atemorizaba su boca abierta, sus afilados dientes, su larga melena, lo frío que era al tacto, sus ojos penetrantes, incluso me resistía a pasar por delante de él.

María Plaza dijo...

Carlos era un hombre de mediana edad que trabajaba en la oficina de correos. Vivía solo en un pequeño apartamento y no tenía familia. A menudo compadecía su solitaria y rutinaria vida. Todos los días se levantaba temprano, y se dirigía por las aún dormidas calles al edificio de correos. Allí ordenaba carta tras carta todo el correo, en aquel reinaba el silencio, todos parecían no estar de humor para hablar, tan solo se escuchaba de vez en cuando algún tímido suspiro. Hora tras hora veía como entraban las cartas a través del león de correos. De repente vio como una pequeña mano arrojaba una carta llena de dibujos y de colores vivos, tras ella caía un pequeño cochecito de juguete, seguido de un sonoro grito del niño que se había dado cuenta de que su preciado juguete también había caído.
Carlos amablemente pidió al niño que dejara de llorar y le devolvió el juguete a través de la boca del león. El niño pensó que el león había cobrado vida y le había hablado. Desde ese momento comenzó a visitar día tras día al león, le hablaba y le contaba cómo le había ido en la escuela y el león le escuchaba y aconsejaba. De esta forma Carlos no volvió a sentirse solo.

Ana Isabel Carmona González dijo...

Cádiz, 1889 ,Laura una niña de 7 años adoraba las muñecas de porcelana que le traía su padre cuando venia de viaje ,pertenecía a una familia adinerada , en la que no le faltaba ningún capricho.Un día la niña decidió viajar con su padre a Salamanca,una vez allí descansaron en un Motel en la que la camarera era una vieja muy malhumorada que le contó una historia en la que las muñecas por la noche cobraban vida e intentaban asesinar a sus dueños. La niña hizo de esa historia una realidad en su sueño, lo que tanto temía era que su única amiga la intentaba matar. Aunque esa niña ya tiene 20 años le sigue teniendo miedo a la historia que tanto temor le dio a su infancia .

Miguel Garcia Barcenas dijo...

Hace unos cuantos años en un pueblo de Estados Unidos había a una escuela abandonada en la cual decían que por la noche se oían por la noche ruidos y voces.Un valiente vecino se atrevió a entrar de noche a esa escuela, desde entonces ya no se sabe nada de el , en esa escuela no ha vuelto a entrar nadie, ni si quiera la policía. Pero al año siguiente entro su hijo , ya no podía soportarlo mas quería ver a su padre. Cuando entro en esa escuela el niño vio como los cuadro se movían y como la tiza chirriaba en la pizarra, pero también oyó la voz de su padre gritando su nombre , este se había convertido en un fantasma, el hijo de la impresión le dio un infarto y tampoco en el pueblo se sabía nada de el.

Raquel Rodríguez Olmos dijo...

Cuando era pequeña tenia muchos miedos, uno de ellos era a la oscuridad, pero eso como a la mayoría de la gente. Otro era a los payasos que poco a poco se me fue quitando, pero el peor de todos era a que saliera algo de debajo de mi cama y me cogiera una mano o un pie, por eso dormía todas las noches tapada hasta la cabeza y con las manos y los pies dentro del colchón, ni un milímetro fuera y ese miedo no se me quito, aun sigo sin sacar las manos o los pies fuera de la cama cuando duermo.


Cuando la pequeña Mónica tenía la edad de 6 años tenía un miedo muy grande a la oscuridad, todas las noches cuando se iba a acostar miraba su cuarto oscuro y cuando el suelo o los muebles crujían, corría hacia la habitación de sus padres. Eso ocurría todas las noches, un día la niña decidió encender una lamparita de mesa para dormir, pero se dio cuenta de que era aun peor ya que la lamparita hacía miles de sombras en su cuarto que daban mucho miedo.
Llego su cumpleaños y le regalaron lo que llevaba deseando muchos años, un perrito, Mónica se llevo esa noche el perro a su habitación y al estar tan ilusionada ni se acordó de su miedo a la oscuridad, y así todas las noches gracias a aquel perrito a Mónica se le olvido aquel tremendo miedo que tenía.

Carlos Piña Merino dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía.
En mi caso me gustaría recordar un fragmento de una canción,
la canción es de Swan fyahbwoy .
La canción se llama "siempre hablando de más"
"Voy a brillar hasta quemar o hasta quedarme ciego
si crece el movimiento pero no veo relevo
no, no me elevo, no veo lo que no creo, no te veo moviendo por esto ni un puto dedo, solo ego."
pongo esta porque es mi cantante favorita y es su primera canción y me relaja cuando la escucho, y es una de mis canciones favoritas.

Sandra Camacho Del Moral dijo...

Cada persona tenía una canción que quería recordar y así lo hacía. En mi caso me quedaría con la canción "estoy aquí" de despistaos.

Después de pasar la noche
teorizando acerca del amor
tu cuarto se enciende ahora sin mí.

Después de una noche entre caricias,
risas y algún que otro abrazo.
Lo siento, me tengo que ir.

Quería contarte que es muy fuerte
esto que siento y tú no sientes.
Tengo el tiempo entre los dientes para ti.
Quería decirte como te he dicho otras veces
que pase lo que pase estoy aquí.

Recordaría esta canción porque me he sentido identificada con ella varias veces en mi vida y me ha ayudado a superar malos momentos.

José Luis Gutiérrez Sola dijo...

Cada persona tenia un libro que deseaba recortar y así lo hacia.En mi caso quiero recordar el libro Don Quijote de la Mancha
del escritor Miguel de Cervantes.

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

El porqué es muy sencillo, porque fue uno de los primeros libros que leí de pequeño y me gustó mucho.

Paco Ballesta Martinez dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar,y así lo hacía.En mi caso yo recordaba una canción en la que empieza así:Oye
ayer tuve la dicha
quizá la desdicha de volver a verte
compartí contigo... como amigo
aunque pareciera k, un día como cualquier otro
un frio intenso en mí pero, nena escucha te voy a decir algo

no te sientas mal
no te he olvidado todavía
no vaya a llorar
a un yo sueño que eres mía
me haces falta
recuerdo aquel día
la pasamos bien
tu lo presentía

no te sientas mal
no te he olvidado todavía
no vaya a llorar
a un yo sueño que eres mía
me haces falta
recuerdo aquel día
la pasamos bien
niña lo presentía

Después de tanto dialogamos como amigos
pero hay cosas que me hacen daño que no digo
que estoy en deuda con mi orgullo cada vez que yo te miro
que me muero por estar contigo
que solo al verte unos metros de mi cuerpo siento ganas
de cruzar esa frontera pues percibo que aun me amas
que al igual que yo hay ganas
de olvidar lo del ayer
de vivir sin importar lo sé mañana

no te sientas mal
no te he olvidado todavía
no vaya a llorar
a un yo sueño que eres mía
me haces falta
recuerdo aquel día
la pasamos bien
tu lo presentía (x2)

me estoy ahogando en el mar de tus mentiras
le tengo miedo a la forma en que me miras
quiero olvidarme de lo hecho y resucitar
mi pecho darle muerte a lo que por ahí me han dicho
porque el amar sin importarme la vida
volver a darte mi amor sin medidas
oye asegurarme de tenerte de hoy
y para siempre pa siempre mía, pero una voz en el oído me dice
con cuidado que no me deslice
que me hace falta poco
que me vuelvo loco
que si vuelvo contigo me equivoco
y no te sientas mal
yo no te olvido
no te olvido
aun me acuerdo de tus ojos
de tu cuerpo
de tu boca
de la forma en que me toca
de que la conquista se me agota
y que se me está volviendo loca
y no te sientas mal
el tiempo no se equivoca
no se equivoca
no se equivoca
no se equivoca

no te sientas mal
no te he olvidado todavía
no vaya a llorar
a un yo sueño que eres mía
me haces falta recuerdo
aquel día
la pasamos bien
tu lo presentía

no te sientas mal
no te he olvidado todavía
no vaya a llorar
a un yo sueño que eres mía
me haces falta
recuerdo aquel día
la pasamos bien
tu lo presentía
la pasamos bien
tu lo presentía
la pasamos bien
tu lo presentía.
La canta Yomo, me recuerda cuando era chico y estaba con mis amigos jugando y e sentido con esta canción tristeza y pena, también me recuerda al verano del año pasado.

Sergio Ballesta dijo...

Cada persona tenía una libro que deseaba recordar, y así lo hacía.En mi caso quiero recordar una canción de Canelita "estaba perdido" y quiero destacar un fragmento:Ahora quiero volver a empezar,sali de esta noche la oscuridad,cantarle a la vida y a la libertad y darle un
beso a mi madre.Me gusta este fragmento porque habla de su libertad y de cantar libremente y estar con su madre y besarla cuanto pueda.

Lorena Expósito Ayuso dijo...

cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y aún lo hacía..En mi caso me gusta recordar la canción Canelita - Estaba perdido.

Estaba perdio,ante el camino que nunca debí de andar,pero
que estaba perdio,crusé fronteras que nunca debí
cruzar,pero que estaba perdio.
pero que estaba perdio.
Vivía en mi mundo,nadie me dijó que había otra realidad,y
yo viví en mi mundo,que conocí otra forma de caminar y
me perdí en ese mundo y me perdí en ese mundo.

De todo lo malo que me pasado,la culpa no la tiene nadie,
tan solo soy yo culpable,tan solo soy yo culpable.

Ahora quiero volver a empezar,sali de esta noche la oscuridad,cantarle a la vida y a la libertad y darle un
beso a mi mare.

Ahora quiero volver a empezar,sali de esta noche la oscuridad,cantarle a la vida y a la libertad y darle un
beso a mi mare.

Estaba perdio,era un chiquillo y tan solo quería jugar
y como estaba perdio,también jugando la luz con la
oscuridad,pero que estaba perdio,pero que estaba perdio.

De todo lo malo que me pasado,la culpa no la tiene
nadie,tan solo soy yo culpable,tan solo soy yo culpable.

Ahora quiero volver a empezar,sali de esta noche la oscuridad,cantarle a la vida y a la libertad y darle
un beso a mi mare.

Ahora quiero volver a empezar,sali de esta noche la oscuridad,cantarle a la vida y a la libertad y darle
un beso a mi mare.

Ahora quiero volver a empezar,sali de esta noche la oscuridad,cantarle a la vida y a la libertad y darle
un beso a mi mare.

Ahora quiero volver a empezar,sali de esta noche la oscuridad,cantarle a la vida y a la libertad y darle
un beso a mi mare.

Me gusta esta canción porque me trae muchos recuerdos de hace un año y medio, he vivido muchos recuerdos con y sentimientos que antes no he tenido con esta letra. la verdad que no me gustaría que todo lo que pasó hubiera sucedido aunque nunca se puede saber lo que va a suceder en esta vida, y ya que pasó todo eso esta canción me hizo desconectar de todo y pasar a otro mundo irreal...

Álvaro Martínez Ruiz dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía.
En mi caso me gustaría recordar un fragmento de una canción,
la canción es de Swan fyahbwoy.
El fragmento es el siguiente:
[Mr. Karty]
Nunca les faltó Papá Noel
se bañaban en juguetes que les duraban un mes
En verano a la playita en Bmw, papi tenía un chalet
y en invierno estudiaban en el colegio francés, yes
Nunca les faltó la diversión, la mejor moto del barrio
y el mejor ordenador
Clínicas privadas y su ropa de Lacoste
fiestas por Ibiza y compras por Nueva York

Nunca estuvieron en la cola del paro
nunca trabajaron en una temporal
Sé que nunca se manifestaron
nunca fueron aprendiz y nunca fueron oficial.
He puesto este fragmento por que es una de mis canciones favoritas.Explica mas o menos de como está España.

Miguel Garcia Barcenas dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía.En mi caso yo quiero recordar una canción de Los Chichos y Estopa " El del medio de los Chichos" y quiero destacar el siguiente fragmento:El del medio de Los Chichos
Se me ha "aparecío" en sueños
Se me ha "aparecío" y me ha dicho
De tu rumba soy el dueño
El del medio de Los Chichos
Me ha dicho que en la otra vida
Se le han olvidado las penas
Se acuerda de la alegría
Pero me ha dicho que está muy sólo
Ya no tiene compañía

El del medio de Los Chichos
Me ha dicho que soy muy bueno
Que tengo buen corazón
Y que nunca voy sereno
Que se me nota en los ojos
Que mi mirada es de hielo
Me ha dicho que en otra vida
Yo era un perro callejero

El del medio de Los Chichos
Se me ha "aparecío" en sueños
El del medio de Los Chichos
Me ha pedido dos favores
Que sea su mensajero
Y una canción de colores
Me ha dicho que abra las puertas
Que abra también los balcones
Y que cante esta rumbita
"P' alegrar" los corazones

Y el del medio de Los Chichos
Se me ha "aparecío" esta noche
El del medio de Los Chichos
Dice que soy callejero
El del medio de Los Chichos
Se me ha "aparecío" en sueños

Que se me nota en los ojos
Que mi mirada es de hielo
Me ha dicho que en otra vida
Yo era un perro callejero.

Me gusta mucho porque me recuerda a cuando yo era chico y me iba con mi familia al campo, me trae muy buenos recuerdos, ese es el motivo por el que expongo.

Jose Manuel Jurado dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía. En mi caso quiero recordar un libro llamado Don Quijote de la Mancha y quiero destacar un fragmento:En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.Este fragmento me gusta porque me lo lía mi madre de pequeño.

Ana Isabel Carmona González dijo...

Cada uno tiene un libro que deseaba recordar, y aún lo tenía.. En mi caso me gusta la canción " en mis venas -Supersumarina aquí pongo una parte de la canción:
Ahora da la sensación
de que todo esta en mis venas,
Circulando en mi interior
retorciendo mis arterias.

Se quedó grabado a hierro
en las yemas de mis dedos,
protegiéndome del roce
del contacto con tu fuego.
Me gusta este fragmento porque parece que todo depende de mí aunque parece que esto depende de dos aunque en mi caso yo no este pasando un buen momento en este sentido cuando se trata de dos parece que todo es perfecto..

Sonia Toribio Serrano dijo...

Cada persona tenía un libro
que deseaba recordar,y así lo hacía..
En mi caso deseo recordar una canción:llamada Lovumba de Daddy Yankee ,me gusta porque me recuerda a que he pasado bueno momentos mientras que escuchaba esa canción.
Sólo somos tú y yo bailando así
Pidiendo más y más, calor
Sintiendo que soy para ti
Abrázame fuerte, dale, no me suelte
Llegó el tiempo de los dos....

Manuel Garzón dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía....
En mi caso, es sobre un texto que si lo lees te animaras....este es:
En la vida pasamos situaciones altas y bajas , pero de cada situación que nos da la vida, aprendemos a ser mejores personas en el futuro y no cometer los mismos errores.

jose luis pulido lopez dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía.En mi caso hay una canción que nunca se me olvidara.
Esta canción es el jardín de la alegría es una bonita canción que trata de que si te metes en la droga no sales a no ser que recapacites que es lo que le pasa a este muchacho.También dice que cuando estas colocado a nadie le importa lo que tu hagas todos están a su rollo pero este decide dejarlo por que ve que quiere seguir cantando sin drogarse.

Eneli Armenteros Fernández dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía...
En mi caso lo que deseaba recordar es Un beso de Wisin y Yandel.
Y yo no se por que paso
Pero paso
Me enamore con un beso,
Me ilusiono, me atrapo
No te niego quiero verte otra vez
Repetir aquellos días de lujuria y fantasía,
Me muero por tener un poco de ti
Que me digas que si
Que naciste pa' mi
Completa pa' mi
Yo sigo aquí
Esperando por ti
Con poder besarte, tocarte, mimarte.
Porque esta canción representa para mi el amor, porque refleja el sentimiento de una persona hacia otra.
P

Francisco Beltrán Rubira dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar,y así lo hacía...
En mi caso, deseaba recordar esta poesía de Bécquer:

¿Qué es poesía?dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía?¿Y tú me lo preguntas?
poesía...eres tú.

Quisiera recordar esta poesía porque es romántica.

Jorge Martinez Fernandez dijo...

Cada persona tenia un libro que deseaba recordar ,y así lo hacia..Quiero recordar
a Don Quijote de la mancha:
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.
El porqué es muy sencillo, porque fue uno de los primeros libros que leí de pequeño y me gustó mucho.

Jorge Martinez Fernandez dijo...


Cada persona tenia un libro que deseaba recortar y así lo hacia.En mi caso quiero recordar el libro Don Quijote de la Mancha
del escritor Miguel de Cervantes.

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.

El porqué es muy sencillo, porque fue uno de los primeros libros que leí de pequeño y me gustó mucho

Tomas Lopez Araque dijo...

Cada persona tenia un libro que deseaba recordar, y así lo hacía....
En mi caso es una canción NADIE ME ENSEÑO A VIVIR
la canción me gusta por que trata de una persona que afronta sus problemas

Jose Domingo Luque Lara dijo...

Cada persona tenía un libro
que deseaba recordar, y así lo hacía. En mi caso me gustaría recordar la película de Mente Artificial: trata de un chico que era un robot que es abandonado por su madre ya que esta tenía miedo de él porque sin querer habría podido ahogar a su hijo verdadero aunque hubiese sido sin querer. Me acuerdo de una frase de la película que la decía el niño robot que quería encontrar al hada de pinocho para que lo convirtiera en un niño de verdad.
Esta frase me hizo recordar cuando yo era pequeño como el que creía en las hadas , los reyes etc.

Don Manuel Jesus Jurado Huertas dijo...

Cada persona tenia una canción que deseaba, y así lo hacia...
Como nos trataron así somos, nos hicimos fuertes por derrotas o abandonos,de un sueño hicimos el destino, recorrimos los caminos del bien y del mal, repetimos los errores, los chicos del barrio super-star los que te solían molestar hoy brillaran.
en la parte de una de las canciones que mas me gusta por que se refiere a que hacemos lo que nos enseñaron

Nicoleta Brinza dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía. En mí caso si tuviera que recordar algo, sería está frase:
-¡ Buenos días princesa! he soñado toda la noche contigo, íbamos al cine y tu llevabas aquel vestido rosa que me gusta tanto, solo pienso en ti princesa, pienso siempre en ti. Esta frase es de la película "La vida es bella" cuyo director es Roberto Benigni.
Me gustaría recordar esta película por los recuerdos a los que me llevan cuando pienso en ella. También podría decir que solo me gusta por la persona con la que la vi. Una película está mejor en buena compañía ¿verdad?. Yo puedo decir, que en ese día estuve muy bien acompañada.

Ana Mª Córdoba Ramos dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía.
En mi caso es este fragmento de una canción que pertenece a las Chuches que se llama corazón de hombre.
"Tantas veces he querido estar en tu presencia que por culpa de mi frialdad no me he acercado a ella.
Tantas veces he querido estar cerca de tí que mi alma no lo notaba estaba muy lejos de tí.
Hoy vengo delante de tí mi oración quiero rendir por favor escúchame señor.
Tengo roto el corazón, quiero estar siempre contigo porque eres mi fiel amigo.
Sé que estas lágrimas no son mias y estas lágrimas son de mi alma
has roto el mal que en mí había y en mi corazón reina tu palabra.
Corazón de hombre dime dónde vas, en que lugar te encuentras, dónde quieres llegar, corazón de hombre endurecido y carnal de secretos humanos que jamás llegarán a ningún lugar, corazón de hombre lleno de maldad..."

Este fragmente es tan importante para mí porque recuerda a muchos momentos vividos, y cuando me siento mal nunca me canso de escucharla.

Juan Manuel Artero Nieves dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía... A mí me gustaría que no desapareciera la siguiente poesía Con diez cañones por banda
viento en popa, a toda vela
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, el temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.
Porque me recuerda cuando yo estaba en primaria

Jesús Claramonte Ortega dijo...

Cada persona tenía una canción que quería recordar y así lo hacía. En mi caso me quedaría con la canción La Vida Sigue Igual que cito posteriormente.

Unos que nacen otros moriran
unos que rien otros lloraran
aguas sin cauces rios sin mar
penas y glorias guerras y paz

Siempre hay porquien vivir y aquien amar
siempre hay por que vivir por que luchar
al final las obras quedan las gentes se van
otros que vienen las continuaran la vida sigue igual

Pocos amigos que son de verdad
cuanto te halagan si triunfando estas
y si fracasas bien comprenderas
los buenos quedan los demás se van.

Siempre hay por quien vivir por quien amar
siempre hay por que vivir por que luchar
al final las obras quedan las gentes se van
otras que vienen las continuaran
la vida sigue.... iguaal....

He elegido esta canción aunque no sea de la época actual porque muestra el sentido de la vida y de todo lo que la engloba.

Elena Serrano Pérez dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar y así lo hacía... Para mí es, Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, de Albert Espinosa.
En general, este autor me gusta bastante porque hace que te adentres en sus libros y que reflexiones con cada una de sus líneas, por ello creo que si tuviese que aprenderme algún libro, sería éste.
El siguiente fragmento es uno de mis preferidos del libro, me identifico con él porque me encanta dormir y porque estoy de acuerdo en cada una de sus palabras, el dormir te aparta de lo malo y del mundo.

“Me gusta dormir, quizá es lo que más me gusta en esta vida. Y quizá me gusta tanto porque me cuesta mucho conciliar el sueño [...] Desde pequeño he pensado que dormir te aparta del mundo, te hace inmune a sus ataques. La gente sólo puede atacar a los despiertos, a los que están con los ojos abiertos”

Sonia Toribio dijo...

Cada persona tenía un libro
que deseaba recordar,y así lo hacía..
En mi caso deseo recordar una película llamada "Lo Imposible" de Juan Antonio Bayona. Me gusta porque al final de la película se reencuentran de nuevo creyendo que estaban todos muertos.Me a dejado una visión de que hay que valorar lo que tenemos en nuestro alrededor porque no se sabe lo que puede pasar.

Cristina Relaño Sánchez dijo...

La mayor parte de los niños cuando eran pequeños, siempre temían el echo de quedarse solos, temían ver películas de miedo, soñaban y les atemorizaban las brujas, los monstruos…pero lo que a mi realmente me daba miedo era mirar debajo de mi cama, cada vez que mi madre me mandaba a buscar mis zapatillas o a guardar algo debajo de ella se me hacia un mundo porque no quería, ya que me aterraba el simple gesto de levantar la cortinilla de la corcha para empezar mirar debajo de la cama.

Cristina Relaño Sánchez dijo...

Había una vez una niña pequeña que vivía en un pueblecito llamado Roterdam. Sus padres se habían mudado hace poco a dicho pueblo y se habían comprado una casa de unas envidiables dimensiones.
Su hija se llamaba Lucía y tenía doce años, siempre había estado acostumbrada a dormir con su hermano mayor Héctor, pero al mudarse le habilitaron una habitación propia para que no tuviera que depender y estar siempre peleándose con su hermano.
Lucía al principio estaba muy contenta con esta idea puesto que así podría jugar y hacer lo que quisiera sin que su hermano le estuviera rechistando todo el tiempo, pero conforme fueron pasando los días Lucía comenzó a cambiar su actitud por completo.
Cada noche al acostarse Lucía sentía como algo comenzaba a sujetarla de los pies y desplazarla hacia abajo y a pesar de que eran constantes las noches en las que Lucía se levantaba asustada y atemorizada contándoselo a sus padres y llorando sin parar, estos no la creyeron puesto que consideraban que era algo normal al cambiar de vivienda.
Hoy hacen ya cuatro años que Lucía desapareció sin dejar rastro y sus padres no han cesado ni un minuto de buscarla, tal vez dichos padres deberían de comenzar a darse cuenta de que el miedo que sentía Lucía no era un sueño. El único rastro que encontraron de ella fue una inscripción en el cabezal de la cama que decía: felices sueños, nunca te olvides de mirar debajo de la cama antes de dormir.

Manoli Martínez Garrido dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar, y así lo hacía....
En mi caso, la canción que nunca olvidaré se llama la flor del dinero, ya que trata sobre que el dinero no da la felicidad y la cantante lo descubre por medio del amor, dice así...
La flor del dinero también tiene su sabor, cuando te envenena te atrapa el corazón... No te dejes envenenar, por esa maldita flor que te corrompe hasta el alma y te ciega la razón... Tu eres la luz que ilumina siempre mi vida, el agua, que necesito beber cada día, eres quien me hace a mi soñar... Ahora vivo a gusto, no tengo que pagar, tengo quien me sonríe, este si es de verdad...

Julia Sáez Gómez dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar y así lo hacía...
pero en mi caso lo recuerdo con la canción solamente tu de Pablo Alborán.

Regálame tu risa
enséñame a soñar
con solo a una caricia
me pierdo en este mar...
Regálame tu estrella
la que ilumina esta noche
llena de paz y de armonía
y te entregaré mi vida.
Haces que mi cielo vuelva a tener ese azul
pintas de colores mis mañanas solo tu
navego entre las olas de tu voz y...
tú,y tú,y tú,y solamente tú
haces que mi alma se despierte con tu luz
y tú,y tú,y tú...(8)

Esta canción me gusta porque me recuerda a una persona bastante esencial en mi vida.

Nerea Lozano Moreno dijo...

De pequeña me daba miedo la oscuridad,todas las noches dormía con la luz encendida ahora que ya soy más grande ese miedo lo he superado, pero hay un miedo que no he conseguido superar y esque me dan terror las tortugas nose porque ni lo entiendo pero no soi capaz ni de mirarlas en fotos.

Nerea Lozano Moreno dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar y así lo hacía
pero en caso lo recuerdo con la canción de Marcos.
En un puerto Italiano
al pie de las montañas
vive nuestro amigo Marcos
en una humilde morada
se levanta muy temprano
para ayudar a su buena mamá
pero un día la tristea
llega hasta su corazón
mamá tiene que partir
cruzando el mar a otro país
No te vays mamá,no te alejes de mí
Adios mamá pensaré mucho en tí
no te vayas mamá aquí tienes tu hogar.
Si no vuelves pronto iré a buscarte donde estés
no me importa donde vayas te encontraré.

Nerea Lozano Moreno dijo...

Esta cancion me recuerda a mi infancia cuando al acostarme mi mamá me la cantaba una y otra vez hasta quedarme dormida.

Elena Chinchilla Madueño dijo...

De pequeña me daba miedo la oscuridad de mi casa ya que pensaba que me iba a comer un monstruo y tenía que dormir tapada hasta arriba y también me daba miedo perder a mis padres o perderme.

María Plaza dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar, y así lo hacía, en mi caso yo decidí recordar la película "El Diario de Noa" pues es una de las películas de amor más conmovedoras que he visto, y nos hace ver que el amor verdadero siempre triunfa y perdura a lo largo del tiempo. Por este motivo, haría que perdurara en el tiempo.

- ¿Te quedarás conmigo?
+ ¿Quedarme contigo? ¿Para qué? ¿Para estar todo el tiempo discutiendo?
- Eso es lo que hacemos, discutir. Tú me dices cuando soy un maldito arrogante y yo te digo cuando das mucho la tabarra, y lo haces el 99% del tiempo. Sé que no puedo herir tus sentimientos porque tienen un promedio de 2 segundos de rebote y otra vez vuelves a la carga.
+ ¿Entonces qué?
- Pues que no será fácil, va a ser muy duro. Tendremos que esforzarnos todos los días y quiero hacerlo porque te deseo. Quiero tenerte para siempre, Tú y Yo todos los días. ¿Harías algo por mí?.. Por favor imagina tu vida dentro de 30 o 40 años, ¿cómo la ves? Si es junto a ese hombre, vete. Te largaste una vez y lo soportaré otra si creyera que es lo que quieres, pero jamás tomes la vía fácil.
+ ¿A qué vía te refieres? No hay ninguna fácil, haga lo que haga alguien acabará sufriendo.
- ¿Podrías dejar de pensar en lo que quieren los demás? Incluso olvida lo que yo quiero y lo que él quiere o lo que tus padres quieren,¿tú qué quieres?
+ No es tan sencillo.

Germán Mena dijo...

Cada persona tenía un libro que deseaba recordar y así lo hacía. Yo decidí recordar un disco de música. La Ley Innata, de Extremoduro.

"Para contarte
que quisiera ser un perro y oliscarte
vivir como animal que no se altera,
tumbado al sol lamiendose la breva,
sin la necesidad de preguntarse
si vengativos dioses nos condenarán,
si por Tutatis,
el cielo sobre nuestras cabezas caerá."

Sonia Gómez López dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar, y así lo hacía...
En mi caso, yo decidí aprenderme la reflexión que hizo una muchacha en una serie de televisión.

"Cuando somos niños soñamos con cosas pequeñas, sencillas:

Un helado de fresa, una muñeca que llora y hace pis, o esa bicicleta que tiene el vecino del cuarto.
Cuando nos hacemos mayores nuestros sueños cambian con nosotros y se vuelven complejos igual que nosotros, y de repente la muñeca de trapo se convierte en un vestido nuevo, con el que cruzar un océano para deslumbrar a tu marido en un viaje sorpresa.
Pero los sueño se rompen en pedazos cuando se topan de frente con la realidad, porque la realidad, a menudo es radicalmente distinta a como uno cree, las personas no siempre son lo que aparentan ser, ni las relaciones, ni mucho menos los amigos.
Y esa realidad es la que se encarga de poner a cada uno en su sitio,lo que uno cree que es negro, puede ser blanco, lo que uno cree que es blanco, probablemente sea de todos los colores del arco iris.
Uno sabe como empiezan las cosas pero nunca saben como van a terminar."

He elegido este fragmento de muchas de las reflexiones que se hacían en la seria, porque es la pura realidad. Cuando somos pequeños nos llenamos de sueños y felicidad con los pequeños detalles o cosas. Sin embargo, al ir creciendo vemos que va a ser difícil realizar nuestros sueños.
Aunque también opino que por muchos años que tengamos no deberíamos de perder nuestra niñez y seguir soñando con cosas sencillas.

Elena Chinchilla Madueño dijo...

El verano pasado conocí a una niña que me contó uno de sus mayores miedos que era sentirse sola, sin cariño de quien ella quería.Durante su infancia lo pasó mal porque miraba más por los demás que por ella misma. Poco a poco se dio cuenta de quien de verdad te quiere nunca te abandona y desde aquel momento ella siente que las personas que dejan de estar en su vida no merecen la pena.

Sara Gutiérrez Ruiz dijo...

De pequeña me daba miedo cuando me portaba mal, y mi hermana me decía que por la noche me cogería el hombre del armario y me raptaría.

Sara Gutiérrez Ruiz dijo...

Las personas solo hablan del miedo cuando es de noche, pero María era una niña de 8 años que le daba miedo la luz del sol ya que desde que nació la tuvieron encerrada sin salir hasta los 5 años, y desde ahí la niña le da miedo salir y ver la luz del sol.

Manuela Martínez Cárdenas dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar, y así lo hacia.
En mi caso yo quise aprenderme la canción papeles mojados de Chambao que dice así:

Miles de sombras cada noche trae la marea,
navegan cargaos de ilusiones que en la orilla se quedan.
Historias del día día, historias de buena gente.
Se juegan la vida cansaos, con hambre y un frío que pela.
Ahogan sus penas con una candela,pon te tu en su lugar,
el miedo que en sus ojos reflejan,la mar se echo a llorar.

Muchos no llegan, se hunden sus sueño papeles mojaos, papeles sin dueño Muchos no llegan se hunden sus sueño papeles mojaos, papales sin dueño

Frágiles recuerdos a la deriva desgarran el alma,
cala todos los huesos el agua los arrastra sin esperanza.
La impotencia en su garganta con sabor a sal,
una bocanada de aire le da otra oportunidad.
Tanta noticia me desespera, pon te tu en su lugar,
el miedo que en sus ojos reflejan, la mar se echo a llorar.

Muchos no llegan, se hunden sus sueño papeles mojaos, papeles sin dueño Muchos no llegan, se hunden sus sueño papeles mojaos, papeles sin dueño

Muchos no llegan, se hunden sus sueño papeles mojaos, papeles sin dueño
Muchos no llegan, se hunden sus sueño papeles mojaos, papeles sin dueño.

La razón que me lleva a elegir esta canción es porque refleja perfectamente las malas condiciones por las que tienen que pasar los inmigrantes sin papeles que quieren llegar al país y es muy emotiva y significativa. Es la mejor manera de hacer ver todo el esfuerzo, muchas veces en vano, que tienen que realizar estas personas.

Verónica Verdejo Zambrana dijo...

Cada persona tenía un libro que quería recordar, y así lo hacía...yo recuerdo una canción de Fondo Flamenco, Hazme una caricia. En realidad la canción va de amor, pero yo me acordaba de una de mis mejores amigas. Estuvimos un tiempo muy separadas y la primera frase de la canción siempre me recordaba a ella, no sólo por la letra, también porque nos pasábamos las tardes escuchándola. En es tiempo, que estábamos distanciadas recibí un mensaje de ella con el principio de esta canción y cada vez que la escucho me acuerdo de cuando éramos tan amigas y nos pasábamos las tarde juntas.
La primera frase de la canción es: Sólo han pasado dos días y ya te hecho de menos, esta la parte que me recordaba a ella. Y seguía, mi alma tiene tristeza porque recuerda tus besos. Dime morena si vuelves, que me muero sin verte, paso por Cádiz y miro el mar y resaltan tus ojos verdes.

«El más antiguo ‹Más antiguo   1 – 200 de 275   Más reciente› El más reciente»