miércoles, 24 de febrero de 2010

Pero no te encontré




Je suis allé au marché aux oiseaux
et j'ai acheté des oiseaux
pour toi
mon amour
Je suis allé au marché aux fleurs
et j'ai acheté des fleurs
pour toi
mon amour
Je suis allé au marché à la ferraille
et jái acheté des chaînes
de lourdes chaînes
pour toi
mon amour
et puis je suis allé au marché aux esclaves
et je t'ai cherchée
mais je n'en t'ai pas trouvée
mon amour.

Jacques Prévert, Pour toi mon amour


domingo, 21 de febrero de 2010

Nevermore!





And the Raven, never flitting, still is sitting, still is sitting
On the pallid bust of Pallas just above my chamber door;
And his eyes have all the seeming of a demon's that is dreaming,
And the lamp-light o'er him streaming throws his shadow on the floor;
And my soul from out that shadow that lies floating on the floor
Shall be lifted - nevermore!


Edgar Allan Poe, The Raven


martes, 16 de febrero de 2010

¿Te atreves?

Prueba de vuelo

Si evaporada el agua el nadador todavía se sostiene, no cabe duda:
es un ángel.




Fiesta completa

Y llovieron panes sobre el circo.

(Eugenio Mandrini)


Corazonada

-Rápido –dijo– arrojad a ese río las cenizas del Fénix.

(Antonio Cabrera)


La sequía universal

Ocurrió que Yahvé quiso poner fin a la corrupción reinante en los orbes submarinos. Así, dispuso que todos los océanos se secaran durante un periodo de cuarenta días y cuarenta noches. Sin embargo, el Todopoderoso resolvió ser compasivo, de modo que avisó a Noé para que construyera una gran pecera, donde una selección de los peces más virtuosos pudiera salvarse de la catástrofe.

(Alberto Salas Calvo)




Galería de Hiperbreves. Ediciones del Círculo Faroni. Tusquets. Barcelona, 2001.

El Círculo Cultural Faroni nació en 1992 a partir del entusiasmo de un grupo de amigos apasionados de la literatura y que adoptaron el nombre del personaje (a su vez inventado por otro personaje) de la novela Juegos de la edad tardía de Luis Landero.


lunes, 15 de febrero de 2010

Nazareni Brianis Vita

“Delirans iucundissime comoedia quae, cachinni percussione, vitam hominis coetanei Iesu Christi narrat. Brian in Iudaea nascitur. Tres Magi Reges, confusi, hunc puerum Messiam promissum esse credent. Ab hoc momento, errores continuos surgunt”.




Brian, hijo de un romano llamado Traviesus Maximus, tuvo la desgracia de nacer el mismo día que Jesucristo (hasta los Reyes Magos les confunden en una de las primeras escenas de la película). Su madre es lo que en la antigüedad se conocía como una meretriz y su padre era un soldado romano. Decide unirse a un grupo de resistencia frente a los romanos y se enamora de una de sus compañeras.

Tuvo una breve aparición pública como profeta cuando se subió a una plataforma para huir de los romanos y empieza a decir incoherencias, hasta que tiene que huir con toda la gente persiguiéndole pensando que él es el nuevo Mesías, para enseguida dividirse, unos siguiendo la calabaza que se le ha caído por el camino, otros la sandalia que ha perdido en su alocada escapada.

Dejó a un lado su profesión de profeta para dedicarse a la insurgencia en el Frente popular de Judea‎. Su primera misión fue escribir en una fachada, pero un centurión romano le “pilla in fraganti” haciendo la pintada en la muralla "romanos iros a casa" y al ver que no había escrito bien la frase, le obliga a escribirlo cien veces.


jueves, 11 de febrero de 2010

Naturaleza, acúnale cálidamente: tiene frío





LE DORMEUR DU VAL d' Arthur Rimbaud

C' est un trou de verdure, où chante une rivière
Accrochant follement aux herbes des haillons
D' argent ; où le soleil, de la montagne fière,
Luit : c' est un petit val qui mousse de rayons.

Un soldat jeune, bouche ouverte, tête nue,
Et la nuque baignant dans le frais cresson bleu,
Dort ; il est étendu dans l' herbe, sous la nue,
Pâle dans son lit vert où la lumière pleut.

Les pieds dans les glaïeuls, il dort. Souriant comme
Sourirait un enfant malade, il fait un somme :
Nature, berce-le chaudement : il a froid.

Les parfums ne font pas frissonner sa narine.
Il dort dans le soleil, la main sur sa poitrine
Tranquille. Il a deux trous rouges au côté droit.


domingo, 7 de febrero de 2010

El legado del Emir



Doña Rosario Lara y don José Ramón Rico nos han enviado esta invitación para todos vosotros.
Queremos darles las gracias y les deseamos toda la suerte en los proyectos que están llevando a cabo.
¡Muchas felicidades por vuestro libro!

  

martes, 2 de febrero de 2010

Un poquito poeta






Sr. don Juan Ramón Jiménez. Madrid
(Orihuela, noviembre 1931)


Venerado Poeta:

Sólo conozco a usted por su "Segunda Antología" que -créalo- ya he leído cincuenta veces aprendiéndome algunas de sus composiciones. ¿Sabe usted dónde he leído tantas veces su libro? Donde son mejores: en la soledad, a plena naturaleza, y en silenciosa, misteriosa, llorosa hora del crepúsculo, yendo por antiguos senderos empolvados y desiertos entre sollozos de esquilas.
No le extrañe lo que le digo, admirado maestro; es que soy pastor. No mucho poético, como lo que usted canta, pero sí un poquito poeta. Soy pastor de cabras desde mi niñez. Y estoy contento con serlo, porque habiendo nacido en casa pobre, pudo mi padre darme otro oficio y me dio éste que fue de dioses paganos y héroes bíblicos.

Como le he dicho, creo ser un poco poeta. En los prados por que yerro con el cabrío ostenta natura su mayor grado de belleza y pompa; muchas flores, muchos ruiseñores y verdores, mucho cielo y muy azul, algunas majestuosas montañas y unas colinas y lomas tras las cuales rueda la gran era del Mediterráneo.

...Por fuerza he tenido que cantar. Inculto, tosco, sé que escribiendo poesía profano al divino arte...No tengo culpa de llevar en mi alma una chispa de la hoguera que arde en la suya...

Usted, tan refinado, tan exquisito, cuando lea esto ¿qué pensará? Mire: odio la pobreza en la que he nacido, yo no sé... por muchas cosas... Particularmente por ser causa del estado inculto en que me hallo, que no deja expresarme bien ni claro, ni decir las muchas cosas que pienso. Si son molestas mis confesiones, perdóneme, y... ya no sé cómo empezar de nuevo. Le decía antes que escribo poesías...Tengo un millar de versos compuestos, sin publicar. Algunos diarios de la provincia comenzaron a sacar en sus páginas mis primeros poemas, con elogios... Dejé de publicar en ellos. En provincia leen poco los versos y los que los leen no los entienden.Y heme aquí con un millar de versos que no sé qué hacer con ellos. A veces me he dicho que quemarlos tal vez fuera lo mejor.

Soñador, como tantos, quiero ir a Madrid. Abandonaré las cabras -¡oh, esa esquila en la tarde!- y con el escaso cobre que puedan darme tomaré el tren de aquí a una quincena de días para la corte.

¿Podría usted, dulcísimo Juan Ramón, recibirme en su casa y leer lo que le lleve? ¿Podrá enviarme unas letras diciéndome lo que crea mejor?
Hágalo por este pastor un poquito poeta, que se lo agradecerá eternamente.