miércoles, 24 de noviembre de 2010

Varada en la infancia




LA NIÑA FEA

La niña tenía la cara oscura y los ojos como endrinas. La niña llevaba el cabello partido en dos mechones, trenzados a cada lado de la cara. Todos los días iba a la escuela, con su cuaderno lleno de letras y la manzana brillante de la merienda. Pero las niñas de la escuela le decían: “Niña fea”; y no le daban la mano, ni se querían poner a su lado, ni en la rueda ni en la comba: “Tú vete, niña fea”. La niña fea se comía su manzana, mirándolas desde lejos, desde las acacias, junto a los rosales silvestres, las abejas de oro, las hormigas malignas y la tierra caliente de sol. Allí nadie le decía: “Vete”. Un día, la tierra le dijo: “Tú tienes mi color”. A la niña le pusieron flores de espino en la cabeza, flores de trapo y papel rizado en la boca, cintas azules y moradas en las muñecas. Era muy tarde, y todos dijeron: “Qué bonita es”. Pero ella se fue a su color caliente, al aroma escondido, al dulce escondite donde se juega con las sombras alargadas de los árboles, flores no nacidas y semillas de girasol.

Los niños tontos
Ana María Matute. Premio Cervantes 2010

9 comentarios:

Club de Lectura Jándula dijo...

"Si me dan el Cervantes daré saltos de alegría, saltos de alegría espirituales".
Seguro que los está dando.

Miguel dijo...

Es un cuento distinto. Está muy bien escrito.
El premio Cervantes es el más importante en español.
Ana María Matute tiene que estar muy contenta.

Sandra dijo...

Pobre niña fea!!!
He buscado esto en el periódico:
Es el premio que le faltaba. Los ha tenido casi todos, dos nacionales de Literatura Infantil; el Nacional de las Letras (2007); el Nacional de Literatura y el de la Crítica por Los hijos muertos; el Nadal 1959 por Primera memoria; el Planeta 1954, por Pequeño teatro, e incluso el Ciutat de Barcelona 1966 por un relato maravilloso, El verdadero final de la Bella Durmiente.

Y dicen que es la tercera mujer en ganar el Cervantes:
Se convierte en la tercera mujer en conseguirlo tras María Zambrano y Dulce María Loynaz.
Ya hemos aprendido algo más.
Besos.

NNazaret dijo...

Me ha encantando esta entrada. Creo que Ana María Matute tiene muy merecido el premio y me alegro mucho por ella.

¡Un saludo! :)

Cecilia dijo...

Que preciosidad de entrada. Define perfectamente las sensaciones de una niña rechazada por sus compañeras.
Este blog debía ser de obligado estudio para los alumnos de cualquier instituto.

Leticia Rodríguez dijo...

"Ana María Matute, la escritora que perdió cosas y ganó el Cervantes". Este era el título que salía en un periódico de Alicante. Lo vi en internet y me llamó la atención, y se refiere según ella a que "vivir es perder cosas". En realidad lleva razón. Una vez más sobresale el papel de la mujer y en este caso y a su edad se lo tenía muy bien merecido. Enhorabuena a Ana Maria y a seguir escribiendo que nunca es tarde siempre que la dicha sea buena... xd

Ángel dijo...

Precioso.
Gracias.

Cristina dijo...

El cuento es precioso pero triste. Me gusta como habla de la naturaleza, las abejas de oro, las hormigas malignas. He estado escuchando los otros cuentos del enlace y son bonitos y tristes
como este día de lluvia.

Besos y muchas gracias.

Club de Lectura Jándula dijo...

Nos alegra que os haya gustado y que, como dice Sandra, hayáis aprendido algo más.

Gracias por el piropo, Cecilia, pero el mérito de este blog es de nuestros alumnos que lo llenan de magia.

Un abrazo.