viernes, 25 de marzo de 2011

Tolkien Reading Day


For Tolkien fans worldwide, March 25th holds special meaning. It is the day the One Ring was destroyed and Sauron and his forces fell in defeat. So it is with an air of victory that we celebrate the end of the War of the Ring. Since 2003, when Tolkien Reading Day first began, Tolkien fans worldwide have gathered for the occasion to discuss Tolkien’s work and the captivating world he created.
The theme for 2011 is "Tolkien's Trees". This year's theme is allied with the "International Year of Forests".



Today, like any other day, is a good day to read.
Happy reading!



Earth shakes
Stone breaks
The forest is at your door

The dark sleep is broken
The woods have awoken
The trees have gone to war

Roots rend, wood bends
The Ents have answered the call

Through branches now the wind sings
Feel the power of living things
The trees have gone to war!

http://www.youtube.com/watch?v=lZBcA0AH-ks&feature=related

77 comentarios:

Club de Lectura Jándula dijo...

Happy Tolkien Reading Day!

Los lunes dijo...

I didn't know about a "Tolkien Reading Day".
Back in my youth I had plenty of Tolkien Reading Days... Happy days, those ones. I hope young people enjoy the books, not only the films.

Miguel dijo...

Yo voy a hablar de la relación de Cervantes y la naturaleza.
Cervantes debía de ser un enamorado de los asuntos del campo y de las geografías manchegas. Seguramente por eso sitúa a Don Quijote siempre en plena naturaleza. Don Quijote es amigo de campos, encinares y rastrojeras. Las pocas veces que se resguarda bajo techo lo hace forzado por encontrarse enfermo o herido o por cortesía hacia las personas distinguidas con las que comparte esos momentos.
Aunque no podamos juzgar el interés que Cervantes tuviera por las ciencias naturales en general, parece ser que estaba interesado por las faunas de refranes, dichos y por la que envolvía la vida cotidiana de la época más que por la descripción del propio animal. Lo mismo cita a los animales del campo, como culebras, lagartos, osos o jabalíes, que cita a los halcones peregrinos, neblíes, sacres, azores, hurones y galgos, propios de los hidalgos que con él convivían y se dedicaban a la caza.

Manuel Muñoz dijo...

¡Viejos olivos sedientos
bajo el claro sol del día,
olivares polvorientos
del campo de Andalucía!
¡El campo andaluz, peinado
por el sol canicular,
de loma en loma rayado
de olivar y de olivar!
Son las tierras
soleadas,
anchas lomas,
lueñes sierras
de olivares recamadas.


Antonio Machado

He elegido este fragmento de Antonio Machado porque habla del olivo y es un árbol muy típico de Andalucía.

Jose Antonio dijo...

El bosque de MIRKWOOD en el Hobbit de Tolkien.

El mayor bosque de Rhovanion (del norte de la Tierra Media en la Tercera Edad y de la cuenca del gran río Anduin), se llamaba, originalmente, Eryn Galen; compuesto por eryn («bosque») y calen > galen («verde», etimológicamente «brillante» o «resplandeciente»).
Con la llegada de Sauron el nombre del bosque cambió a Bosque Negro, en inglés Mirkwood.El bosque estaba habitado por elfos silvanos y hombres.

Jonathan dijo...

Ronda de las hojas

Meciéndose suavemente
las hojas cayendo van…
se detienen un instante
y siguen cayendo más.
ssss…ssss…ssss…
Dice el viento entre las ramas
ssss…ssss…ssss…
¡el otoño vino ya!
Las hojas hacen la ronda
y se ponen a jugar.

FILOMENA CODORNIÚ

expongo aquí esta poesía que he encontrado por internet. Es de una autora desconocida para mí y me ha gustado mucho su trabajo ya que me ha impresionado la forma tan peculiar de describir la entrada del otoño

mari carmen dijo...

La naturaleza y ANTONIO MACHADO:
Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!…
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero…
—La tarde cayendo está—.
"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día;
ya no siento el corazón."
Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.
La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.
Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada." esta poesia es de antonio machado. me parece una poesia muy bonita porque habla de la naturaleza es preciosa ma gustao mucho

Joana y Miguel dijo...

Árboles hombres

Ayer tarde,
volvía yo con las nubes
que entraban bajos rosales
(grande ternura redonda)
entre los troncos constantes.

La soledad era eterna
y el silencio inacabable.
Me detuve como un árbol
y oí hablar a los árboles.

El pájaro solo huía
de tan secreto paraje,
sólo yo podía estar
entre las rosas finales.

Yo no quería volver
en mí, por miedo de darles
disgusto de árbol distinto
a los árboles iguales.

Los árboles se olvidaron,
de mi forma de hombre errante,
y, con mi forma olvidada,
oía hablar a los árboles.

Me retardé hasta la estrella.
En vuelo de luz suave,
fui saliéndome a la orilla,
con la luna ya en el aire.

Cuando yo ya me salía,
vi a los árboles mirarme.
Se daban cuenta de todo
y me apenaba dejarles.

Y yo los oía hablar,
entre el nublado de nácares,
con blando rumor, de mí.
Y ¿cómo desengañarles?

¿Cómo decirles que no,
que yo era sólo el pasante,
que no me hablaran a mí?
No quería traicionarles.

Y ya muy tarde, ayer tarde,
oí hablarme a los árboles.


Juan Ramón Jiménez

Francisco Perea dijo...

Escuela de las flores

En medio del prado
hay una escuela
adonde van las flores y las abejas,
amapolas y lirios,
violetas pequeñas,
campanillas azules,
que, con el aire, suenan.
En medio del prado
hay una escuela
y una margarita
que es la maestra.

Yo he elegido este poema ya que habla sobre las flores que suelen estar situadas en un bosque.Su autora es Gloria Fuertes.

Virginia Diaz Aceituno dijo...

ANTONIO MACHADO

Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
te erguiste en desnudez y desaliento,
sobre una gran alfombra de hojarasca
que removía indiferente el viento...

Hoy he visto en tus ramas la primera
hoja verde, mojada de rocío,
como un regalo de la primavera,
buen árbol del estío.

Y en esa verde punta
que está brotando en ti de no sé dónde,
hay algo que en silencio me pregunta
o silenciosamente me responde.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Y así también un día,
este amor que murió calladamente,
renacerá de mi melancolía
en otro amor, igual y diferente.

No; tu augurio risueño,
tu instinto vegetal no se equivoca:
Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
y daré el mismo beso en otra boca.

Y, en cordial semejanza,
buen árbol, quizá pronto te recuerde,
cuando brote en mi vida una esperanza
que se parezca un poco a tu hoja verde...
Esta poesía es de Antonio Machado.Esta poesía me gusta por que habla sobre la primavera.

Francisco de Santiago Ruiz dijo...

Los Árboles son Tesoros

Son los árboles tesoros
que en la tierra puso Dios,
grandes bienes para el hombre
que para él aseguró.

Tiene el aire por el árbol
saludable condición,
ecos dulces de las aves,
de las flores grato olor.

Dan los árboles la fruta,
dan madera, dan carbón,
la lluvia fecunda atraen,
las hojas tapan el sol.

Debe el niño bien criado
a los árboles amor,
defender los brotes nuevos
y evitar la destrucción
y así crecerán a un tiempo:
árbol, niño y los dos
serán útiles al mundo
y tendrán su bendición.

Autora: Honoria Pérez Marín

El poema de esta mujer no muy conocida nos muestra lo importante que son los árboles para el desarrollo de la humanidad, que sin ellos no podríamos vivir. Ya que son parte de la base de la vida. Por tanto debemos cuidarlos como tesoros que son.

Tania González dijo...

Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
te erguiste en desnudez y desaliento,
sobre una gran alfombra de hojarasca
que removía indiferente el viento...

Hoy he visto en tus ramas la primera
hoja verde, mojada de rocío,
como un regalo de la primavera,
buen árbol del estío.

Y en esa verde punta
que está brotando en ti de no sé dónde,
hay algo que en silencio me pregunta
o silenciosamente me responde.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Y así también un día,
este amor que murió calladamente,
renacerá de mi melancolía
en otro amor, igual y diferente.

No; tu augurio risueño,
tu instinto vegetal no se equivoca:
Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
y daré el mismo beso en otra boca.

Y, en cordial semejanza,
buen árbol, quizá pronto te recuerde,
cuando brote en mi vida una esperanza
que se parezca un poco a tu hoja verde...

Este poema es de Antonio Machado y se titula la gracia de tu rama verdecida.

Este poema trata en general sobre la falta que nos hacen los árboles y los hermosos que pueden llegar a ser,este poema me ha gustado mucho porque cuenta la historia de los árboles a los que tenemos abandonaos y solo nos acordamos de ellos cuando nos interesa y no nos damos cuenta de la falta que nos hacen,ya no solo por los frutos que nos dan si no porque un paisaje sin árboles no es lo mismo además son los que nos dan el oxígeno para que los seres vivos podamos respirar y así podamos vivir en condiciones.

Jesus LozanO Montero dijo...

EL CAZADOR DEL BOSQUE

AL bosque mío entro con raíces,
con mi fecundidad: De dónde
vienes?, me pregunta
una hoja verde y ancha como un mapa.
Yo no respondo. Allí
es húmedo el terreno
y mis botas se clavan, buscan algo,
golpean para que abran,
pero la tierra calla.

Callará hasta que yo comience a ser
substancia muerta y viva, enredadera,
feroz tronco del árbol erizado
o copa temblorosa.

Calla la tierra para que no sepan
sus nombres diferentes, ni su extendido idioma,
calla porque trabaja
recibiendo y naciendo:
cuanto muere recoge
como una anciana hambrienta:
todo se pudre en ella,
hasta la sombra,
el rayo,
los duros esqueletos,
el agua, la ceniza,
todo se une al rocío,
a la negra llovizna
de la selva.

El mismo sol se pudre
y el oro interrumpido
que le arroja
cae en el saco de la selva y pronto
se fundió en la amalgama, se hizo harina,
y su contribución resplandeciente
se oxidó como un arma abandonada.

Vengo a buscar raíces,
las que hallaron
el alimento mineral del bosque,
la substancia
tenaz, el cinc sombrío,
el cobre venenoso.

Esa raíz debe nutrir mi sangre.

Otra encrespada, abajo,
es parte poderosa
del silencio,
se impone como paso de reptil:
avanza devorando,
toca el agua, la bebe,
y sube por el árbol
la orden secreta:
sombrío es el trabajo
para que las estrellas sean verdes

PABLO NERUDA

José Luis Expósito 2ºC dijo...

La importancia que Tolkien da a la naturaleza es más que evidente. Durante todo el marco de la tierra media nos encontramos con las constantes contraposiciones entre lo natural y lo artificial. Sauron y Saruman, los seres viles y oscuros, viven en ambientes yermos, faltos de vida; su ejército se basa en pesada maquinaria hecha en grandes fraguas donde se quemaban los bosques para alimentar las llamas.
Por otro lado, el bando de los Hombres del Este, Elfos y Enanos vive en lugares como frondosos prados, altas montañas con aire puro o bosques con rios de aguas cristalinas, como podemos apreciar en el fragmento de El Hobbit que he escogido:

—Habéis llegado a los límites mismos de las tierras salvajes, como algunos sabéis sin duda.
Oculto en algún lugar delante de nosotros está el hermoso valle de Rivendel, donde vive Elrond en la Ultima Morada. Le envié un mensaje por mis amigos y nos está esperando.
Aquello sonaba agradable y reconfortante pero no habían llegado aún, y no era
tan fácil como parecía encontrar la Ultima Morada al oeste de las Montañas. No
había árboles, valles o colinas que quebrasen el terreno delante de ellos: la vasta
pendiente ascendía poco a poco hasta el pie de la montaña más próxima, una ancha tierra descolorida de brezo y piedra rota, con manchas de latigazos de verde de hierbas y verde de musgos que señalaban dónde podía haber agua.
Pasó la mañana, llegó la tarde; pero no había señales de que alguien habitara en
ese yermo silencioso. La inquietud de todos iba en aumento, pues veían ahora que la casa podía estar oculta casi en cualquier lugar entre ellos y las montañas.
Se encontraban de pronto con valles inesperados, estrechos, de paredes
escarpadas, que se abrían de súbito, y ellos miraban hacia abajo y se sorprendían, pues había árboles y una corriente de agua en el fondo. Algunos desfiladeros casi hubieran podido cruzarlos de un salto, pero eran en cambio muy profundos, y el agua corría por ellos en cascadas. Había gargantas oscuras que
no podían cruzarse sin trepar.
Había ciénagas; algunas eran lugares verdes de aspecto agradable, donde crecían flores altas y luminosas;

Anónimo dijo...

Carolina Moreno Gijón

Madre, madre, cansado y soñoliento
quiero pronto volver a tu regazo;
besar tu seno, respirar tu aliento
y sentir la indolencia de tu abrazo.

Tú no cambias, ni mudas, ni envejeces;
en ti se encuentra la virtud perdida,
y tentadora y joven apareces
en las grandes tristezas de la vida.

Con ansia inmensa que mi ser consume
quiero apoyar las sienes en tu pecho,
tal como el niño que la nieve entume
busca el calor de su mullido lecho.

!Aire! ¡más luz, una planicie verde
y un horizonte azul que la limite,
sombra para llorar cuando recuerde,
cielo para creer cuando medite!

Abre, por fin, hospedadora muda,
tus vastas y tranquilas soledades,
y deja que mi espíritu sacuda
el tedio abrumador de las ciudades.

No más continuo batallar: ya brota
sangre humeante de mi abierta herida,
y quedo inerme, con la espada rota,
en la terrible lucha por la vida.

¡Acude madre, y antes que perezca
y bajo el peso, del dolor sucumba;
o abre tus senos, y que el musgo crezca
sobre la humilde tierra de mi tumba!

Este poema es de :Manuel Gutierrez Najera.
He escogido este poema porque me parece muy interesante la forma que tiene de ver la naturaleza y de expresarla, para mí es muy interesante y bonito.

Paqui Lara dijo...

En los bosques de pennsylvania


Cuando un árbol gigante se suicida,
harto de estar ya seco y no dar pájaros,
sin esperar al hombre que le tale,
sin esperar al viento,
lanza su última música sin hojas
—sinfónica explosión donde hubo nidos—,
crujen todos sus huecos de madera,
caen dos gotas de savia todavía
cuando estalla su tallo por el aire,
ruedan sus toneladas por el monte,
lloran los lobos y los ciervos tiemblan,
van a su encuentro las ardillas todas,
presintiendo que es algo de belleza que muere.

Su autora es Gloria Fuertes.

He decidido escoger este fragmento ya que lo que intenta transmitir mediante el "suicidio" de un árbol que se deja morir en este caso secar, por la soledad que siente, por la vida actual que no tiene comparación con la que llevaba un tiempo atrás, porque se encontraba viejo ya que crujía su madera, y las últimas gotas de savia caían y todo esto repercutía en su entorno, los demás se encontraba desolados por este suceso. Lo que quiere reflejar en la realidad es el desamparo que puede sentir una persona en un determinado momento de su vida, que no tenga ilusión por vivir, que su existencia ya no tenga sentido por el motivo que sea, pero el caso es que ya nada sería igual que antes.

Andrés Ogallar Expósito dijo...

Cruzas por el crepúsculo.
El aire
tienes que separarlo casi con las manos
de tan denso, de tan impenetrable.
Andas. No dejan huellas
tus pies. Cientos de árboles
contienen el aliento sobre tu
cabeza. Un pájaro no sabe
que estás allí, y lanza su silbido
largo al otro lado del paisaje.
El mundo cambia de color: es como el eco
del mundo. Eco distante
que tú estremeces, traspasando
las últimas fronteras de la tarde.


Su autor es Ángel González

He decidido escoger este fragmento del poema de Ángel González ya que nos muestra una inspiracion y una pasión grandísima por el bosque, como cuando dice: "Cientos de árboles contienen el aliento sobre tu cabeza" me ha gustado la personalidad y la vitalidad que el escritor le da al bosque a través de su poema.

Javier López dijo...

Fui invitado a recorrer de pie, con alegría.

el bosque sagrado de mi amigo Andrés.

fui y me encontré con una paz...

en silencio, en la oscuridad.

Que sentada en un tronco

veo a lo lejos luces que se acercan,

no, no es lejos, son luciérnagas...

que alumbran apenas... guiñando sus ojitos,

prendiendo y apagándose las lucecitas

con el batir de sus alitas traviesas.

La brisa suave que mueve las hojas,

de los árboles que cantan una canción de cuna,

acompañados por el canto alegre de los grillos.

Y un zumbido de carrera de los duendes

que me ayudan a juntar las fresas,

las que traen en sus pequeñas manitas,

y depositan en mi cesta con sumo cuidado.

¡Qué hermoso paseo he dado!

en compañía de los gnomos,

en el bosque encantado, al que mi amigo llama

su bosque sagrado.


Me gusta esta poesía porque creo que es el bosque en el que muchas personas desearían estar una noche tranquila como esa

Jose María Expósito Cuenca dijo...

IN THE FOREST by Oscar Wilde
Out of the mid-wood's twilight
Into the meadow's dawn,
Ivory limbed and brown-eyed,
Flashes my Faun!

He skips through the copses singing,
And his shadow dances along,
And I know not which I should follow,
Shadow or song!

O Hunter, snare me his shadow!
O Nightingale, catch me his strain!
Else moonstruck with music and madness
I track him in vain!
--------------------------------------------------------
Este poema de Oscar Wilde me ha gustado bastante, por eso lo he escogido. Refleja un poco la fantasía que se saca de la nauraleza, en concreto del bosque, todo pura fantasía, el fauno, la música, la sombra... todo referido al bosque, pero nada real. Me recuerda mucho a algunas películas de este estilo, donde la naturaleza o el bosque cobran protagonismo y un toque de fantasía que es el centro y escenario de la acción, como el mismo Señor de los Anillos, Las cronicas de Narnia, El laberinto del fauno, etc...

Anónimo dijo...

María del mar Garrote Mena

El limonero

El limonero lánguido suspende
una pálida rama polvorienta
sobre el encanto de la fuente limpia,
y allá en el fondo
sueñan los frutos de oro…

Es una tarde clara, casi de primavera,
tibia tarde de marzo,
que el hálito de abril cercano lleva;
y estoy solo, en el patio silencioso,
buscando una ilusión cándida y vieja:
alguna sombra sobre el blanco muro,
algún recuerdo, en el pretil de piedra
de la fuente dormido, o, en el aire,
algún vagar de túnica ligera.

En el ambiente de la tarde flota
ese aroma de ausencia
que dice al alma luminosa: nunca,
y al corazón: espera.

Ese aroma que evoca los fantasmas
de las fragancias vírgenes y muertas.

Sí, te recuerdo, tarde alegre y clara,
casi de primavera,
tarde sin flores, cuando me traías
el buen perfume de la hierbabuena
y de la buena albahaca
que tenía mi madre en sus macetas.
Que tú me viste hundir mis manos puras
en el agua serena,
para alcanzar los frutos encantados
que hoy en el fondo de la fuente sueñan…

Sí, te conozco, tarde alegre y clara,
casi de primavera.

Este es uno de los poemas más bellos de Machado, al leerlo creó en mí un sentimiento en el que parecía que me situara en un ambiente donde priman los olores, colores... que me situara en la etapa primaveral.

Mónica Garrote Roldán dijo...

ABRAZAR ÁRBOLES

Abracé al árbol con cariño,
como quien lo despierta.
Después con más fuerza, fusionándome.

Los pies en las raíces,
rostro, pecho, vientre, sexo y piernas
pegados a su tronco,
lo abrazaba tiernamente
con las palmas abiertas.

Sentí mi propia respiración.
Tomé pulso de mi sangre
para sintonizar con la sangre del árbol.
Se fueron transformando
mis cabellos en hojas,
en tronco mi cintura, los brazos en ramaje,
mis pies en entrañadas raíces.
Y sentí por todo mi ser
una energía bienhechora
que ascendía por la tierra,
que bajaba de los cielos.

De repente
dejé de sentir mi yo:
y fuí árbol, sólo árbol,
pura energía cósmica.

Su autor es Leonardo boff

He cogido este poema porque me a llamado la atención la forma en la que cuenta como se fusiona con el árbol hasta llegar a ser uno más como éste.

Sergio Pérez Amor dijo...

PRIMAVERA AMARILLA (Juan Ramón Jiménez)

Abril venía, lleno
todo de flores amarillas...
amarillo el arroyo,
amarillo el vallado, la colina,
el cementerio de los niños,
el huerto aquel donde el amor vivía.

El sol ungía de amarillo el mundo,
con sus luces caídas;
¡ay, por los lirios áureos,
el agua de oro, tibia;
las amarillas mariposas sobre las rosas amarillas!

Guirnaldas amarillas escalaban
los árboles; el día
era una gracia perfumada de oro,
en un dorado despertar de vida.
Entre los huesos de los muertos,
abría Dios sus manos amarillas.

Este poema hemos tenido oportunidad de comentarlo en clase de lengua ya que salió en selectividad. Lo he elegido ya que habla de la primavera. La primavera es una época del año muy bonita donde las flores empiezan ha florecer, hace buen tiempo y en general la gente está más alegre en esta época que en invierno.

Pero a Juan Ramón Jíménez mi visión de la primavera parece que no es de su agrado ya que él tiene una visión triste de ella, es como si la llegada de la primavera le causara un estado de tristeza. Esta tristeza se refleja en las palabras cementerio,huesos de los muertos y en la repetición del color amarillo

Silvia Valdivias dijo...

En las sendas pensamos cosas puras,
uno al lado del otro, fugitivos,
cogidos de la mano, y pensativos
en medio de las flores más oscuras.

Íbamos solos, como enamorados,
entre la verde noche del sendero,
compartiendo el fugaz fruto hechicero
del astro que aman los enajenados.

Después, muy lejos, en la sombra densa
de aquel íntimo bosque rumoroso,
morimos -solos!- sobre el césped blando.

Y arriba, en medio de la luz inmensa,
¡oh, amigo del silencio más hermoso,
nos encontramos otra vez, llorando!

Andrés Holguín.


Este poema de Andrés Holguín como tema principal guarda el encuentro de dos enamorados.Sin embargo el sitio de encuentro es un bosque, éste es el único conocedor de los pensamientros y acciones que los fugitivos llevan a cabo ( Verso 10; íntimo bosque rumoroso).
También se plantea como la pareja disfruta paseando a lo largo de las sendas del bosque con un sliencio hermoso.Finalmente , en el poema se expone una vez más el bosque como un sitio tranquilo (V 11).
Personalmente este poema ha llamado mi atención al plantear un encuentro de dos personas, tan ordinal , pero en un ambiente como tal. En un bosque tranquilo e idílico.

SERGIO GÁLVEZ CASTRO dijo...

AL bosque mío entro con raíces,
con mi fecundidad: De dónde
vienes?, me pregunta
una hoja verde y ancha como un mapa.
Yo no respondo. Allí
es húmedo el terreno
y mis botas se clavan, buscan algo,
golpean para que abran,
pero la tierra calla.

Callará hasta que yo comience a ser
substancia muerta y viva, enredadera,
feroz tronco del árbol erizado
o copa temblorosa.

Calla la tierra para que no sepan
sus nombres diferentes, ni su extendido idioma,
calla porque trabaja
recibiendo y naciendo:
cuanto muere recoge
como una anciana hambrienta:
todo se pudre en ella,
hasta la sombra,
el rayo,
los duros esqueletos,
el agua, la ceniza,
todo se une al rocío,
a la negra llovizna
de la selva.

AUTOR:PABLO NERUDA
NOMBRE DE LA OBRA:EL CAZADOR DEL BOSQUE
Desde 1º de primaria he estado viendo este poema , la primera vez en mi clase , la segunda en la eso , y el otro dia mi hermana pequeña lo estaba leyendo en voz alta. Simplemente he elegido este poema porque lo he escuchado y además ha sido una gran casualidad que coincidiese con este trabajo.

José Luis Expósito 2ºC dijo...

We still see the tendency Tolkien has about nature in The Lord of the Rings, such as this text from The Two Towers where the Ents finish Saruman's army by destroying the reservoir which was built at the beggining of the war. Tolkien shows us that what for men (Saruman this time) takes several years, nature can destroy it all in seconds.

The Waters Flowing...

The waters continue flowing over Isengard destroying all the evil that grew there...the Ents chase the Orcs into the
pits...
Even darkness must pass. A new day
will come.
Merry and Pippin watch the goings-on with wonder
riding atop Treebeard.
And when the sun shines it will shine
out the clearer.
The Ents stands tall in the flowing water.

Nerea García Gonzalez dijo...

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte!
Medrosas tiritan tus hojas menguadas.
Naranjo en la corte, ¡qué pena da verte
con tus naranjitas secas y arrugadas!.

Pobre limonero de fruto amarillo
cual pomo pulido de pálida cera,
¡qué pena mirarte, mísero arbolillo
criado en mezquino tonel de madera!

De los claros bosques de la Andalucía,
¿quién os trajo a esta castellana tierra
que barren los vientos de la adusta sierra,
hijos de los campos de la tierra mía?

¡Gloria de los huertos, árbol limonero,
que enciendes los frutos de pálido oro,
y alumbras del negro cipresal austero
las quietas plegarias erguidas en coro;

y fresco naranjo del patio querido,
del campo risueño y el huerto soñado,
siempre en mi recuerdo maduro o florido
de frondas y aromas y frutos cargado!


Es de Antonio Machado, se titula a un naranjo y a un limonero
Lo he elegido porque habla de lo bien que está un árbol o una planta cuando se cuida bien y como si no los cuidamos pueden perder sus hojas y mueren.
Me gusta mucho la naturaleza y cuidar mucho de las plantas y además me gusta mucho el poema.

Beatriz Ortega Martín dijo...

[...]y sálvame del Hombre

de esa raza mortal que me asesina

que quiero amar todo lo que tus manos construyan en el aire

que mi nieve recorra tu piel

y se derritan mis siete continentes



deja que en mi garganta crezcan las aguas que llegan a tus mares

y quédate conmigo



porque quiero pedirte que me mires

que no olvides que existe el paraíso

que mis flores son tuyas y mis playas



quiero que me obedezcas y que de madrugada te vuelvas asesino

que una cuadra de ángeles guíe tu espada y me salve

que crucen los desiertos

que encuentren mis cenotes y marchen



a castigar a todo el que ha violado mis sentidos

al que arranca el reflejo de mis aguas

y se devora mis bosques

al que no tiene rostro

al que aniquila a mis hijos

al que oscurece mis selvas

al que envenena mi aire

al que se vuelve demonio

al que le dicen El Hombre


sálvame

que en mis arterias mil semillas están ya palpitando
[...]

*Guiomar Cantú es escritora y artista multidisciplinaria, egresada de la Licenciatura en Literatura Dramática y Teatro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Me ha llamado mucho la atención el tema del fragmento de este poema. En él cuenta como esta la tierra, como se siente. La tierra esta enferma, y no hacemos nada para salvarla. Todo esta en nuestras manos.La tierra ve al propio hombre como una amenaza, como un peligro. Se da cuenta que es él el que la esta destruyendo, y se siente sola, abandonada y desprotegida.
Debemos valorar lo que tenemos, es un preciado tesoro que pronto no quedara nada de el.
Sin duda este fragmento es un claro llamamiento de la autora. Quiere hacernos ver que esta en nuestras manos salvar nuestro planeta.

Anónimo dijo...

Maria del mar Garrote MEna

I think that I shall never see,
A poem lovely as a tree.

A tree whose hungry mouth is prest,
Against the earth's sweet flowing breast.

A tree who looks at God all day,
And lifts her leafy arms to pray.

A tree who may in summer wear,
A robin's nest upon her hair.

Upon whose bosom snow has lain,
Who intimately lives with rain.

Poems are made by fools like me,
But only God can make a tree.

Nunca había leído, ni escuchado hablar de este poema.
El autor de esta poesía, es Joyce Kilmer de EE.UU.
Es un poema precioso que alude siempre, en cada uno de sus versos, al árbol. En el que de una manera tan dulce, tan interiorizada expresa que el árbol es el mejor poema que sus ojos podrán ver al amanecer (tal y como podemos leer al comienzo de sus versos), como antes ya comentado Kilmer alude siempre al árbol de una manera especial y desde un sentimiento profundo.

María del Mar Pérez Crespo dijo...

El chamariz en el chopo
—¿Y qué más?
El chopo en el cielo azul
—¿Y qué más?
—El cielo azul en el agua
—¿Y qué más?
—El agua en la hojita nueva
—¿Y qué más?
—La hojita nueva en la rosa
—¿Y qué más?
La rosa en mi corazón
—¿Y qué más?
¡Mi corazón en el tuyo!

Yo elijo esta poesía de J.R.Jimenez
sinceramente a pesar de que está poesía trate de la naturaleza, a mi me recuerda a algo más.
esta poesía para mi, al igual que varias de J.R.Jimenez me recuerdan a una magnifica semana que tuve la suerte de compartir junto a varios compañeros. allí conocimos más sobre la vida de J.R.Jimenez y a mi personalmente me animó a seguir escribiendo poesías.
sobre todo destaco que las poesías el propio autor las hace con un fin pero cada uno le damos nuestro sentido y puede llegar a ser un fin muy distinto del que el autor esperaba. esta a mi me recuerda como he dicho anteriormente a la ruta de J.R.Jimenez

Sandra Domínguez Peña dijo...

Cruzas por el crepúsculo.
El aire
tienes que separarlo casi con las manos
de tan denso, de tan impenetrable.
Andas. No dejan huellas
tus pies. Cientos de árboles
contienen el aliento sobre tu
cabeza. Un pájaro no sabe
que estás allí, y lanza su silbido
largo al otro lado del paisaje.
El mundo cambia de color: es como el eco
del mundo. Eco distante
que tú estremeces, traspasando
las últimas fronteras de la tarde.

Es un poema de Ángel González y su obra,poemas del alma.Es un poema dinámico,como se diría en lengua.Se aprecia un movimiento.Pero lo que más me ha llamado la atención es la manera de expresar la naturaleza.

Al leerlo,te introduces en la lectura y pareces estar ahí , en ese precioso bosque.Es un corto pero hermoso poema que en tan solo 14 versos nos inspira la tranquilidad que nos ofrece la naturaleza.Por ello, lo dejo comentado aquí para que veáis lo bonita y relajante que puede llegar a ser la naturaleza y un paseo por ella.

Rocío García dijo...

En medio del prado
hay una escuela
adonde van las flores y las abejas,
amapolas y lirios,
violetas pequeñas,
campanillas azules,
que, con el aire, suenan.
En medio del prado
hay una escuela
y una margarita
que es la maestra.

Gloria Fuertes.


He elegido este poema de Gloria Fuertes porque habla de las flores, el campo, la naturaleza, y creo que en ésta fecha es algo muy común, el olor de las flores, el color que estas tienen, los insectos. Me ha parecido un poema muy alegre y lo he visto apropiado.

María del Mar Romero dijo...

Caminos.
Huyo, siempre que puedo,
de las frías veredas.

Prefiero los ladrillos
con musgo, en las afueras.

Pero amo, sobre todo,
los senderos de tierra.

Mejor con una que otra
hojita amarillenta.

Baldomero Fernández Moreno

En este pequeño fragmento el autor sugiere y muestra claramente su preferencia por el campo, la naturaleza o las afueras de las ciudades como lugares ideales para vivir o retirarse, apartados de la fría y ajetreada ciudad.

Miguel Quero dijo...

En Los Bosques De Pennsylvania de Gloria Fuertes

Cuando un árbol gigante se suicida,
harto de estar ya seco y no dar pájaros,
sin esperar al hombre que le tale,
sin esperar al viento,
lanza su última música sin hojas
?sinfónica explosión donde hubo nidos?,
crujen todos sus huecos de madera,
caen dos gotas de savia todavía
cuando estalla su tallo por el aire,
ruedan sus toneladas por el monte,
lloran los lobos y los ciervos tiemblan,
van a su encuentro las ardillas todas,
presintiendo que es algo de belleza que muere.

Me llamaron especialmente la atención estas líneas tan tristes, en las que se describe la tristeza del paso del tiempo, en un árbol que se ha había hecho viejo. Se va describiendo como cada vez esta mas triste y solo sin ninguna ambición para seguir viviendo.
Refleja que en la vida real que sin metas ni ilusiones nada tiene sentido.

Jose Iniesta Palomino. 2º BACH D dijo...

No la Trinacria en sus montañas, fiera
Armó de crueldad, calzó de viento,
Que redima feroz, salve ligera
Su piel manchada de colores ciento:
Pellico es ya la que en los bosques era
Mortal horror al que con paso lento
Los bueyes a su albergue reducía,
Pisando la dudosa luz del día.

Este párrafo es un fragmento de "Polifemo y Galatea", de Luis de Góngora.

He escogido esta obra porque a mí siempre me ha entusiasmado la mitología, este tema, en el que Polifemo (un gigante) se enamora de Galatea (una ninfa) tiene también su represemtación en el arte de la pintura con el cuadro: "El triunfo de Galatea". Este tem fusionado con la poesía de Góngora solo se puede esperar una obra maestra.

Emilio Alcalá Pozuelo dijo...

TALA SIN CONTROL

La naturaleza
lloraba de tristeza,
era un día no como todos;
muchos árboles fueron segados.
Pueblo, ya no serás como antaño,
en tus arterias te han hecho mucho daño:
pues al cortar los árboles, algunos centenarios;
ahora no habrá sombra ni frescor en tus barrios.
No reflexionamos ni prestamos ninguna atención
de que estamos causando nuestra propia destrucción,
puesto que todo árbol que se tala sin control en cada huerta
es una gota de sangre que va perdiendo nuestro hermoso planeta.

JESÚS COSTOYA MARTÍNEZ

Esta poesía hace una crítica a la tala del árbol,un problema que transcurre hoy en día. Esto es un gran problema para el ser humano ya que, como dice en la poesía, destruye el planeta donde vivimos y por lo tanto nos afecta a nosotros.

El autor de este poema hace una crítica utilizando recursos expresivos como la metáfora, en el último verso, donde compara la tala del árbol con una gota de sangre que pierde nuestro planeta, además de la personificación, cuando dice que el planeta sangra.

Es una poesía que no la conocía, pero cuando la he leído me ha encantado, ya que es un tema que nos debería preocupar, porque como sigamos con este conflicto, todos nos vamos a ver afectados por el problema de la falta de oxígeno a causa de la falta del proceso de la fotosíntesis.

Además, este escritor no lo conocía, y he podido comprobar que no sólo las poesías de escritores famosos son bellas y llamativas.

Loli Baeza dijo...

Cuando el arroz retira de la tierra
los granos de su harina,
cuando el trigo endurece sus pequeñas caderas y levanta su
rostro de mil manos,
a la enramada donde la mujer y el hombre se enlazan acudo,
para tocar el mar innumerable
de lo que continúa.

Yo no soy hermano del utensilio llevado en la marea
como en una cuna de nácar combatido:
no tiemblo en la comarca de los agonizantes despojos,
no despierto en el golpe de las tinieblas asustadas
por el ronco pecíolo de la campana repentina,
no puedo ser, no soy el pasajero
bajo cuyos zapatos los últimos reductos del viento palpitan
y rígidas retornan las olas del tiempo a morir.

Llevo en mi mano la paloma que duerme reclinada en la se-
milla
y en su fermento espeso de cal y sangre
vive Agosto,
vive el mes extraído de su copa profunda;
con mi mano rodeo la nueva sombra del ala que crece:
la raíz y la pluma que mañana formarán la espesura.

Nunca declina, ni junto al balcón de manos de hierro,
ni en el invierno marítimo de los abandonados, ni en mi paso
tardío,
el crecimiento inmenso de la gota, ni el párpado que quiere
ser abierto:
porque para nacer he nacido, para encerrar el paso
de cuanto se aproxima, de cuanto a mi pecho golpea como un
nuevo
corazón tembloroso.

Vidas recostadas junto a mi traje como palomas paralelas,
o contenidas en mi propia existencia y en mi desordenado
sonido
para volver a ser, para incautar el aire desnudo de la hoja
y el nacimiento húmedo de la tierra en la guirnalda: hasta
cuándo
debo volver y ser, hasta cuándo el olor
de las más enterradas flores, de las olas más trituradas
sobre las altas piedras, guardan en mí su patria
para volver a ser furia y perfume?

Hasta cuándo la mano del bosque en la lluvia
me avecina con todas sus agujas
para tejer los altos besos del follaje?
Otra vez
escucho aproximarse como el fuego en el humo
nacer de la ceniza terrestre,
la luz llena de pétalos,
y apartando la tierra
en un río de espigas llega el sol a mi boca
como vieja lágrima enterrada que vuelve a ser semilla.

Poema de PABLO NERUDA

María Expósito García 2º Bach D dijo...

La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.
Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.
Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
—recordé—, yo he maldecido
mi juventud sin amor.
Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

Antonio Machado.

He elegido este poema, porque además de referirse claramente a la primavera en concreto, es una especie de alegoría a la vejez y al paso del tiempo. La primavera representa la alegría, el verdor, el frescor de la juventud, y dura escasamente tres meses, para que después el verano tiña de amarillo campos y seque los ríos, igual que ocurre con las personas; la juventud, la etapa más preciada y sin embargo más breve de nuestras vidas, que se pasa sin ton ni son, y que al darnos cuenta, ya es demasiado tarde para detenerse a disfrutar.

Juanmi Casado dijo...

El monte y el río

En mi patria hay un monte.
En mi patria hay un río.

Ven conmigo.

La noche al monte sube.
El hambre baja al río.

Ven conmigo.

Quiénes son los que sufren?
No sé, pero son míos.

Ven conmigo.

No sé, pero me llaman
y me dicen «Sufrimos».

Ven conmigo.

Y me dicen: «Tu pueblo,
tu pueblo desdichado,
entre el monte y el río,

con hambre y con dolores,
no quiere luchar solo,
te está esperando, amigo».

Oh tú, la que yo amo,
pequeña, grano rojo
de trigo,
será dura la lucha,
la vida será dura,
pero vendrás conmigo.

He elegido un poema de Pablo Neruda, porque habla sobre un monte y un río, concretamente los de su pueblo. El poeta pide a su amada que vaya con él, usando el monte y el río como símbolos.

Anónimo dijo...

poesía árbol, medio ambiente

Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
te erguiste en desnudez y desaliento,
sobre una gran alfombra de hojarasca
que removía indiferente el viento…

Hoy he visto en tus ramas la primera
hoja verde, mojada de rocío,
como un regalo de la primavera,
buen árbol del estío.

Y en esa verde punta
que está brotando en ti de no sé dónde,
hay algo que en silencio me pregunta
o silenciosamente me responde.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Y así también un día,
este amor que murió calladamente,
renacerá de mi melancolía
en otro amor, igual y diferente.

No; tu augurio risueño,
tu instinto vegetal no se equivoca:
Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
y daré el mismo beso en otra boca.

Y, en cordial semejanza,
buen árbol, quizá pronto te recuerde,
cuando brote en mi vida una esperanza
que se parezca un poco a tu hoja verde…

Autor: Antonio Machado
MI OPINIÓN: este poema me ha gustado mucho, porque me parece muy original la forma que ha utilizado para describir las estaciones del años, como las metáforas...

Anónimo dijo...

NATALIA PERÁLVAREZ CASADO 2º-D

POESÍA DEL ÁRBOL, MEDIO AMBIENTE

Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
te erguiste en desnudez y desaliento,
sobre una gran alfombra de hojarasca
que removía indiferente el viento…

Hoy he visto en tus ramas la primera
hoja verde, mojada de rocío,
como un regalo de la primavera,
buen árbol del estío.

Y en esa verde punta
que está brotando en ti de no sé dónde,
hay algo que en silencio me pregunta
o silenciosamente me responde.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Y así también un día,
este amor que murió calladamente,
renacerá de mi melancolía
en otro amor, igual y diferente.

No; tu augurio risueño,
tu instinto vegetal no se equivoca:
Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
y daré el mismo beso en otra boca.

Y, en cordial semejanza,
buen árbol, quizá pronto te recuerde,
cuando brote en mi vida una esperanza
que se parezca un poco a tu hoja verde…

Autor: Antonio Machado
MI OPINIÓN: este poema me ha gustado mucho, porque me parece muy original la forma que ha utilizado para describir las estaciones del años, como las metáforas...

Anónimo dijo...

EVA SEGOVIA CASADO 2ºD

A UN OLMO SECO

Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

ES DE ANTONIO MACHADO Y LO E ELEGIDO PORQUE ME PARECE MUY BONITA SU FORMA DE VER LA NATURALEZA

Ana Mª Jódar Duque dijo...

Se celebra el 21 de marzo, el día del arbol también llamado Día Forestal Mundial es un recordatorio de la importancia de proteger las superficies arboladas;
como en muchos países el día del árbol se utiliza para plantar árboles, recordemos lo importante que son los árboles para la vida en la Tierra pero, también, la importancia que tienen en energías renovables ya que influyen mucho en la energía de biomasa que es una energía limpia.
Día del Árbol es hoy, todos los días del año son válidos para cooperar con el medio ambiente, con la vida y con las energías renovables;decir árbol es decir vida, decir árbol es, de algún modo, decir energías renovables.

POEMA: En los árboles del huerto

En los árboles del huerto
hay un ruiseñor:
Canta de noche y de día
canta a la luna y al sol.

Ronco de cantar
al huerto vendrá la niña
y una rosa cortará.

Entre las negras encinas
hay una fuente de piedra
y un cantarillo de barro
que nunca se llena.

Por el encinar
con la luna blanca
ella volverá.
ANTONIO MACHADO.

He escogido este poema de Antonio Machado y porque define muy bien el ambiente, el clima, y la tranquilidad que se puede encontrar
en un lugar natural.Tambien podemos imaginar como la niña acude a este lugar segura de que nada malo le puede suceder.

Mari Carmen Serrano Contreras dijo...

He elegido este poema de Gloria Fuertes:

En medio del prado hay una escuela,
adonde van las flores y las abejas,
amapolas y lirios,
violetas pequeñas,
campanillas azules,
que, con el aire, suenan.
En medio del prado
hay una escuela
y una margarita
que es la maestra.

Lo he escogido porque me recuerda al comienzo de la primavera, que es la estación en la que nos encontramos en este momento. Refleja muy bien el sentimiento de la naturaleza. En el poema, la autora intenta crear otra realidad usando las flores y el colegio. Yo pienso que puede ser una forma de indicarnos que la naturaleza es nuestra aliada, es decir, una ayuda sin la cual no podríamos vivir, y por tanto es necesario cuidarla y agradecerle los recursos que nos brinda.

María del Mar Pérez Crespo dijo...

El Día del Árbol, a la mayoría nos suena raro, pero este día se lleva celebrando desde 1971. El 21 de marzo, el día que empieza la primavera en el hemisferio norte ya que en el hemisferio sur comienza el otoño. También podemos conocerlo como “el Día Forestal Mundial”
Esta fecha fue aceptada por la ONU tras una recomendación del Congreso Forestal Mundial celebrado en Roma en 1971. Podemos destacar que otros países ya celebraban este día independientemente como es el caso de Suecia y Paraguay.
Este día suele ser utilizado para plantar árboles a pesar de que las condiciones no son las mejores. También debemos utilizar este día para concienciarnos que los árboles forman parte del ecosistema en el que vivimos, y todos los elementos que lo formamos debemos respetarnos mutuamente.

Cristina Lara 2ºE dijo...

1



5




10




Una larga carretera
entre grises peñascales,
y alguna humilde pradera
donde pacen negros toros. Zarzas, malezas, jarales.
Está la tierra mojada
por las gotas del rocío,
y la alameda dorada,
hacia la curva del río.
Tras los montes de violeta
quebrado el primer albor;
a la espalda la escopeta,
entre sus galgos agudos, caminando un cazador.

Esta poesía es de Antonio Machado y trata de la relación entre el hombre y la naturaleza

Luciano Manuel Pérez Cabello dijo...

LA MONTAÑA

Dame las alas de un águila
para poder volar por encima de las montañas.

Dame la agilidad de un sarrio
para poder saltar entre ellas.

Dame la prudencia de una marmota
para respetarlas.

Dame la fuerza de un caballo
para poder subirlas.

Y, sobretodo, dame mucha vida
para seguir marcando la huella de mi bota
en todos sus senderos.


El autor de este poema no sé quien es, no aparece por ningún lado. Lo que sí sé es que a la persona que lo escribiese le gustaba mucho la naturaleza, en concreto la montaña, por lo que en el poema pide tener las habilidades de esos animales para conseguir ciertos fines. Por último pide tener mucha vida para poder recorrer muchos senderos.

Anónimo dijo...

Carolina Moreno Gijón

Se celebra el 21 de Marzo, es, el primer día de primavera en el hemisferio norte y el primer día de otoño en el hemisferio sur.
En muchos países el Día del árbol también llamado Día Forestal Mundial, se utiliza para plantar árboles.
Fue una recomendación del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma en 1969. Esta recomendación fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971. En otros países el día del Árbol se lleva celebrando desde hacía muchos años.

En mi opinión no solo el día 21 de Marzo es el día del árbol, porque en cada día de nuestra vida los árboles están presentes de un modo u otro, como lo puede ser con un simple papel, o en el oxígeno que respiramos, por eso creo que debemos acordarnos de ellos cada día, ya que gracias a ellos tenemos muchas cosas.

POEMA DEL ÁRBOL

Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
te erguiste en desnudez y desaliento,
sobre una gran alfombra de hojarasca
que removía indiferente el viento…

Hoy he visto en tus ramas la primera
hoja verde, mojada de rocío,
como un regalo de la primavera,
buen árbol del estío.

Y en esa verde punta
que está brotando en ti de no sé dónde,
hay algo que en silencio me pregunta
o silenciosamente me responde.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Y así también un día,
este amor que murió calladamente,
renacerá de mi melancolía
en otro amor, igual y diferente.

No; tu augurio risueño,
tu instinto vegetal no se equivoca:
Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
y daré el mismo beso en otra boca.

Y, en cordial semejanza,
buen árbol, quizá pronto te recuerde,
cuando brote en mi vida una esperanza
que se parezca un poco a tu hoja verde…

He cogido este poema ya que el tema que estamos tratanto va relacionado con este poema, que es de Antonio Machado.

Miguel Ángel Cintas García dijo...

EL DÍA DEL ÁRBOL

Es curioso pero el día del árbol existe, consiste en la plantación de un árbol en fechas cercanas a invierno, primavera por eso se celebra el 21 de marzo. Al parecer este hecho comenzó en el país de Suecia y a raíz de ahí se a extendido a escala mundial. Esto comenzó porque las personas empezamos a tener conciencia de la importancia de los recursos forestales y la importancia que tiene cuidarlos. A parte de que los árboles son organismos esenciales para que los humanos continuemos con la vida nos proporcionan estéticamente belleza, nos proporciona un aire puro esencial para vivir, nos proporcionan sombra, etc.

POEMA SOBRE LA NATURALEZA

LA PIEDRA CAE POR LA PENDIENTE

La piedra cae por la pendiente
la maleza envestida en su caída sin reparos
un zorzal se sobresalta, crea nuevos vuelos
el arroyo modifica su curso por un instante
el polvo se levanta en torbellinos
el charco mira a través de la escarcha rota
la piedra separa también las aguas
y remece el limo al final de su trayecto.

Todo se ha modificado después de estos segundos

alguien ha lanzado una piedra.


Este poema nos cuenta como un simple gesto, tirar una piedra de una pendiente, provoca tantos cambios como modificar el curso de un río por un instante, levantar el polvo de las arenas etc. Así apreciamos que hasta una roca, aparentemente inservible produce muchos cambios en la naturaleza, por lo que llegamos a la conclusión de que todo es importante para el medio, cada cosa tiene su función, y no hay que menos preciar nada, independientemente de su aspecto o tamaño.

Sergio Esparcia Ureña 2ºbach e dijo...

"El paisaje era hermoso, por supuesto, no podía negarlo. Todo era de color verde: los árboles, los troncos cubiertos de musgo, el dosel de ramas que colgaba de los mismos, el suelo cubierto de helechos. Incluso el aire que se filtraba entre las hojas tenía un matiz de verdor.
Era demasiado verde, un planeta alienígena."

Este fragmento pertenece al libro Crepúsculo, popularmente conocido en todo el mundo. La razon por la que he escogido este fragmento es porque me ha parecido diferente a los demás, sobre todo por la forma tan especial que tiene la chica de ver este bosque. Lo describe como un espacio no muy comun, o más bien dificil de encontrar en la actualidad. Lo que más me ha llamado la atención, es la comparación que hace de este con los alienígenas. Yo diría que la hace como exaltación a este lugar.

David Izquierdo dijo...

Vidas recostadas junto a mi traje como palomas paralelas,
o contenidas en mi propia existencia y en mi desordenado
sonido
para volver a ser, para incautar el aire desnudo de la hoja
y el nacimiento húmedo de la tierra en la guirnalda: hasta
cuándo
debo volver y ser, hasta cuándo el olor
de las más enterradas flores, de las olas más trituradas
sobre las altas piedras, guardan en mí su patria
para volver a ser furia y perfume?

Hasta cuándo la mano del bosque en la lluvia
me avecina con todas sus agujas
para tejer los altos besos del follaje?
Otra vez
escucho aproximarse como el fuego en el humo
nacer de la ceniza terrestre,
la luz llena de pétalos,
y apartando la tierra
en un río de espigas llega el sol a mi boca
como vieja lágrima enterrada que vuelve a ser semilla.


De Pablo Neruda

sara rodriguez cardeñas dijo...

SECRETOS EN EL BOSQUE



Espacios pequeñitos de luz filtrada,

iluminando bosques,

secretos de luna buscando el agua,

pájaros errantes volando en busca del sol,

cae la noche vestida de gala,

cae la noche vistiendo estrellas azules.



Soledades de luna peinando cometas ya viejos,

secretos antiguos despertando almas,

tu reflejo de plata, tu reflejo en mis ojos.



Pulcritud de silencios delirando sueños,

espectros oscuros iluminando noches,

tu voz de silencio, tu rostro dormido.




Mariposa de noche,

batiendo alas perfectas,

sutil canto de insectos,

en rocas mojadas.



Solo habla la soledad,

de este silencio tan silencio,

que recorre bosques inmensos,

entre hojas mecidas por el viento.



A lo lejos…



Solo el bosque habla,

y mis ojos se convierten en dos ríos,

que no llegan a conmover tu alma.


autor:Alexis Coald

He elegido esta poesia porque me ha llamado la atención como alaba el campo, su forma de ver el campo, y apreciar los detalles, sus comparaciones son excelentes. Por eso e escogido esta poesia

Isabel Rivero dijo...

El pasado día 21 de Marzo, fue el Día Mundial del árbol, también conocido como Día Forestal Mundial.
Aunque la celebración de este día fue propuesta en 1969 por el Congreso Forestal Mundial, no sería hasta 1971 cuando la FAO (El organismo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación)aceptó tal fecha como día oficial para la defensa de los árboles y en general, de la flora terrestre.
El principal objetivo de esta celebración es sobre entendible, mediante la plantación de nuevos árboles, se pretende cuidar de las especies vegetales. Apoyar la reforestación es posiblemente la única solución a la desertificación y a la creciente contaminación.
En mi opinión, los propósitos de este tipo de festividades son sinceramente positivos. Su mayor labor seguramente sea la concienciación y el impacto sobre la ciudadanía. Aún así, también creo que por ahora, los diversos Días Mundiales o Internacionales, no están demasiado asentados. Su labor no es clara. Personalmente, cuando oí hablar del Día Mundial del árbol pensé: ¿Pero no había ya un Día Mundial del Ambiente? efectivamente, cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Ambiente, y no sólo eso, también hay un llamado Día de la Tierra (22 de Abril) Ambos días comparten la misma causa y persiguen los mismos objetivos.
Sinceramente, este amplio abanico de Días Mundiales (por causas similares) me hace desconfiar un poco. No pongo en duda su labor tan necesaria hoy en día, pero, al menos a mí, no me quedan del todo claros los beneficios directos de los días a los que la ONU dota de una importancia especial.

Sergio Pérez Amor dijo...

El día del árbol se celebra el 21 de marzo de cada año. Este día fue aceptado por la Organización de las Naciones Unidas en 1971 debido a la petición del Congreso Foretal Mundial. En este día se suelen plantar árboles además de concienciarnos de que si seguimos talando árboles no nos irá nada bien en un futuro.

La verdad es que no sabía de la existencia de este día pero me parece muy buena idea ya que es una forma de hacernos ver de la importancia de los árboles y de la naturaleza en general. Se suele decir que los árboles son el pulmón de la Tierra pero si seguimos destrozando los bosques este pulmón tan necesario dejará de existir.

Debemos (aunque sea solamente un día al año) pensar y reflexionar acerca de la tala indiscriminada de árboles y en el daño que produce a esta sociedad, pero...

¿Lo hacemos? (yo creo que no)

Anónimo dijo...

Ronda de las hojas

Meciéndose suavemente

las hojas cayendo van…

se detienen un instante

y siguen cayendo más.

ssss…ssss…ssss…

Dice el viento entre las ramas

ssss…ssss…ssss…

¡el otoño vino ya!

Las hojas hacen la ronda

y se ponen a jugar.



Elijo este poéma porque aparte de que hace referencia al otoño que es una época que me gusta mucho creo también que es una época bonita para mi es como si la naturaleza (
arboles,plantas, los huertos....)volvieran a renacer despues del invierno es una época donde sopla el viento sss...ssss...sssss... como dice el poema.

Rosa Mª Verdejo López

María Expósito Garcia 2º D dijo...

El Día Mundial de Árbol, también llamado Día Forestal Mundial, fue, en principio, una recomendación del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma en 1969. Esta recomendación fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971.

Antes otros países ya habían instaurado de forma independiente el Día de del árbol. El primero de ellos fue Suecia que lo instituyó en 1840. En Paraguay se celebra el día del árbol desde 1904 por iniciativa de Moisés Bertoni, quien fijó inicialmente el 14 de julio. Posteriormente, en 1954, el Ministerio de Educación fijó la fecha del 19 de junio para conmemorar el día del árbol.


Creo que estas festividades promueven un mensaje que pretende concienciar a la sociedad, lo cual es positivo totalmente. Pero, también, es de sobra conocido que la mayoría de las personas ni si quiera son conscientes de que estos días existen. Por lo tanto, no lo respetan. De cualquier manera, lo importante no sería solamente tratar de ser respetuoso con el medioambiente este día en especial, si no siempre.

Nerea Garcia Gonzalez dijo...

Historia del Día del Árbol

Todos quieren atribuirse ser los primeros en celebrar este dia. mirar

Suecia fue el primer país del mundo en instituir un día del año como "Día del árbol". Esto ocurrió en 1840 cuando se había tomado conciencia de la importancia que tienen los recursos forestales y del cuidado que se debía brindar a los árboles.

Por otro lado, el origen del Día del Árbol se remonta al año 1872, a Nebraska, en el Corazón de los Estados Unidos.

El pionero Julius Sterling Morton de Detroit se estableció junto a su familia en las Llanuras de Nebraska en 1854. Entusiastas de la naturaleza, los Morton se dieron cuenta de que los alrededores carecían de árboles y plantas, entonces decidieron plantar árboles, flores y arbustos.

El sugirió que los árboles servirían como fuente valiosa de leña y seria bueno para la preservación del suelo y del estado de las praderas, fuente de alimento de sus ganados.

Unos años más tarde, Morton sugirió que debería escogerse un día para plantar árboles.

Los habitantes de Nebraska respondieron de forma tal que un millón de árboles aproximadamente fueron plantados el primer Día del Árbol, el 10 de abril de 1872.

En 1874, el Gobernador Robert W. Furnas proclamó y celebró lo que seria el primer día festivo llamado Día del Árbol.

Más tarde en esa década, otros estados aprobaron una legislación similar para celebrar el Día del Árbol.

En 1882, Cincinnati se convirtió en el primer distrito escolar del país en reconocer este día festivo, dado que el director de la escuela suspendió las clases durante ese día para permitir que los niños participaran de las actividades del Día del Arbol.


28 de junio: Día Mundial del Árbol

El Día Mundial del Árbol fue instaurado por el Congreso Forestal Mundial celebrado en Roma en1969 y es ocasión propicia para recordar su importancia.

Anónimo dijo...

DÍA INTERNACIONAL DEL ÁRBOL.

El 21 de marzo le damos la bienvenida a la Primavera. Coincidiendo con esta fecha, también se celebra el Día Internacional del Árbol, una buena ocasión para sembrar uno o lo que es aún más importante, cuidar de los que están cerca de nosotros.
Es importante que cuidemos los árboles porque:
-Evitan la erosión de la tierra.
-Purifican el aire que respira el Planeta.
-Sirve de hogar a muchos seres vivos.
-Influyen en la temperatura y humedad de atmósfera.

El Día del árbol también es llamado Día Forestal Mundial, se celebró en Roma en 1969.

El Día del árbol me parece que es algo que puede ayudarnos a tomar conciencia y a tener en cuenta que la naturaleza es muy importante y este día hace que no nos olvidemos de una de las cosas más importante que tenemos, la naturaleza.

Rocío García Bárcenas.

Emilio Alcalá Pozuelo dijo...

EL DIA DEL ARBOL

El día del árbol se celebra el 21 de marzo, el día que empieza la primavera en el hemisferio norte y otoño en el hemisferio sur. Este día se creó como recordatorio de la importancia de proteger superficies arboladas.

En mi opinión, éste es un día de gran importancia, y que se debería celebrar, realizando actividades como sembrar árboles para que no acabaen con ellos.
Las personas no somos conscientes del problema que se nos está viniendo encima. Los árboles son para nosotros el pulmón que nos hace respirar y, si acaban con ellos, todos tendremos graves problemas con el oxígeno.

Este día también es llamado Día Forestal Mundial y fue, en principio, una recomendación del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Roma en 1969. Esta recomendación fue aceptada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 1971.
Pero antes de elejir este día, otros países ya habían elegido un día para celebrar el día del árbol, como por ejemplo Suecia y Paraguay. Creo que estos dos países son los únicos conscientes del problema de la deforestación, ya que son países con gran extensión forestal.

El día del árbol es una celebración mundial, pero a algunas personas no les importa talar tantos árboles como deseen. Y lo peor de todo es que no hacemos nada para evitarlo, aunque se haya creado un día del Arbol.

rafa garcía muñoz dijo...

En estas hojas de Francisco Pino.

En estas hojas blancas estás presa,
nadadora de noches perfumadas;
aquí, tu voz, tu risa, tus miradas,
esta rama de amor tejen espesa.

Desde el pálido gris a la frambuesa,
del cálido tabaco hojas doradas,
todas tus sombras rinden concentradas
aguas de una corriente que no cesa.

Oh lento surtidor que sombras mana,
tranquilas formas de figura humana,
en líquidos topacios ya resuelto.

Esta tu oscura piel de alga morena
cambia la espesa rama en fuerte vena,
y en yodo creces: surtidor esbelto.

Me gusta mucho como relaciona las hojas de un pino con su amada

José A. Iniesta Palomino 2º Bach D dijo...

El Día del árbol es un recordatorio de la importancia de proteger las superficies arboladas.

Se celebra el 21 de marzo, esto es, el primer día de primavera en el hemisferio norte y el primer día de otoño en el hemisferio sur.

Como en muchos países el Día del árbol se utiliza para plantar árboles y dado que esta fecha no es siempre propicia para que los árboles arraiguen, en ocasiones se eligen otras fechas más cercanas al invierno.

Mantener la naturaleza en buen estado es una tarea muy importante a la vez que dificil, ya que es la que se encarga de mantenernos con vida. En mi opinión diría que la naturaleza sí que es sabia, y que nos está devolviendo todo el mal que le hacemo, claro ejemplo de ello son los movimients sísmicos y marítimos ocurridos en Japón hace un mes.

María José Redondo Garrote dijo...

Suecia fue el primer país del mundo en celebrar un día del año como "Día del árbol". Esto ocurrió en 1840 cuando se tomó conciencia del cuidado que se debía brindar a los árboles.

Años más tarde, muchos suecos emigraron a Estados Unidos y llevaron con ellos esta herencia cultural, ejemplo que sirvió para que EEUU, en 1872, también instituyera su "Día del árbol".

Y a partir de allí comenzaron a establecerlo los
otros países del continente y del mundo.

Los jóvenes aprovecharon la ocasión para destacar las cosas positivas de los árboles y recuerdan sus principales beneficios, como la sombra, la purificación del aire, y la decoración que ofrecen a nuestras ciudades, etc.

En mi opinión, celebrar este día tiene una gran importancia, ya que los árboles y en general la naturaleza nos proporcionan muchas cosas positivas y ese día es una forma de reconocérselo y concienciarnos.

Macarena Alcalá dijo...

Hola a todos!
Después de unos días de descanso en el blog, vuelvo renovada.
He rescatado de la red algunas referencias que Tolkien también hace sobre los árboles en otro de sus libros; ésta concretamente aparece en “El Silmarillion”.

…—Si tu voluntad se cumpliera, ¿qué preservarías? —dijo Manwë—. De todo tu reino, ¿qué te es más caro?

"—Todo tiene su valor —le respondió Yavanna— y cada cosa contribuye al valor de las otras. Pero los kelvar pueden volar o defenderse, lo que no es posible entre las cosas que crecen como las olvar. Y de todas éstas, me son caros los árboles. Lentos en crecer, rápidos en la caída, y a menos que paguen tributo del fruto en las ramas, apenas llorados en su tránsito. Esto veo en mi pensamiento. ¡Quisiera que los árboles pudieran hablar en nombre de todas las cosas que tienen raíz y castigar a quien les hiciese daño!… "

¡Curiosa su relación constante con la naturaleza y los árboles! Me sorprendió descubrir que Tolkien era ecologista y que nunca fue propietario de un automóvil ya que odiaba el efecto negativo que tanto éstos como las grandes fabricas podrían causar sobre el medio ambiente. Se preocupaba por su entorno y sufría cada vez que veía acciones que podían dañarlo. Adoraba los ríos y los bosques de su infancia donde se inició la relación con su esposa de la que estaba profundamente enamorado.

Todo esto nos ayuda a entender un poco mejor sus palabras.

Un saludo :)

Carmen Donate dijo...

Por fin me dejo caer de nuevo por el blog ;)

Decir que de las cosas que más me atrajeron de la Obra de J.R.R. Tolkien fue el hecho de que se situara en un mundo aún verde y limpio, con vastas tierras por descubrir y caminos por recorrer, donde lo que habría más allá de la siguiente curva era todavía un misterio.

Algunas citas de su obra El Hobbit donde se pone de manifiesto su relación con la naturaleza:

• "Por alguna curiosa coincidencia, una mañana de hace tiempo en la quietud del mundo, cuando había menos ruido y más verdor"

• "Los vientos ululaban en medio de la noche,
y los pinos rugían en la cima.
El fuego era rojo, y llameaba extendiéndose,
los árboles como antorchas de luz resplandecían.
Las campanas tocaban en el valle,
y hombres de cara pálida observaban el cielo,
la ira del dragón, más violenta que el fuego,
derribaba las torres y las casas.
La montaña humeaba a la luz de la luna;
los enanos oyeron los pasos del destino,
huyeron y cayeron y fueron a morir
a los pies del palacio, a la luz de la luna.
Más allá de las hoscas y brumosas montañas,
a mazmorras profundas y cavernas antiguas
a quitarle nuestro oro y las arpas,
¡hemos de ir, antes que el día nazca!
Mientras cantaban, el hobbit sintió dentro de él el amor de las cosas hermosas
hechas a mano con ingenio y magia; un amor fiero y celoso, el deseo de los
corazones de los enanos. Entonces algo de los Tuk renació en él: deseó salir y ver
las montañas enormes, y oír los pinos y las cascadas, y explorar las cavernas, y
llevar una espada en vez de un bastón. Miró por la ventana. Las estrellas
asomaban fuera en el cielo oscuro, sobre los árboles"

• "Mientras marchaban, Bilbo buscaba por rodos lados aleo para comer; pero las
moras estaban todavía en flor, y por supuesto no había nueces, ni tan siquiera
bayas de espino, Mordisqueó un poco de acedera, bebió de un pequeño arroyo de
la montaña que cruzaba el sendero, y comió tres fresas silvestres que encontró en
la orilla, pero no le sirvió de mucho.
Caminaron y caminaron. El accidentado sendero desapareció. Los arbustos y las
largas hierbas entre los cantos rodados, las briznas de hierba recortadas por los
conejos, el tomillo, la salvia, el orégano y los heliantemos amarillos se
desvanecieron por completo, y los viajeros se encontraron en la cima de una
pendiente ancha y abrupta, de piedras desprendidas, restos de un deslizamiento
de tierras. Empezaron a bajar, y cada vez que apoyaban un pie en el suelo,
escorias y pequeños guijarros rodaban cuesta abajo; pronto trozos más grandes
de roca bajaron ruidosamente y provocaron que otras piedras de más abajo se
deslizaran y rodaran también; luego se desprendieron unos peñascos que
rebotaron, reventando con fragor en pedazos envueltos en polvo. Al rato, por
encima y por debajo de ellos, la pendiente entera pareció ponerse en movimiento,
y el grupo descendió en montón, en medio de una confusión pavorosa de bloques
y piedras que se deslizaban golpeando y rompiéndose.
Fueron los árboles del fondo los que los salvaron. Se deslizaron hacia el bosque
de pinos que trepaba desde el más oscuro e impenetrable de los bosques del valle
hasta la falda misma de la montaña. Algunos se aferraron a los troncos y se
balancearon en las ramas más bajas, otros (como el pequeño hobbit) se
escondieron detrás de un árbol para evitar las embestidas furiosas de las rocas.
Pronto, el peligro pasó; el deslizamiento se había detenido, y alcanzaron a oír los
últimos estruendos mientras los peñascos más voluminosos rebotaban y daban
vueltas entre los helechos y las raíces de pino allá abajo"



A lo largo de sus libros queda bien de manifiesto su gusto y defensa de la naturaleza, de todas esas sencillas cosas que nacen y crecen, que nos ofrece gratuitamente el mundo y que los nosotros solemos olvidar y destruir.

Juanmi Casado dijo...

El día internacional del árbol se celebra el 21 de marzo,este día se celebra desde 1998, a raíz del incendio Linton(Canadá), en que murieron cinco combatientes que pertenecían a una brigada forestal. Se celebro por primera vez en Suecia, y se hace con el fin de concienciar a la población de que tenemos que cuidar los árboles, ya que sin ellos no sería posible la vida, ellos regulan las temperaturas, sirven de hogar para diversos ecosistemas... Muchos países este día plantan árboles.

Macarena Rodríguez Martínez dijo...

Para este evento yo escojo un poema de Federico García Lorca:
ROMANCE SONÁMBULO:

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura
ella sueña en su baranda,
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas le están mirando
y ella no puede mirarlas.



Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...?
Ella sigue en su baranda,
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.



Compadre, quiero cambiar
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los montes de Cabra.
Si yo pudiera, mocito,
ese trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
dejadme subir, dejadme,
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.



Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal,
herían la madrugada.



Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento, dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está mi niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara,
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!



Sobre el rostro del aljibe
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna
la sostiene sobre el agua.
La noche su puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos,
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

Anónimo dijo...

SAMUEL CUBILLA AGUERA 2ºE:
El Día del árbol es un recordatorio de la importancia de proteger las superficies arboladas.

Se celebra el 21 de marzo, esto es, el primer día de primavera en el hemisferio norte y el primer día de otoño en el hemisferio sur.

Como en muchos países el Día del árbol se utiliza para plantar árboles y dado que esta fecha no es siempre propicia para que los árboles arraiguen, en ocasiones se eligen otras fechas más cercanas al invierno.

Yo creo que el dia del arbol se debe de celebrar todos los años ya que por nuestra culpa los arboles sufren tanto a la hora de obtenes el papel y todo eso por eso es nuestra responsabilidad celebrar ese dia

Anónimo dijo...

POESÍA DEL ÁRBOL, MEDIO AMBIENTE

Árbol, buen árbol, que tras la borrasca
te erguiste en desnudez y desaliento,
sobre una gran alfombra de hojarasca
que removía indiferente el viento…

Hoy he visto en tus ramas la primera
hoja verde, mojada de rocío,
como un regalo de la primavera,
buen árbol del estío.

Y en esa verde punta
que está brotando en ti de no sé dónde,
hay algo que en silencio me pregunta
o silenciosamente me responde.

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Y así también un día,
este amor que murió calladamente,
renacerá de mi melancolía
en otro amor, igual y diferente.

No; tu augurio risueño,
tu instinto vegetal no se equivoca:
Soñaré en otra almohada el mismo sueño,
y daré el mismo beso en otra boca.

Y, en cordial semejanza,
buen árbol, quizá pronto te recuerde,
cuando brote en mi vida una esperanza
que se parezca un poco a tu hoja verde…

Autor: Antonio Machado
MI OPINIÓN: este poema me ha gustado mucho,

blanca conde casado

Julian navas Jurado 2º bach D dijo...

¡Viejos olivos sedientos
bajo el claro sol del día,
olivares polvorientos
del campo de Andalucía!
¡El campo andaluz, peinado
por el sol canicular,
de loma en loma rayado
de olivar y de olivar!
Son las tierras
soleadas,
anchas lomas,
lueñes sierras
de olivares recamadas.
Mil senderos. Con sus machos,
abrumados de capachos,
van gañanes y arrieros.
¡De la venta del camino
a la puerta, soplan vino
trabucaires bandoleros!
¡Olivares y olivares
de loma en loma prendidos
cual bordados alamares!
¡Olivares coloridos
de una tarde anaranjada;
olivares rebruñidos
bajo la luna argentada!
¡Olivares centellados
en las tardes cenicientas,
bajo los cielos preñados
de tormentas!...
Olivares, Dios os dé
los eneros
de aguaceros,
los agostos de agua al pie,
los vientos primaverales,
vuestras flores racimadas;
y las lluvias otoñales
vuestras olivas moradas.
Olivar, por cien caminos,
tus olivitas irán
caminando a cien molinos.
Ya darán
trabajo en las alquerías
a gañanes y braceros,
¡oh buenas frentes sombrías
bajo los anchos sombreros!...
¡Olivar y olivareros,
bosque y raza,
campo y plaza
de los fieles al terruño
y al arado y al molino,
de los que muestran el puño
al destino,
los benditos labradores,
los bandidos caballeros,
los señores
devotos y matuteros!...
¡Ciudades y caseríos
en la margen de los ríos,
en los pliegues de la sierra!...
¡Venga Dios a los hogares
y a las almas de esta tierra
de olivares y olivares!

este fragmento de Antonio machado lo he elegido porque me gusta mucho en la manera en la que describe a andalucia y sus costumbres, descibe el olivar el trabajo del andaluz en el campo la caza y las costumbres mas tradicionales de nuestra tierra.

Anónimo dijo...

El Día Internacional del Arbol, también llamado Día Forestal Mundial, se celebra el 21 de marzo. Se utiliza para plantar árboles.

Me gusta mucho este párrafo del poema del árbol:

Sí, buen árbol; ya he visto como truecas
el fango en flor, y sé lo que me dices;
ya sé que con tus propias hojas secas
se han nutrido de nuevo tus raíces.

Nos dice que de los seco vuelve a brotar sus raices, por lo que me hace pensar, en que las personas, el país, el mundo... que por muy mal que esté o estemos siempre se va a brotar otra vez el bienestar y la felicidad de uno mismo y de todos y en al vida despues de la tempestad vuelve la calma.

ANTONIO GALÁN MARTÍNEZ

Isabel María García Torralbo dijo...

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Este es un extracto de Proverbios y cantares (XXIX) de Antonio Machado el cual me transmite una gran sabiduria y en el que habla de la filosofia e invita a la meditación además de que es un poema muy bello.

Cristina Collado Expósito dijo...

Me quedo con el transparente hombrecillo
que come los huevos de la golondrina.
Me quedo con el niño desnudo
que pisotean los borrachos de Brooklyn,
con las criaturas mudas que pasan bajo los arcos.
Con el arroyo de venas ansioso de abrir sus manecitas.

Tierra tan sólo. Tierra.
Tierra para los manteles estremecidos,
para la pupila viciosa de nube,
para las heridas recientes y el húmedo pensamiento.
Tierra para todo lo que huye de la tierra.

No es la ceniza en vilo de las cosas quemadas,
ni los muertos que mueven sus lenguas bajo los árboles.
Es la tierra desnuda que bala por el cielo
y deja atrás los grupos ligeros de ballenas.

Es la tierra alegrísima, imperturbable nadadora.
la que yo encuentro en el niño y en las criaturas que pasan los arcos.
¡Viva la tierra de mi pulso y del baile de los helechos,
que deja a veces por el aire un duro perfil de Faraón!

Me quedo con la mujer fría
donde se queman los musgos inocentes,
me quedo con los borrachos de Brooklyn
que pisan al niño desnudo;
me quedo con los signos desgarrados
de la lenta comida de los osos.

Pero entonces baja la luna despeñada por las escaleras,
poniendo las ciudades de hule celeste y talco sensitivo,
llenando los pies de mármol la llanura sin recodos,
y olvidando, bajo las sillas, diminutas carcajadas de algodón.

¡Oh Diana, Diana, Diana vacía!
Convexa resonancia donde la abeja se vuelve loca.
Mi amor de paso, tránsito, larga muerte gustada,
nunca la piel ilesa de tu desnudo huido.

Es tierra, ¡Dios mío!, tierra, lo que vengo buscando.
Embozo de horizonte, latido y sepultura.
Es dolor que se acaba y amor que se consume,
torre de sangre abierta con las manos quemadas.

Pero la luna subía y bajaba las escaleras,
repartiendo lentejas desangradas en los ojos,
dando escobazos de plata a los niños de los muelles
y borrando mi apariencia por el término del aire.

Este poema se titula Tierra y Luna de Federico García Lorca. Me ha transmitido muchas sensaciones ya que incluye temas diversos en los que te sientes diminuta.

Antonio Mena dijo...

Poema Naciendo En Los Bosques de Pablo Neruda

Cuando el arroz retira de la tierra
los granos de su harina,
cuando el trigo endurece sus pequeñas caderas y levanta su
rostro de mil manos,
a la enramada donde la mujer y el hombre se enlazan acudo,
para tocar el mar innumerable
de lo que continúa.

Yo no soy hermano del utensilio llevado en la marea
como en una cuna de nácar combatido:
no tiemblo en la comarca de los agonizantes despojos,
no despierto en el golpe de las tinieblas asustadas
por el ronco pecíolo de la campana repentina,
no puedo ser, no soy el pasajero
bajo cuyos zapatos los últimos reductos del viento palpitan
y rígidas retornan las olas del tiempo a morir.

Llevo en mi mano la paloma que duerme reclinada en la se-
milla
y en su fermento espeso de cal y sangre
vive Agosto,
vive el mes extraído de su copa profunda;
con mi mano rodeo la nueva sombra del ala que crece:
la raíz y la pluma que mañana formarán la espesura.

Nunca declina, ni junto al balcón de manos de hierro,
ni en el invierno marítimo de los abandonados, ni en mi paso
tardío,
el crecimiento inmenso de la gota, ni el párpado que quiere
ser abierto:
porque para nacer he nacido, para encerrar el paso
de cuanto se aproxima, de cuanto a mi pecho golpea como un
nuevo
corazón tembloroso.

Vidas recostadas junto a mi traje como palomas paralelas,
o contenidas en mi propia existencia y en mi desordenado
sonido
para volver a ser, para incautar el aire desnudo de la hoja
y el nacimiento húmedo de la tierra en la guirnalda: hasta
cuándo
debo volver y ser, hasta cuándo el olor
de las más enterradas flores, de las olas más trituradas
sobre las altas piedras, guardan en mí su patria
para volver a ser furia y perfume?

Hasta cuándo la mano del bosque en la lluvia
me avecina con todas sus agujas
para tejer los altos besos del follaje?
Otra vez
escucho aproximarse como el fuego en el humo
nacer de la ceniza terrestre,
la luz llena de pétalos,
y apartando la tierra
en un río de espigas llega el sol a mi boca
como vieja lágrima enterrada que vuelve a ser semilla.


Este poema ya lo conocia y me encanta como Pablo habla del jornalero y de como se mezcla con la naturaleza

David López dijo...

Bosque

Cruzas por el crepúsculo.
El aire
tienes que separarlo casi con las manos
de tan denso, de tan impenetrable.
Andas. No dejan huellas
tus pies. Cientos de árboles
contienen el aliento sobre tu
cabeza. Un pájaro no sabe
que estás allí, y lanza su silbido
largo al otro lado del paisaje.
El mundo cambia de color: es como el eco
del mundo. Eco distante
que tú estremeces, traspasando
las últimas fronteras de la tarde.

He elegido este poema de Ángel Gonzalez porque me ha transmitido una sensación de relajación total y un bienestar interior el que te sientes que estas en un entorno de pura calma y paz.

Miguel Sabariego Casado dijo...

En los árboles del huerto
hay un ruiseñor:
Canta de noche y de día
canta a la luna y al sol.

Ronco de cantar
al huerto vendrá la niña
y una rosa cortará.

Entre las negras encinas
hay una fuente de piedra
y un cantarillo de barro
que nunca se llena.

Por el encinar
con la luna blanca
ella volverá

Antonio Machado.

maria del mar higueras dijo...

"Amor a la naturaleza" de Rosalía de Castro.


Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
Ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
Lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
De mí murmuran y exclaman:
- Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera de la vida y de los campos,
Y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
Y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.
- Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
Mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula
Con la eterna primavera de la vida que se apaga
Y la perenne frescura de los campos y las almas,
Aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.
Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
Sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos?

Leticia González dijo...

Las Plantas Quietas

Ya sé que las plantas quietas no hablan.

Ni las fuentes secas, ni los pájaros muertos

Y cuando por ellas paso, ni siquiera

Se escuchan sus murmullos.



Cuando el astro ¡Sol! Ilumina

Los jardines, ellas mueven sus hojas

Con las brisas del amanecer

Y reviven en sus foresta para hablar a la ¡Flor!



Las fuentes se humedecen con el primer rocío

Que entrega el alba, mientras los pájaros

Reviven para cantarle a la ¡Vida!

En señal del ¡Amor!



La eterna primavera

Aleja de los campos su escarcha

Para darle el verde color a sus prados

Y la perenne frescura a la planta sin ¡Voz!



Que hoy se comunican con el ¡Sol!

Con el agua de los ríos, con los pájaros

Y las flores de esos jardines

Que ayer estaban muertos.


Su autor es Hernán R. Cornejo Véliz. Me ha gustado este poema porque habla de la naturaleza con mucha realidad y porque es un poema muy bonito.

virginia garcía contreras dijo...

ANTONIO MACHADO

En lo árboles del huerto
hay un ruiseñor:
Canta de noche y de día
canta a la luna y al sol.

Ronco de cantar
al huerto vendrá la niña
y una rosa cortará

Entre las negras encinas
hay una fuente de piedra
y un cantarillo de barro
que nunca se llena.

Por el encinar
con la luna blanca
ella volverá.