domingo, 11 de diciembre de 2011

Sísifo feliz



Sólo tenemos este mundo. Y como la existencia de la especie humana en el planeta azul es de fecha reciente y su duración depende de lo que hagamos o dejemos de hacer, somos responsables de su estado. Lo hemos desfigurado en gran medida, lo hemos sobreexplotado y dejaremos a nuestros descendientes una carga hereditaria inevitable. De forma que hay que reconocer y nombrar esas y otras verdades. Hay que hacer rodar las piedras. A ese trabajo forzado para toda la vida nos anima Albert Camus. Dice: "La lucha misma hacia las cimas basta para llenar el corazón de un hombre. Hay que imaginarse a Sísifo feliz".



"No te afanes, alma mía, por una vida inmortal"
Píndaro



Y descendemos rodando a los infiernos "en el camino a Ítaca"...


48 comentarios:

Club de Lectura Jándula dijo...

El Departamento de Griego nos invita a acercarnos de nuevo a la mitología clásica.

Por cierto, ¿no os resulta familiar la historia de Sísifo?

Sandra dijo...

De algo del blog?????

ana belen martinez dijo...

Cuando llegue el día

en que debas partir

A la morada del Invisible

No habrá vuelta atrás

La Parca Inexorable así lo habrá decidido

Dos parcas hilaron tu vida

Tu destino, tu suerte

La tercera cortará el hilo

con las tijeras de la muerte



Cuando llegue el día

En que Tánatos te lleve

a la morada del Señor de los Muertos

y de su esposa la veneranda Perséfone

No habrá vuelta atrás

El mil veces odiado

El invisible, Hades

El muy rico, poderoso

Muy justo, despiadado

Al que sólo la dulce música de Orfeo

pudo conmover

Este es un fragmento de un poema que he encontrado en la Página :
http://moebiusband196.fullblog.com.ar/poema-sobre-hades-persefoneen-fin-lo-que-creia-671226327064.html
THE MOEBIUS BAND
No tiene título y es extremadamente largo , pero me ha llamado la atención la parte en la que menta a Hades maldiciendolo como si el pobre dios condenado a ese lugar por elección de sus dos hermanos fuese el culpable del destino de las personas que , lejos de encontrarse en el infierno , en realidad se encontraban en el más allá actual , solo que con otro nombre . Tal vez esta visión negativa del dios olímpico
el que en realidad es el guia de las almas y el guardián de estas , el que cuida de que descansen en paz.
Y es que todos no saben , que mientras que Zeus gobernaba a los mortales y Poseidón reinaba en los mares , él estaba condenado a reinar en el mundo de lo oscuro y lo muerto . Así también , se le tiene por inmoral a causa del rapto de su eterna esposa Perséfone o Proserpina en la literatura latina , pero nadie se ha parado a preguntar.
¿ Que harías tu si vivieses solo en un mundo de oscuridad?
¿Que menos que buscar a la hija cálida de la diosa de la primavera?

Carlos dijo...

Lo que leímos de Tótogu es como la historia de Sísifo!!!

ana belen martinez dijo...

Este que —de Neptuno hijo fiero—
De un ojo ilustra el orbe de su frente,
Émulo casi del mayor lucero;
Cíclope a quien el pino más valiente
Bastón le obedecía tan ligero,
Y al grave peso junco tan delgado,
Que un día era bastón y otro cayado.

Negro el cabello, imitador undoso
De las oscuras aguas del Leteo,
Al viento que lo peina proceloso
Vuela sin orden, pende sin aseo;
Un torrente es su barba, impetuoso
Que —adusto hijo de este Pirineo—
Su pecho inunda— o tarde, o mal, o en vano
Surcada aun de los dedos de su mano.

No la Trinacria en sus montañas, fiera
Armó de crueldad, calzó de viento,
Que redima feroz, salve ligera
Su piel manchada de colores ciento:
Pellico es ya la que en los bosques era
Mortal horror al que con paso lento
Los bueyes a su albergue reducía,
Pisando la dudosa luz del día.

Cercado es, cuando más capaz más lleno,
De la fruta, el zurrón, casi abortada,
Que el tardo otoño deja al blando seno
De la piadosa yerba encomendada:
La serva, a quien le da rugas el heno;
La pera, de quien fue cuna dorada,
La rubia paja y —pálida turora—
La niega avara y pródiga la dora.

Erizo es, el zurrón, de la castaña;
Y —entre el membrillo o verde o datilado—
De la manzana hipócrita, que engaña,
A lo pálido no, a lo arrebolado,
Y de la encina honor de la montaña,
Que pabellón al siglo fue dorado,
El tributo, alimento, aunque grosero,
Del mejor mundo, del candor primero.

Cera y cáñamo unió —que no debiera—
Cien cañas, cuyo bárbaro rüido,
De más ecos que unió cáñamo y cera
Albogues, duramente es repetido.
La selva se confunde, el mar se altera,
Rompe Tritón su caracol torcido,
Sordo huye el bajel a vela y remo:
¡Tal la música es de Polifemo!

Ninfa, de Doris hija, la más bella,
Adora, que vio el reino de la espuma.
Galatea es su nombre, y dulce en ella
El terno Venus de sus Gracias suma.
Son una y otra luminosa estrella
Lucientes ojos de su blanca pluma:
Si roca de cristal no es de Neptuno,
Pavón de Venus es, cisne de Juno. [...]
Marino joven, las cerúleas sienes,
Del más tierno coral ciñe Palemo,
Rico de cuantos la agua engendra bienes,
Del Faro odioso al promontorio extremo;
Mas en la gracia igual, si en los desdenes
Perdonado algo más que Polifemo,
De la que, aún no le oyó, y, calzada plumas,
Tantas flores pisó como él espumas.

Huye la ninfa bella: y el marino
Amante nadador, ser bien quisiera,
Ya que no áspid a su pie divino,
Dorado pomo a su veloz carrera;
Mas, ¿cuál diente mortal, cuál metal fino
La fuga suspender podrá ligera
Que el desdén solicita? ¡Oh cuánto yerra
Delfín que sigue en agua corza en tierra!

En esta fábula de Góngora , se narra la trágica historia en la que Polifermo , uno de los cíclopes hijo de Poseidón , vivía enamorado de Galatea , la cual lo abandonó enamorada de un marinero.
Al final , el cíclope muerto de celos y rencor , dolido la mata y los dioses con la sangre que brota de su cabeza hacen un rio

Lizzie dijo...

Aquí os dejo un fragmento del poema "Brazo de Orión".
Orión eran un héroe mitológico, el cual era conocido como "El gigante Orión" por ser muy grande, nacido de la orina de Zeus, Neptuno y Mercurio.
Se quedó ciego por culpa de Enopión, pero Helios(Sol) le devolvió la vista cuando Eos, hermana de Helios se enamora de este.
en Creta se encontró con Artemis, la cual desde siempre había estado enamorada de él. Como los dos compartían la afición por la caza, Artemis no tardó en convencerle para que olvidara su venganza y a cambio saliese con ella de cacería.
Apolo,habiéndose enterado que a Orión la habían devuelto la visión y temiendo que pudiera conquistar a su hermana Artemis, llamó a Gea(la madre tierra) para que mandara un escorpión gigante y acabara con la vida de Orión.
Engañada por Apolo, Artemis coguiendo su arco y una flecha apuntó hacia el mar y sin saberlo, acabó con la vida del hombre del que estaba enamorada.
Artemis pidió a Zeus que fuera trasladado al cielo y rindiendo honor al que había sido un magnífico cazador puso la imagen de Orión en las estrellas convertido en constelación y perseguido eternamente por el escorpión"

Y esta es la historia contada breve mente de este personaje, que espero os haya gustado.
He encontrado un poema de un poeta que utiliza el seudónimo de Carlos Casagemas (Pintor Español)
Y el poema se titula:
"Bailemos sobre la constelación de Orión"

Ahora que la ceguera esta avanzando
y mis manos artrósicas
se doblan sin mi voz de mando
recuerdo que fui tu amante
recuerdo eso hoy
Fina rosa tu figura
Vamos estampa
rubrica tus labios
sobre los míos
Y mándame de viaje una vez mas

Hola amor corta la torta
Trózame en partes y mándame en aéreo
Bailemos una vez mas
Sobre las estrellas azules
Sobre la constelación de Orión
Estámpame el beso del ayer.

Lizzie dijo...

El último comentario de Lizzie soy Elisabeth Palenciano de 2 de bachillerato D, que no sé que le ha pasado a mi cuenta que se ha cambiado a ese nombre :S

Manuel Amaro dijo...

De cada consonante de S-Í-S-I-F-O, tomad la siguiente consonante en el abecedario.
De cada vocal, tomad la siguiente vocal.
Mantened la tilde en la primera sílaba.
Bien, Carlos!

Fran Muñoz dijo...

Francisco José Muñoz Cardeñas 2ºBach. D

TÁNTALO

"Dichoso puedes, Tántalo, llamarte,
tú, que, en los reinos vanos, cada día,
delgada sombra, desangrada y fría,
ves, de tu misma sed, martirizarte.



Bien puedes en tus penas alegrarte
(si es capaz aquel pueblo de alegría),
pues que tiene (hallarás) la pena mía
del reino de la noche mayor parte.



Que si a ti de la sed el mal eterno
te atormenta, y mirando el agua helada,
te huye, si la llama tu suspiro;



yo, ausente, venzo en penas al infierno;
pues tú tocas y ves la prenda amada;
yo, ardiendo, ni la toco ni la miro".

He escogido este poema anónimo de Tántalo porque su castigo en el Tártaro me parece uno de los más peliagudos e insoportables sobre los que he leído.
Su castigo es padecer una eterna sed y hambruna, pues sumergido se encuentra en un lago, que al intentar beber de él, éste desaparece; y de un árbol caen manzanas, que cuando intenta Tántalo cogerlas, se las lleva el viento.

Mercedes Expósito 1ºBach. D dijo...

SONETO XIII de Garcilaso de la Vega

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro oscurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón porque lloraba!

Álvaro Sánchez Gómez 1ºD dijo...

SONETO V de Garcilaso de la Vega

Escrito’stá en mi alma vuestro gesto
y cuanto yo escribir de vos deseo:
vos sola lo escribistes; yo lo leo
tan solo que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto,
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero;

cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir, y por vos muero.

Ha sido elegido por la forma que tiene Garcilaso de describir lo que siente por su querida enamorada.

Raúl Domínguez García dijo...

Aquí os dejo un fragmento de una famosa obra de Luis de Góngora: la Fábula de Polifemo y Galatea. Espero que os guste.

Purpúreas rosas sobre Galatea
la Alba entre lilios cándidos deshoja:
duda el Amor cuál más su color sea,
o púrpura nevada, o nieve roja.
De su frente la perla es, eritrea,
émula vana. El ciego dios se enoja,
y, condenado su esplendor, la deja
pender en oro al nácar de su oreja.
Envidia de las ninfas, y cuidado
de cuantas honra el mar deidades, era;
pompa del marinero niño alado
que sin fanal conduce su venera.
Verde el cabello, el pecho no escamado,
ronco sí, escucha a Glauco la ribera
inducir a pisar la bella ingrata,
en carro de cristal, campos de plata.
Marino joven, las cerúleas sienes,
del más tierno coral ciñe Palemo,
rico de cuantos la agua engendra bienes,
del Faro odioso al promontorio extremo;
mas en la gracia igual, si en los desdenes
perdonado algo más que Polifemo,
de la que, aún no le oyó, y, calzada plumas,
tantas flores pisó como él espumas.

He escogido este poema porque me encanta la riqueza lingüística reflejada por este insigne poeta, además de la gran cantidad de seres mitológicos que aparecen.

Anónimo dijo...

POEMA DEDICADO A HADES (DIOS DEL INFRAMUNDO)

Cuando llegue el día
en que debas partir
la morada del Invisible
No habrá vuelta atrás
La Parca Inexorable así lo habrá decidido
Dos parcas hilaron tu vida
Tu destino, tu suerte
La tercera cortará el hilo
con las tijeras de la muerte
Cuando llegue el día
En que Tánatos te lleve
a la morada del Señor de los Muertos
y de su esposa la veneranda Perséfone
No habrá vuelta atrás
El mil veces odiado
El invisible, Hades
El muy rico, poderoso
Muy justo, despiadado
Al que sólo la dulce música de Orfeo
pudo conmover
El que convirtió a su amante Leuce
en un álamo blanco
A donde habita llegarás
Cuando llegue el día.
Si temes pronunciar el nombre de Perséfone
Llamadla, entonces “La Doncella”
que eso era cuando recogía flores
junto a las ninfas
Y fue raptada para ser la Reina del Inframundo
gobernante de los fantasmas
Y la que lleva a cabo las maldiciones
de los hombres.
La doncella que Hades retuvo
en el Orco, dándole de comer
seis semillas de granada, el alimento de los muertos.
Nadie sabe realmente
en donde está el inframundo
Quizás en un bosque de blancos chopos
a orillas del río Océano,
en una vasta caverna
o en una selva negra
Sea donde sea algún día
habitarás en él.

¿Qué podemos hacer para salvar el planeta?
Lo único que puedo pensar para salvar el planeta es no utilizar el coche muy a menudo sino ir a los sitios andando o utilizar el transporte público. Sobre todo reciclar, eso es fundamental. Ahorrar electricidad tanto en casa como en el instituto y demás sitios. Comprar materiales reciclados como es el papel reciclado entre otros trucos para poco a poco ir contribuyendo al bienestar del planeta.

Ana Belén Reina Mesa.
2BACH D.

Ángel Sánchez Lorente dijo...

La fragua de Vulcano

Vulcano de sus labios de coral
Libaba la copa de ambrosía
Que su dulce consorte le ofrecía
La diosa Venus, belleza inmortal.

Por la noche redoblaban su furor
Como rosas carmines se encendían,
Entre llamas voluptuosas se movían
Y a la aurora provocaban el rubor.

Un intruso a escondidas los observa
Tal imagen le produce un desvarío
Y a la postre lo trastorna como río
Que arrasa impunemente toda hierba.

Venus en Marte despertó la codicia:
El plan pergeñado es obtener
De su cuerpo, el atractivo de mujer
De su gracia, la miel de una caricia.

(Fidelidad inconstante como el viento
pérfida cuando la ocasión
adiestra en nuestro corazón
la traición con el pensamiento.)

Marte inicia un cortejo persistente;
ella cede por impulso a sus encantos,
los halagos recibidos marcan tantos
requiebres de mozuela inconsistente.

Finalmente la lujuria embiste…
A los amantes prodiga asaz pasión
Mientras en el lecho suspiran con fruición
Huye el pudor mortecino y triste.

Pero el Sol oculto desde el celaje
Descubre la flaqueza acontecida,
Cuenta a Vulcano de su esposa seducida
Y de éste lágrimas anegan el boscaje.

Y aún cuando Vulcano permanece flébil
Las redes tiende sobre hechos consumados:
Tálamo nupcial y honor mancillados
Son el resultado de una esposa débil.

He escogido este poema porque me gusta como el autor ha habla de los Planetas como seres mitologicos que son.

José Manuel Cardeñas Chica 1º D dijo...

FÁBULA DE POLIFEMO Y GALATEA
Donde espumoso el mar sicilïano
El pie argenta de plata al Lilibeo,
Bóveda o de las fraguas de Vulcano
O tumba de los huesos de Tifeo,
Pálidas señas cenizoso un llano,
Cuando no del sacrílego deseo,
Del duro oficio da. Allí una alta roca
Mordaza es a una gruta de su boca.

Guarnición tosca de este escollo duro
Troncos robustos son, a cuya greña
Menos luz debe, menos aire puro
La caverna profunda, que a la peña;
Caliginoso lecho, el seno obscuro
Ser de la negra noche nos lo enseña
Infame turba de nocturnas aves,
Gimiendo tristes y volando graves.

De este, pues, formidable de la tierra
Bostezo, el melancólico vacío
A Polifemo, horror de aquella sierra,
Bárbara choza es, albergue umbrío
Y redil espacioso donde encierra
Cuanto las cumbres ásperas cabrío,
De los montes esconde: copia bella
Que un silbo junta y un peñasco sella.

Un monte era de miembros eminente
Este que —de Neptuno hijo fiero—
De un ojo ilustra el orbe de su frente,
Émulo casi del mayor lucero;
Cíclope a quien el pino más valiente
Bastón le obedecía tan ligero,
Y al grave peso junco tan delgado,
Que un día era bastón y otro cayado.
He escogido este fragmento dentro de la fábula, porque a traves de un tema,la naturaleza,utiliza a muchos seres mitológicos.

Víctor Casado Cárdenas 1º Bach D dijo...

Icaro
Volar, volar, del suelo despegarse,
ser hermano del águila en la altura,
cruzar en desafío la estatura
de las cumbres que empiezan a nublarse.

Y agitando las alas, elevarse
hacia el sol, y sentir su quemadura,
ver la tierra, lejana miniatura,
y las estrellas ante mí apartarse.

Y a mi padre gritando sus consejos
con el temor de que si voy más lejos
al desastre me pueda aproximar...

Si el brío juvenil es invencible,
¿por qué cayendo estoy? ¿Cómo es posible
que en mi descenso me ha tragado el mar?

He escogido estos versos, porque habla sobre los horizontes del ser humano que quieren expandirse, en este caso se expresa a traves de las ganas que tiene Icaro por volar y ver mas allá, sentirse libre y alejarse del mundo.

Manuel Jesús Relaño España 1ºBACH. D dijo...

Luis de Góngora.
Al tramontar del sol, la ninfa mía,
de flores despojando el verde llano,
cuantas troncaba la hermosa mano,
tantas el blanco pie crecer hacía.
Ondeábale el viento que corría
el oro fino con error galano,
cual verde hoja de álamo lozano
se mueve al rojo despuntar del día;
mas luego que ciñó sus sienes bellas
de los varios despojos de su falda
-término puesto al oro y a la nieve-,
juraré que lució más su guirnalda
con ser de flores, la otra ser de estrellas,
que la que ilustra el cielo en luces nueve.

Manuel Jesús Relaño España 1ºBACH. D dijo...

Garcilaso de la Vega.
Hermosas ninfas, que, en el río metidas,
contentas habitáis en las moradas
de relucientes piedras fabricadas
y en columnas de vidrio sostenidas;
agora estéis labrando embebecidas
o tejiendo las telas delicadas,
agora unas con otras apartadas
contándoos los amores y las vidas:

dejad un rato la labor, alzando
vuestras rubias cabezas a mirarme,
y no os detendréis mucho según ando,

que o no podréis de lástima escucharme,
o convertido en agua aquí llorando,
podréis allá despacio consolarme.

Iván Panadero Pérez ...1º D dijo...

Al tramontar del sol, la ninfa mía,
de flores despojando el verde llano,
cuantas troncaba la hermosa mano,
tantas el blanco pie crecer hacía.
Ondeábale el viento que corría
el oro fino con error galano,
cual verde hoja de álamo lozano
se mueve al rojo despuntar del día;
mas luego que ciñó sus sienes bellas
de los varios despojos de su falda
-término puesto al oro y a la nieve-,
juraré que lució más su guirnalda
con ser de flores, la otra ser de estrellas,
que la que ilustra el cielo en luces nueve.

* Fragmento de Garcilaso de la Vega ( 1582 )
Mas despues de que se puso en la frente las flores (despojos) que había ido recogiendo en su falda, marcando con ello una frontera entre el oro de su pelo y la nieve de su frente, juraré que su guirnalda lució más que la que ilustra el cielo en nueve luces, a pesar de ser de flores y la otra de estrellas. Alude a la corona de Ariadna, que es una constelación formada por nueve estrellas.

Sara Gutiérrez Ruiz dijo...

Ayer y hoy (soneto con estrambote)

Cabalgo entusiasmado galopando sobre vientos…
Habiendo resistido los embates de canallas,
he visto la caída de paredes y murallas
tejiendo letanías entre cuitas y lamentos.


He visto tantos llantos, tantos gritos y tormentos
pasearse forajidos bajo fuego de metrallas
y luego resistir los asedios de atalayas
usando catapultas, cañonazos y aspavientos.


He visto la embestida de dragones comodoros
arrear sus llamaradas al umbral de la memoria
sin más piedad que el hambre de desdenes y desplantes.


He visto ya el asedio de los persas y los moros
barrer a los cristianos de los libros de la historia
dejando en mí silencios y dolores trepidantes.


Hoy viajo serenado sobre brisas ondulantes:
Crecido, madurado, tan solemne como vasto
pues me ha fortalecido mi pasado tan nefasto.


Hoy soy mejor persona, ¡tan juicioso como casto!

Virginia Villar 1D dijo...

Poema A Dafne, Huyendo De Apolo.
Francisco de Quevedo

«Tras vos un Alquimista va corriendo,
Dafne, que llaman Sol ¿y vos, tan cruda?
Vos os volvéis murciégalo sin duda,
Pues vais del Sol y de la luz huyendo.
ȃl os quiere gozar a lo que entiendo
Si os coge en esta selva tosca y ruda,
Su aljaba suena, está su bolsa muda,
El perro, pues no ladra, está muriendo.
»Buhonero de signos y Planetas,
Viene haciendo ademanes y figuras
Cargado de bochornos y Cometas.»
Esto la dije, y en cortezas duras
De Laurel se ingirió contra sus tretas,
Y en escabeche el Sol se quedó a oscuras.

Manoli Millán dijo...

LUIS DE GÓNGORA (1561- 1627)

La dulce boca que a gustar convida
un humor entre perlas distilado,
y a no invidiar aquel licor sagrado
que a Júpiter ministra el garzón de Ida,
amantes, no toquéis si queréis vida,
porque entre un labio y otro colorado
Amor está, de su veneno armado,
cual entre flor y flor sierpe escondida.
No os engañen las rosas, que a la Aurora
diréis que, aljofaradas y olorosas,
se le cayeron del purpúreo seno;
manzanas son de Tántalo y no rosas,
que después huyen del que incitan ahora,
y sólo del Amor queda el veneno.

Ana Martínez de la Cruz dijo...

-Este poemas es anónimo del siglo XVI

¡Don clavel, válgame Dios,
qué bellos olores tenéis!

Don clavel, verde y florido,
mi señora os ha cogido.
¡Qué bellos olores tenéis!

Don clavel, verde y granado,
mi señora os ha segado.
¡Qué bellos olores tenéis!

Manoli Millán dijo...

HALLA EN LA CAUSA DE SU AMOR TODOS LOS BIENES. De Quevedo.

Después que te conocí,
todas las cosas me sobran:
el sol para tener día,
abril para tener rosas.
Por mi bien pueden tomar
otro oficio las auroras,
que yo conozco una luz
que sabe amanecer sombras.
Bien puede buscar la noche
quien sus estrellas conozca,
que para mi astrología
ya son oscuras y pocas.
Gaste el oriente sus minas
con quien avaro las rompa,
que yo enriquezco la vista
con más oro a menos costa.
Bien puede la margarita
guardar sus perlas en conchas,
que Búzano de una Risa
las pesco yo en una boca.
Contra el tiempo y la fortuna
ya tengo una inhibitoria:
ni ella me puede hacer triste,
ni él puede mudarme un hora.
El oficio le ha vacado
a la muerte tu persona:
a sí misma se padece,
sola en ti viven sus obras.
Ya no importunan mis ruegos
a los cielos por la gloria,
que mi bienaventuranza
tienes jornada más corta.
La sacrosanta mentira
que tantas almas adornan,
busque en Portugal vasallos,
en Chipre busque coronas.
Predicaré de manera
tu belleza por Europa,
que no haya herejes de gracias,
y que adoren en ti solas.

Lucas Polo dijo...

Tu Candor

Desde el fondo del océano
una fosa de negror
se levanta, se revuelca
sobre el agua, viendo el sol.


Ya no es fosa, ahora es isla
ya no es negra, su verdor
es floreado, con un toque
de la fauna derredor.


Desde el ras del mar azul
una isla de verdor
se levanta, se remonta
hacia el cielo, viendo al sol.


Ya no es isla, es montaña
ya no es verde, su blancor
es nevado, con un brillo
de aguanieve de color.


Desde el tope de los cielos
una cima de blancor
se levanta, se dispara
hacia el cosmos, viendo al sol.


Ya no es cima, es estrella
ya no es blanca, su fulgor
es candente, con un soplo
de matiz multicolor.


Desde lo alto, desde el cosmos
una estrella de fulgor
nos alegra, nos alumbra
calentando nuestro amor.


Cada noche en tus ojos
yo disfruto su esplendor
y la estrella ruboriza
transformándose en candor.

He elegido este poema ya que al expresarse el poeta utiliza muchas palabras que riman y algunas palabras también terminadas con -r al final, por eso me ha llamado este poema la atención.

Pilar Pelado dijo...

poesia mitologia griega
Belleza de Afrodita no tengo,
mas dotes de Atenea no me faltan
para saber que te quiero.
Sin embargo, tempestades de Poseidón
provocas en alma y corazón,
Apolo quisiera ser yo,
dios lleno de sentido y razón,
poder salvarme de Hades
y liberarme de tus males,
sois Zeus y Hera,
como Sémele puedo morir,
enamorada...engañada...ciega

Alba María Sanabria Moyano dijo...

He elegido esta historia porque me parece interesante como solo una niñita con sus lagrimas y tristezas hablandan al ogro malo y consigue que le ayude.

El ogro y la niña (dueto tonisan y Denn)
-¿Sería tan amable de darme una moneda?
Es tarde y hace frío, no para de llover,
me asusta aquel mendigo tirado en la vereda,
la panza me hace ruido, no tengo qué comer.

-¿Cómo es que me molestas? Dinero no me queda
y llevo mucha prisa pues tengo que correr;
no quiero detenerme, la vida se me enreda;
si pierdo mi trabajo me bota mi mujer.

-Disculpe por favor, no quise ser cargosa
los chicos; casi siempre, sabemos molestar.
¿Me acepta un regalito? Hoy encontré esta rosa
yo sé que a su señora la flor le va a gustar.

La niña lo miraba sonriendo deliciosa,
el ogro frunce el ceño y se apresta a replicar:
-¡Ah infanta descarada!; ¿qué rosa ni qué rosa?
y ajándole el retoño, comiénzala a insultar.

Pequeña y aterrada, temblando por el frío,
con lluvia en sus ojitos la niña respondió:
-¿Por qué rompió mi rosa? Era un regalo mío,
la flor era tan bella y ahora se murió.

La niña desvalida, mojada y temerosa
observa con espanto al viejo malgeniado,
pero es ya tanto el hambre; que llora neblinosa
mientras el hombre engulle; un nudo, consternado
y lágrimas asoman de su alma tenebrosa
que ablandan; poco a poco, su duro corazón.
El viejo; genuflecto, al fin entra en razón.

Carita sin sonrisa, de ojitos inundados
estira su manito rozando con su miel
al rostro del buen hombre que oculta, avergonzado,
los restos de la rosa, molida en el papel.
Sutil y con ternura desarma su pasado
vibrando, entre sollozos, le cuenta con temor,
y esconde su mirada rasgada de dolor.

-Mis papis hace un año, al cielo se han marchado,
mis días son oscuros, amargos como hiel,
me duermo en este saco, mugriento y remendado
el frío me castiga, helándome la piel.

El hombre entre sollozos, dolido y enfadado
con este mundo horrible, con este mundo cruel
se sienta y bisbiseando trata de hablar pausado
y entre tartamudeos le da un abrazo fiel:

-No llores niña linda, no gimas por favor,
si quieres yo te llevo cargada a mi vergel.-
Extiende los bracitos, donándole su amor
y cual su hija fuera; se va a vivir con él.
El ogro ya no es ogro, poniéndose a cantar
la carga entre sus brazos, llevándola a su hogar.

Paola Ravojc Gavilán dijo...

Luis de Góngora:

Los montes que el pie se lavan
En los cristales del Tajo,
Cuando las frentes se miran
En los zafiros del cielo,
Tiranizados tenía
Un cerdoso animal fiero,
Terror del campo, y rüina
De venablos y de perros.
Buscándole errante un día
Se perdió un galán montero,
Segunda envidia de Marte,
Primer Adonis de Venus.
Escalando la montaña,
Y penetrando sus senos,
Le dejó la blanca Luna
Y le halló el luciente Febo.

¡Oh, perdido primero
Tras un jabalí fiero,
No te pierdas ahora
Tras esa, que te huye, cazadora!

La luz le ofreció una Ninfa,
Que en duda pone a los cerros,
A cuál se deban sus rayos,
Al Sol o a sus ojos bellos.
De tres arcos viene armada,
El uno contra los ciervos,
Contra los hombres los dos,
Blanco el uno, los dos negros.
De un cordón atraillado
Un diligente sabueso,
El viento solicitaba,
Y desafiaba al viento.
Apenas vio al joven, cuando
Las cumbres vence huyendo;
Él la sigue, ambos calzados,
Ella plumas y él deseos.

¡Oh, perdido primero
Tras un jabalí fiero,
No te pierdas ahora
Tras esa, que te huye, cazadora!

Flores le valió la fuga
Al fragoso, verde suelo,
Varias de color, y todas
Hijas de su pie ligero.
A las malezas perdona
Mal su fugitivo vuelo.
Ellas, sí, al coturno de oro
Engastes del cristal tierno.
«¡Oh, cobarde hermosura!
—Dice el garzón, sin asiento—
No huyas de un hombre más
Que sabes huir del tiempo.»
Volviendo los ojos ella
Por flecharle más el pecho,
De que le alcance aún su voz
Acusa al aire con ceño.

¡Oh, perdido primero
Tras un jabalí fiero,
No te pierdas ahora
Tras esa, que te huye, cazadora!

Cristina Pérez - 1º Bach. D dijo...

Mitología griega.

Homero con sus poemas
en la mitología griega
nos narra en cada verso
la gran caja de Pandora.

En su curiosidad y extravío
abrió la caja Pandora
derramando por el mundo
las desdichas y zozobras.

Atenea, protectora de la ciudad
diosa en campos yermos
luchadora y cuidadora
en un contexto de quimeras.

Heracles, hijo bastardo de Zeus
niño de suprema fortaleza
fruto de su desliz con Era
que partió al Olimpo sin ser diosa.

La dependencia de Edipo
desencadenó la tragedia
asesinando a su padre
para unirse a su progenitora.

Son pasajes de mitología griega
la que me inspira estos versos,
un tanto inimaginables
con más leyenda que aciertos.

Ana Lorenzo Arenas 1º Bach D dijo...

De Artemisa

Era un murmullo el bosque, era la brisa
leve caricia en vuelo que no acaba;
eran besos las flechas en la aljaba
suspendida del hombro de Artemisa.

Virginal cazadora que improvisa
senderos, sobrepuja cada traba,
se cierra al hombre a pasador y aldaba,
y donde nadie ha caminado, pisa.

Quien desnuda la vio, sufrió la suerte
del ciervo, el oso, el jabalí: La muerte
al impacto de su arma arrojadiza.

Quien amarla intentó, logró el rechazo.
Ésta no era la diosa del abrazo,
sino del pulso que se independiza.

Eloisa Correas Pérez 1ºBach-D dijo...

“Ninfa y pastor, por Ticiano”, un poema de uno de los miembros de la Generación del 27, el sevillano Luis Cernuda.

Lo que mueve al santo,
La renuncia del santo
(Niega tus deseos
Y hallarás entonces
Lo que tu corazón desea),
Son sobrehumanos. Ahí te inclinas y pasas,
Porque algunos nacieron para santos
Y otros para ser hombres.

Acaso cerca de dejar la vida,
De nada arrepentido y siempre enamorado,
Y con pasión que no desmienta a la primera,
Quisieras, como aquel pintor viejo,
Una vez más representar la forma humana,
Hablando silencioso con ciencia ya admirable.

El cuadro aquel aún miras,
Ya no en su realidad, en la memoria;
La ninfa desnuda y reclinada
Y a su lado el pastor, absorto todo
De carnal hermosura.
El fondo neutro, insinuado
Por el pincel apenas.

La luz entera mana
Del cuerpo de la ninfa, que es el centro
Del lienzo, su razón y su gozo;
La huella creadora fresca en él todavía,
La huella de los dedos enamorados
Que, bajo su caricia, lo animaran
Con candor animal y con gracia terrestre.

Desnuda y reclinada contemplamos
Esa curva adorable, base de la espalda,
Donde el pintor se demoró, usando con ternura
Diestra, no el pincel, mas los dedos,
Con ahínco de amor y de trabajo
Que son un acto solo, la cifra de una vida
Perfecta al acabar, igual que el sol a veces
Demora su esplendor cercano del ocaso.

Y cuánto había amado, había vivido,
Había pintado cuando pintó ese cuerpo:
Cerca de los cien años prodigiosos;
Mas su fervor humano, agradecido al mundo,
Inocente aún era en él, como en el mozo
Destinado a ser hombre sólo y para siempre.

Eloisa Correas Pérez 1ºBach-D dijo...

Otro poema, pero esta vez de amor, de Garcilaso de la Vega, se trata del "Soneto I":

Cuando me paro a contemplar mi estado
y a ver los pasos por dó me ha traído,
hallo, según por do anduve perdido,
que a mayor mal pudiera haber llegado;

mas cuando del camino estoy olvidado,
a tanto mal no sé por dó he venido:
sé que me acabo, y mas he yo sentido
ver acabar conmigo mi cuidado.

Yo acabaré, que me entregué sin arte
a quien sabrá perderme y acabarme,
si quisiere, y aun sabrá querello:

que pues mi voluntad puede matarme,
la suya, que no es tanto de mi parte,
pudiendo, ¿qué hará sino hacello?

Sergio Baltanás Moreno 2ºBachD dijo...

La primera señal: te salen lágrimas,
y escribes, sin querer, mejores versos.
Se apagan los faroles de la cuadra,
pero tus ojos brillan más atentos.
Y hay dos señales: si con él te cruzas
es como si te diste vuelta a verlo.
La cerrazón que cae sobre tu alma
te lleva a presumir que ya es invierno.
Si habré escuchado historias en mi vida:
Érase una que bajó al infierno
donde perdió a su amante. Y hubo un ánima
por siempre enamorada de un espectro.
Y hay más relatos. Y éste es muy contado:
Dirá que al bosque irá por un momento.
Te besará como quien va por más
cerillas. Nunca volverás a verlo.


Aquí os dejo un poema sobre Hades de Delfina Acosta. Este es un poema que he encontrado en la siguiente página:http://www.poemasde.net/hades-delfina-acosta/

Este poema me llama la atención porque te cuenta en uno de los relatos como Hades va a ver a la mujer, pero que no se haga ilusiones porque ya no lo volverá a ver más

Estefanía Crespo Rubio dijo...

Hades / Plutón

El oscuro inframundo fue su parte,
oscuro fue su carro, remolcado
por oscuros caballos, y sentado
en trono oscuro la justicia imparte.

Su territorio, sólido baluarte
imposible de huir, sólo poblado
de quienes por la muerte hayan cruzado
el río Estigia, bajo el estandarte

que alto en la barca de Caronte ondea.
Reino sombrío en el que no alborea,
y cada muerto es vagabunda sombra.

Lúgubre dios de vida clandestina,
supo amar y raptar a Proserpina,
'Reina de hierro' a la que nadie nombra.


Este poema lo he encontrado en la siguiente paguina:
http://www.poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/21.html

Me ha llamado la atención ya que el poema cuenta perfectamente la historia de Hades, el dios que se encarga del inframundo; el mismo que en el poema cuenta como un mortal es condenado al infierno.
Me ha llamado la atención ya que es una forma muy bonita de relatar un hecho tan trágico

Ana Cristina Verdejo 1 Bach.D dijo...

Poema mitológico griego:

Lamento de Orfeo

Maldigo el momento en el que no tuve la convicción necesaria.
Maldigo el momento en el que me dominaron la debilidad y el miedo.
Maldigo el momento en el que me olvidé de seguir confiando en tu amor.
Maldigo el momento en el que tuve dudas.
Maldigo el momento en el que miré atrás.

Ese momento fugaz en el que te perdí…
No puedo ya volver por ti allá donde Tú estás.

Ahora, de ti nada me queda.
Sólo tengo mi lira,
que llora sin consuelo tu ausencia,
como lloro yo, Orfeo.

Elena Serrano 1ºBach D dijo...

AMOR MITOLÓGICO

Belleza de Afrodita no tengo,
mas dotes de Atenea no me faltan
para saber que te quiero.
Sin embargo, tempestades de Poseidón
provocas en alma y corazón,
Apolo quisiera ser yo,
dios lleno de sentido y razón,
poder salvarme de Hades
y liberarme de tus males,
sois Zeus y Hera,
como Sémele puedo morir,
enamorada...engañada...ciega.

Elena Serrano 1ºBach D dijo...

EL MITO DE SÍSIFO
Albert Camus



Los dioses habían condenado a Sísifo a empujar sin cesar una roca hasta la cima de una montaña, desde donde la piedra volvería a caer por su propio peso. Habían pensado con algún fundamento que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza. [...]

Toda la alegría silenciosa de Sísifo consiste en eso. Su destino le pertenece. Su roca es su cosa. Del mismo modo el hombre absurdo, cuando contempla su tormento, hace callar a todos los ídolos. En el universo vuelto de pronto a su silencio se alzan las mil pequeñas voces maravillosas de la tierra. Llamamientos inconscientes y secretos, invitaciones de todos los rostros constituyen el reverso necesario y el premio de la victoria. No hay sol sin sombra y es necesario conocer la noche. El hombre absurdo dice que sí y su esfuerzo no terminará nunca. Si hay un destino personal, no hay un destino superior, o, por lo menos no hay más que uno al que juzga fatal y despreciable. Por lo demás, sabe que es dueño de sus días. En ese instante sutil en que el hombre vuelve sobre su vida, como Sísifo vuelve hacia su roca, en ese ligero giro, contempla esa serie de actos desvinculados que se convierten en su destino, creado por el, unido bajo la mirada de su memoria y pronto sellado por su muerte. Así, persuadido del origen enteramente humano de todo lo que es humano, ciego que desea ver y que sabe que la noche no tiene fin, está siempre en marcha. La roca sigue rodando.
Dejo a Sísifo al pie de la montaña. Siempre vuelve a encontrar su carga. Pero Sísifo enseña la fidelidad superior que niega a los dioses y levanta las rocas. Él también juzga que todo está bien. Este universo por siempre sin amo no le parece estéril ni fútil. Cada uno de los granos de esta piedra, cada trozo mineral de esta montaña llena de oscuridad forma por sí solo un mundo. El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre.

En este segundo comentario os dejo el Mito de Sísifo de Albert Camus ya que no he llegado a encontrar ninguna cita sobre Sísifo. También he de decir que no es éste el mito completo ya que no he podido ponerlo porque sobrepasaba los carácteres.

María Atienza Munuera 1º Bach. D dijo...

SONETO IV: Garcilaso de la Vega

Un rato se levanta mi esperanza:
mas, cansada de haberse levantado,
torna a caer, que deja, mal mi grado,
libre el lugar a la desconfianza.

¿Quién sufrirá tan áspera mudanza
del bien al mal? ¡Oh corazón cansado!
Esfuerza en la miseria de tu estado;
que tras fortuna suele haber bonanza.

Yo mesmo emprenderé a fuerza de brazos
romper un monte, que otro no rompiera,
de mil inconvenientes muy espeso.

Muerte, prisión no pueden, ni embarazos,
quitarme de ir a veros, como quiera,
desnudo espirtu o hombre en carne y hueso.

María Atienza Munuera 1º Bach. D dijo...

Soneto V: GARCILASO DE LA VEGA

Escrito está en mi alma vuestro gesto,
y cuanto yo escribir de vos deseo;
vos sola lo escribisteis, yo lo leo
tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto;
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma mismo os quiero.

Cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir, y por vos muero.

Ana Belén Cachinero dijo...

Lamento de Orfeo

He elegido este poema porque me ha llamado la atención su belleza, la capacidad de transmitirnos y generarnos sentimientos. El poema describe la terrible pena que sufrió el dios Orfeo, considerado el dios de la música, al perder a su amada esposa Eurídice. Apenado,Orfeo tocó canciones tan tristes y cantó tan lastimeramente, que todas las ninfas y dioses lloraron y le aconsejaron que descendiera al inframundo. Por el camino tuvo que superar diversos obstáculos, con los que utilizó su música, con la cual también pudo ablandar el corazón de Hades.

"Maldigo el momento en el que no tuve la convicción necesaria.
Maldigo el momento en el que me dominaron la debilidad y el miedo.
Maldigo el momento en el que me olvidé de seguir confiando en tu amor.
Maldigo el momento en el que tuve dudas.
Maldigo el momento en el que miré atrás.
Ese momento fugaz en el que te perdí…
No puedo ya volver por ti allá donde Tú estás.

Ahora, de ti nada me queda.
Sólo tengo mi lira,
que llora sin consuelo tu ausencia,
como lloro yo, Orfeo."

Francisco de Santiago dijo...

Soneto XXIX Garcilaso de la Vega:

"Pasando el mar Leandro el animoso,
en amoroso fuego todo ardiendo,
esforzó el viento, y fuese embraveciendo
el agua con un ímpetu furioso.

Vencido del trabajo presuroso,
contrastar a las ondas no pudiendo,
y más del bien que allí perdía muriendo,
que de su propia muerte congojoso,

como pudo, esforzó su voz cansada,
y a las ondas habló desta manera
mas nunca fue su voz de ellas oída:

«Ondas, pues no se excusa que yo muera,
dejadme allá llegar, y a la tornada
vuestro furor ejecutad en mi vida»."

Este poema viene del mito de Hero y Leonor en el cual se produce una historia de amor que termina con la muerte de Leonor debido a que a su amada se le apagó la vela que le guiaba cada noche a la torre donde se hospedada la joven. Esta soneto pertenece a la parte donde el joven se ha perdido y ve una muerte cercana. Es un típico poema de amor con el cual podemos realizar una comparación con la historia de Romeo y Julieta ya que en ambas historias acaban muriendo los enamorados. Es una historia triste pero muy romántica a la vez.

José Manuel Iniesta Pedrajas dijo...

EL MITO DE ATRAHASIS:

se puede encontrar en:
http://zarramonza.wordpress.com/2011/05/24/el-mito-de-atrahasis/

El Mito de Atrahasises el nombre del único superviviente de una de las versiones de la leyenda del diluvio.
Este mito explica que una naturaleza impredecible tiene la enorme dificultad que entraña el trato con los demás en una sociedad estratificada en donde le ser humano no es muy bien tratado, son problemas que los mesopotámicos procurar solucionar por medio del diálogo con sus deidades. La intensa actividad mitológica

Mónica Garrote dijo...

MITOLOGIA GRIEGA.

Omero con sus poemas
en la mitología griega
nos narra en cada verso
la gran caja de Pandora.

En su curiosidad y desobediencia
abrió la caja de Pandora
derramando por todo el mundo
las desdichas y zozobras.

Atenea, protectora de la ciudad
diosa en campos yermos,
luchadora y cuidadora
en un contexto de quimeras.

Heracles, hijo bastardo de Zeus
niño de suprema fortaleza
fruto de su desliz con Era
que partió al Olimpo sin ser diosa.

La dependencia de Edipo
desencadenó la tragedia,
asesinando a su padre
para casarse con su progenitora.

Son pasajes de la mitología griega
la que me inspira estos versos.
Un tanto inimaginables
con más leyenda que historia.

Este poema de Iris Mabel está muy interesante porque te cuenta un poco de varios dioses y sobre todo habla de la mitología griega como bien nos dice el titulo del poema.

María Parras dijo...

Poema de la mitología griega.

Orfeo y Eurídice

Ella fue mi canción inspiradora,
y la musa raíz de mi canción;
mas la muerte, noctámbulo ladrón,
la arrebató antes de brillar la aurora.

No era mi amor, ni lo es, amor que ignora,
y al Hades descendí. La persuasión
de mi canto logró su redención,
que cede el Hades si mi canto implora.

"Llévatela a la luz, mas sin volverte
a mirarla en las sombras, o la muerte
de su destino habrá de apoderarse".

¡Oh, impaciencia del hombre enamorado!
Volví los ojos, y me fue arrancado
el corazón al verla evaporarse…

Este poema de la mitología griega explica como el dios Orfeo muestra sus sentimientos hacia la muerte de su amada Eurídice, lo he escogido porque me ha llamado mucho la atención las emociones que expresa el autor con respecto al amor.

Sandra Domínguez Peña dijo...

LA COGIDA Y LA MUERTE ( A LAS 5 DE LA TARDE)
A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.
El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.
Ya luchan la paloma y el leopardo
a las cinco de la tarde.
Y un muslo con un asta desolada
a las cinco de la tarde.
Comenzaron los sones de bordón
a las cinco de la tarde.
Las campanas de arsénico y el humo
a las cinco de la tarde.
En las esquinas grupos de silencio
a las cinco de la tarde.
¡Y el toro solo corazón arriba!
a las cinco de la tarde.
Cuando el sudor de nieve fue llegando
a las cinco de la tarde
cuando la plaza se cubrió de yodo
a las cinco de la tarde,
la muerte puso huevos en la herida
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
A las cinco en Punto de la tarde.
Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde.
Huesos y flautas suenan en su oído
a las cinco de la tarde.
El toro ya mugía por su frente
a las cinco de la tarde.
El cuarto se irisaba de agonía
a las cinco de la tarde.
A lo lejos ya viene la gangrena
a las cinco de la tarde.
Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.
Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

He elegido este poema porque es uno de los que hemos trabajado durante este trimestre. Creo que es uno de los mejores homenajes que se puede rendir a un torero, y que siempre quedará escrito . Este es el caso en el que Federico García Lorca, que con este poema quiso hacer un homenaje a un amigo suyo torero, que murió a las cinco de la tarde en la plaza .Para mí es uno de los poemas más bonitos de la generación del 27 ,porque lo veo un poema profundo , en el que el autor ha querido expresar el cariño que sentía por esta persona.

Sandra Domínguez Peña dijo...

Apolo Y Daphne



Apolo, gran cazador, quiso matar a la temible serpiente Pitón que se escondía en el monte Párnaso.

Habiéndola herido con sus flechas, la siguió, moribunda, en su huída hacía el templo de Delfos. Allí acabó con ella mediante varios disparos de sus flechas.

Delfos era un lugar sagrado donde se pronunciaban los oráculos de la Madre Tierra. Hasta los dioses consultaban el oráculo y se sientieron ofendidos de que allí se hubiera cometido un asesinato. Querían que Apolo reparase de algún modo lo que había hecho, pero Apolo reclamó Delfos para sí. Se apoderó del oráculo y fundo unos juegos anuales que debían celebrarse en un gran anfiteatro, en la colina que había junto al templo.

Orgulloso Apolo de la victoria conseguida sobre la serpiente Pitón, se atrevió a burlarse del dios Eros por llevar arco y flechas siendo tan niño:

- ¿Qué haces, joven afeminado -le dijo-, con esas armas? Sólo mis hombros son dignos de llevarlas. Acabo de matar a la serpiente Pitón, cuyo enorme cuerpo cubría muchas yugadas de tierra. Confórmate con que tus flechas hieran a gente enamoradiza y no quieras competir conmigo.

Irritado, Eros se vengó disparándole una flecha, que le hizo enamorarse locamente de la ninfa Daphne, hija de la Tierra y del río Ladón o del río tesalio Peneo, mientras a ésta le disparó otra flecha que le hizo odiar el amor y especialmente el de Apolo.

Apolo la persiguió y cuando iba a darle alcance, Daphne pidió ayuda a su padre, el río, el cual la transformó en laurel. En otras versiones, Daphne pide ayuda a su madre Gea. La metamorfosis de Daphne ha sido magistralmente descrita por Ovidio:

"Apenas había concluido la súplica, cuando todos los miembros se le entorpecen: sus entrañas se cubren de una tierna corteza, los cabellos se convierten en hojas, los brazos en ramas, los pies, que eran antes tan ligeros, se transforman en retorcidas raíces, ocupa finalmente el rostro la altura y sólo queda en ella la belleza".

Este nuevo árbol es, no obstante, el objeto del amor de Apolo, y puesta su mano derecha en el tronco, advierte que aún palpita el corazón de su amada dentro de la nueva corteza, y abrazando las ramas como miembros de su cariño, besa aquél árbol que parece rechazar sus besos. Por último le dice:

- Pues veo que ya no puedes ser mi esposa, al menos serás un árbol consagrado a mi deidad. Mis cabellos, mi lira y aljaba se adornarán de laureles. Tú ceñirás las sienes de los alegres capitanes cuando el alborozo publique su triunfo y suban al capitolio con los despojos que hayan ganado a sus enemigos. Serás fidelísima guardia de las puertas de los emperadores, cubriendo con tus ramas la encina que está en medio, y así como mis cabellos se conservan en su estado juvenil, tus hojas permanecerán siempre verdes.

Existe otra versión del mito en la que Daphne es hija de Amiclas. Gran amante de la caza y de las montañas lejanas a las ciudades, es la preferida de Artemisa. Leucipo, hijo del rey de Élide, Enómao, estaba enamorada de ella, por lo que se vistió de mujer para poder acercársele. Así disfrazado se convirtió en su compañero inseparable, hasta que Apolo, celoso, inspiró a Daphne y sus compañeras el deseo de bañarse en una fuente.

Leucipo se negó pero sus ellas le obligaron a desnudarse, descubriendo así su engaño. Furiosas, se lanzaron sobre él, pero los dioses lo volvieron invisible. Entonces, Apolo se precipitó para atrapar a Daphne pero ella consiguió escapar y le rogó a Zeus que la convirtiera en laurel, que es el significado de Daphne en griego.

De los mitos que he leido ,el que más me ha gustado ha sido este, por eso lo he seleccionado.Apolo era el Dios de la música y de las artes. La lira de siete cuerdas era el instrumento particular de Apolo; la corona de laurel, tradicionalmente se colocaba en la cabeza de músicos y poetas.

Silvia Valdivias Lara dijo...

Soneto XII

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón porque lloraba!

Este poema fue escrito por Garcilaso de la Vega.El tema principal es el amor no correspondido y el ideal no alcanzado. Así hace uso de la mitología y más concretamente del mito de Apolo y Dafne. El primero cuando estaba apunto de alcanzar a la chica,quien no estaba enamorada de él, es trasformada en laurel, se puede ver en las dos primeras estrofas;verso 1 y 7, por ejemplo.Dafne convertida en laurel crecerá con las lagrimas de Apolo verso 10 y 11. No obstante se puede ver todo en el poema del autor.Personalmente me ha gustado este poema por la inclusión de un mito griego y la combinación a la que atiende la temática, pues se corresponde con una historia bella pero muy injusta y triste a la vez.

Francisco de Santiago dijo...

He estado buscando el origen de algunas constelaciones, sus historias son muy interesantes, pero yo voy a recoger la de la constelación de Scorpio también conocida como Escorpio.
Scorpio es una de las 88 constelaciones y según la leyenda podemos ver representado en el cielo tanto a Orión como al escorpión. Ese mito cuenta como Orión un cazador un día se sacó los ojos y cómo iba ciego un escorpión le pico y murió. La historia termina contando que los dioses decidieron elevar al cielo a Orión y al Scorpio situándolos en dos extremos de su constelación para que de esa manera Orión viviera libre del escorpión.
Otro dato interesante que encontré fue que las letras alfa y beta representan las pinzas del escorpión.