viernes, 18 de junio de 2010

Empezar a leer fue para mí como entrar en un bosque por primera vez...


...y encontrarme de pronto con todos los árboles, todas las flores, todos los pájaros. Cuando haces eso, lo que te deslumbra es el conjunto. No dices: me gusta este árbol más que los demás. No, cada libro en que yo entraba lo tomaba como algo único.







6 comentarios:

Mª José dijo...

Sencillo y precioso homenaje, como todo lo que hacéis.
Gracias por compartirlo.

Estefanía dijo...

Que bonito!!! Me he emocionado mucho con el cuento. Aunque Saramago ya no está porque se ha muerto, me acordaré siempre de la flor más grande del mundo.
Un saludo ;)

Juan Antonio dijo...

Con la muerte de José Saramago no hemos perdido sólo a un escritor, ha desaparecido un hombre comprometido con la vida.
Siempre nos quedará su obra.

Manuel Amaro dijo...

Vaya añito...

Macarena Alcalá Lara dijo...

Apenas nos hemos recuperado de la pérdida de Miguel Delibes cuando se va otro gran autor.
Un claro ejemplo para todos de como nuestra infancia, en su caso humilde, marca nuestro carácter e idiología a lo largo de la vida.
Un claro ejemplo de superación.

Me quedo con una de sus frases.
“El éxito a toda costa nos hace peor que animales”.

Leticia Rodríguez dijo...

"Tempus fugit" La vida pasa y a todos nos llega la hora. Hay que quedarnos con las cosas positivas como es el premio Nobel de Literatura que le dieron y que lo tenía muy bien merecido. Como dice Juan Antonio, siempre nos quedará su obra. Saludoss